¿Cómo equilibrar mis pasiones dominantes? – Entrevista a Lluis Serra, estudioso del Eneagrama (Victor M. Amela, 160207)

mente

Tengo 58 años, nací en Igualada y vivo en Barcelona. Soy doctor en Psicología, Filosofía y Teología. Soy director de Escoles Universitàries de Treball Social i Educació Social de la Fundació Pere Tarrés, Universitat Ramon Llull. Soy marista. Soy célibe. ¿Política? Catalunya, libertad y justicia social. ¿Dios? Un camino de búsqueda

Calificación de sobresaliente ha obtenido la tesis doctoral ‘El eneagrama de las pasiones’, defendida por Lluís Serra: ‘Repercusiones de las pasiones dominantes según el eneagrama en el ámbito de las relaciones’ es el subtítulo de este estudio universitario, el primero en el mundo sobre el eneagrama, una sugerente clasificación de la personalidad humana en nueve tipos, en función de una pasión dominante (o ‘pecado capital’, según la tradición cristiana).

¿Estamos ante una formulación psicobiológica y laica de los viejos pecados, es decir, de las trampas que el ego nos tiende? El autoconocimiento y el autodominio del ego sería así el camino hacia la santidad laica, o sea, hacia una psique sanada. Pregunto a Serra qué número soy yo: “Esa indagación es un trabajo que deberás hacer tú”.

-Qué es el eneagrama?

–Eneagrama (en griego) significa nueve puntos. Es una clasificación de la personalidad en nueve tipos distintos.

–¿Basada en qué criterio?

–En las pasiones. Hay una pasión dominante en cada tipo. En cada eneatipo una pasión predomina sobre las otras. Por ejemplo: si eres del eneatipo 1, la ira es la pasión que predomina, que estructura tu personalidad.

–¿Y si soy del eneatipo 2?

–Te domina el orgullo.

–¿Qué pasión domina a los del eneatipo 3?

–La vanidad.

–¿Y a los del 4?

–La envidia.

–¿A los del 5?

–La avaricia.

–¿A los del 6?

–El miedo.

–¿A los del 7?

–La gula.

–¿A los del 8?

La lujuria.

–¿Y a los del eneatipo 9?

–La pereza.

–¡Me suenan a los siete pecados capitales!

–Casi. En el sigloVde nuestra era, la exploración interior del monje Evagrio Póntico le llevó a enumerar ocho logismoi.

–¿Logismoi?

Pensamientos dañinos, podríamos traducir: algo así como demonios interiores, eso que nuestra tradición cristiana acabará llamando pecados.

–¿Y al principio fueron ocho, dice?

–Sí, porque se especificaba la vanidad (que luego se subsumiría en el orgullo). Ah, y a la actual pereza se la denominaba acedia, que significa dejadez, desconexión de ti mismo, pérdida del sentido de la vida.

–¿Y desde cuándo son siete los pecados?

–Es Tomás de Aquino, en el siglo XIII, quien habla ya de “pecados capitales” y enumera siete: vanagloria, avaricia, glotonería, lujuria, pereza, envidia, ira.

–¿Qué otras dos añade el eneagrama?

–La vanagloria queda dividida en orgullo y vanidad. Y se añade otro: ¡el miedo!

–El miedo…, ¿un pecado?

–Fíjese en que siempre que Jesús se dirige a alguien, lo primero que dice es “no tengáis miedo…”. Pero que conste que el eneagrama no habla de pecado ¿eh?, ¡habla de “pasión dominante”, de rasgo caracteriológico!

–¿Y qué diferencia al orgullo de la vanidad?

–El orgulloso (eneatipo 2) se cree con capacidades ilimitadas, por lo que no sólo cree no necesitar a nadie, sino que los demás le necesitan. En cambio, el vanidoso (eneatipo 3) actúa para conseguir el aplauso ajeno, para sentirse admirado por los demás.

–¿Y qué le sucede al envidioso (eneatipo 4)?

–Que sufre porque cree que le falta algo.

–Todos tenemos un poco de todo esto…

–Cierto, y a veces asoma una pasión y otras veces otra. Por eso todos podemos decir, como Pirandello: “¿Quién soy yo? Uno, nadie, cien mil”.

–“Soy mil hombres”, nos decía Borges…

–El yo es múltiple, pero…. ¡siempre está estructurado según una pasión predominante!

–Y eso ¿es bueno o es malo?

–Lo malo… ¡es no saberlo! Dime: ¿tú por qué haces lo que haces? Tienes reacciones y haces cosas… y a veces no sabes por qué. No te entiendes a ti mismo… Lo bueno, pues, es identificar qué pasión guía tu personalidad.

–¿Para luego poder equilibrarla?

–Sí. Tu personalidad (ego) es la máscara de tu esencia. Y tu esencia quiere amor. Tu personalidad es tu armadura. Si la ves y la equilibras, la armadura se abrirá: tu esencia dará y recibirá amor verdadero, serás libre.

–Y ¿cómo equilibrar mi pasión dominante?

–Lo primero es tomar conciencia de cuál es tu eneatipo, tu pasión dominante. Es un trabajo personal arduo, que desarrollado en grupos de trabajo se allana y acelera.

–Y cuando sepa cuál es mi eneatipo, ¿qué?

–Serás autoconsciente porque sabrás ya identificar qué pasión pugna por tomar el mando en cada momento… Te entenderás a ti mismo, despertarás. Y podrás trabajarte.

–¿Para cambiar, para ser otro?

–No. Para ser la mejor versión de ti mismo. Hace años que conozco a muchas personas en este trabajo, y veo que todas sienten que se desbloquea su capacidad de amar.

–¿La tenemos bloqueada?

–Se dice que las relaciones humanas, si funcionan, son una maravilla, pero que es una maravilla que funcionen, ja, ja… ¿Y por qué? Mírate: tienes una cicatriz, ¿verdad?

–¿Dónde?

–¡Tu ombligo! La expulsión del paraíso te ha dejado esa herida. ¡La vida es una herida! Y pasas la vida pugnando por rehacer un vínculo roto: “Si siendo yo me han expulsado, seré como quieren que sea”, te dices de bebé, y, sediento de amor, te construyes una personalidad para conseguirlo… Pero con ella consigues sólo sucedáneos del amor.

–¿Cómo ayuda el eneagrama?

–El eneagrama es una herramienta útil para el autodiagnóstico, para moverte en la galería de pasiones que es la vida. Este diagrama la expresa, ¿ve?: muestra los nueve puntos en círculo, con el 9 arriba, el 1 a su derecha, y así sucesivamente. Unas líneas entre ellos dibujan esta suerte de estrella, que indica relaciones dinámicas entre los eneatipos…

–¿Quién ideó el eneagrama?

–George Ivanovich Gurdjieff, místico armenio de principios del siglo XX y creador también de danzas terapéuticas… Un sabio. Aunque es muy notable que este círculo de nueve pasiones puede casi superponerse al que ya dibujó en el siglo XIII nuestro Ramon Llull en su magna obra Ars generalis…


About these ads

1 comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Una respuesta a “¿Cómo equilibrar mis pasiones dominantes? – Entrevista a Lluis Serra, estudioso del Eneagrama (Victor M. Amela, 160207)

  1. Deseo recibir informacion al respecto!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s