Las religiones hipócritas – Reflexiones de Mariano Merino

Antes que nada, definamos hipocresía (según el Diccionario RAE): (Del gr. ὑποκρισία). “Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan”. ¿A qué viene esto? A que si uno se pone a pensar, la sociedad se ha dado mañas para crear atajos, excusas, comprensiones por llamarlos así, para los sentimientos fingidos y sin embargo aceptados. Fijémonos en el concepto de pecado, por ejemplo: es una transgresión a la palabra divina, la que nos permite ciertas actuaciones y nos prohibe otras. No deberíamos pecar si nos consideramos siervos de Dios… y sin embargo pecamos. ¿Por qué? Porque tenemos el atajo de la confesión, en el caso de la Iglesia Católica. Pecamos, nos confesamos, y punto!  Puros de nuevo! Para hacer más instrumental la herramienta, esa Iglesia se dió el trabajo de clasificar los pecados, y así tenemos desde los mortales hasta los veniales o simples faltas. ¿Es que con esa escala hay algún pecado que merece la pena de muerte eterna? No. Lo único que cambia es la cantidad de ave marías que rezamos después de la confesión. Es la joda hecha religión.

El mensaje es claro: métale al pecado nomas, que siempre tendrá a su disposición el atajo. ¡Hasta después de muerto! Para eso existe la extremaunción…. Todo depende de cuánto pague. Todo tiene su precio, hasta el cielo. ¿Cómo se llama eso? Hipocresía. La acción ajusta exactamente al concepto de la RAE.

Lo mismo es válido para aquellos que predican pero no practican. Lindas palabras, citas de grandes hombres, impresionantes declaraciones… ¿Y?

¿Por qué existe esa hipocresía? ¿Por que el ser humano es malo, perverso? No. Existe porque donde las dan, las toman. El ser humano es un animal, y como tal es un oportunista. Si las están dando ¿por qué no tomarlas? Es la simple ley natural del costo-beneficio. Cuando la religión, ese sentimiento sagrado, es externo al ser humano, es ajeno, y además es corporativo (como sucede en todas las religiones), siempre existirá el atajo, la excusa, el comportamiento hipócrita. Siempre se cumplirán los requisitos de la economía clásica para la formación de un precio. Solamente cuando la religión es interna, es personal, no tiene organización ni intermediarios con la divinidad, no puede existir la hipocresía. En ese caso, es uno con su consciencia.

¿Todos los que están en esas religiones corporativas, catolicismo, judaismo, cristianismo, y otros ismos, son unos hipócritas? Quisiera pensar que no, que hay honorables excepciones, pero la simple lógica formal me impide pensar así: las religiones formales, corporativas, están llenas de atajos, de excusas, de posibilidades de expiación, las que son conocidas, toleradas, e incluso aceptadas por los eventuales “excepciones”. ¿Por lo tanto? Lleguen a conclusiones ustedes mismos.

¿Es que hay que ser talibanes? ¿Extremistas? ¿Fanáticos? No es necesario. Basta con ser consecuentes. ¿A qué golpearse el pecho y defender lo indefendible? Mejor quedarse callados y asumir el estado de hipocresía sin armar lío… A lo mejor, eso le basta a su conciencia.

 

About these ads

2 comentarios

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

2 Respuestas a “Las religiones hipócritas – Reflexiones de Mariano Merino

  1. Maite

    Me ha parecido una reflexión estupenda, y muy acorde con lo que siempre he pensado acerca de las religiones “organizadas” y con dogma. En mi experiencia particular, en aquellos que se tienen por muy cristianos y/o católicos he visto sentimientos y actitudes hipócritas, de doble moral y de falta de ética verdadera, de una forma tremenda. ¿Es que esas personas que se dicen tan religiosas no sabne mirarse por dentro, qué es lo que sienten, piensan, etc. con verdadera honradez? Somos también muchos los que tenemos que gestionarnos nuestra propia alma, por así decirlo, buscando ser mejores sin intermediarios, en recogimiento o en comunicación con nuestros semejantes, pero desde un punto de partida interno y estrictamente personal.

  2. Jose Ramon

    Precisamente, uno de los efectos de este tipo de religiones es fomentar la doble moral, desde el momento en que fija una serie de rituales o de compensaciones economicas para limpiar tu “hoja de servicios”. El ser humano, que es muy cómodo, deja de preocuparse por crecer y desarrollarse, porque la religión le ofrece un procedimiento mucho más comodo. Haz lo que quieras y vienes y lo confiesas (y de paso, yo, intermediario entre dios y los hombres, dispongo de una base de datos de aquello que te hace sentir culpable para utilizarlo cuando me interese). La iglesia condena, desde el concilio de Letran de 1122 lo que denominan Simonía, que consiste en la compra venta de bienes espirituales mediante bienes materiales. No obstante, esa misma iglesia establece bulas, dispensas o indulgencias, que consisten en la reducción del tiempo de permanencia en el purgatorio u otros beneficios espirituales a cambio de dinero. No solo se trata de doble moral, sino de discriminación. Si tienes dinero puedes ser peor persona y comprar tu salvación. En general el objetivo de las grandes religiones monoteístas y de muchas otras religiones menos extendidas, no es otro que el control de una masa de gente. El judaísmo, como medio de cohesión y supervivencia de un pueblo, el islám como medio unificador de diferentes tribus nómadas, o el propio cristianismo, empleado por el emperador Constantino I como medio para controlar el imperio romano. No hace falta rascar mucho para llegar a la conclusión de que las religiones, más que hipócritas, no son más que el medio de unos pocos para dominar a grandes grupos. Todo esto aderezado con las dificultades que imponen estas religiones al acceso al conocimiento, empleando sus dogmas como palos en las ruedas de una bicicleta, y utilizando el miedo de las sociedades a la muerte.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s