Con Dios, el ser humano es un esclavo

mosquito_pais_esclavo

El zen dice que con Dios, el ser humano es un esclavo; con Dios, el ser humano seguirá siendo un adorador; con Dios el ser humano tendrá miedo. ¿Cómo puedes florecer si tienes miedo? Te encogerá, te secarás, empezarás a fenecer. El zen dice que cuando no hay Dios existe una libertad tremenda, que no hay ninguna autoridad en la existencia. De ahí surge una gran responsabilidad. Mira… si estás dominado por alguien no te puedes sentir responsable. La autoridad crea irresponsabilidad; la autoridad provoca resistencia; la autoridad crea reacción en tu interior, rebelión… querrás matar a Dios.


Para el zen es un descubrimiento. Es una verdad establecida: no hay Dios. El ser humano es responsable de sí mismo y del mundo en el que vive. Si existe sufrimiento, entonces eres responsable; no hay nadie más a quien acudir. No puedes sacudirte tu responsabilidad. Si el mundo es horrible y existe el dolor, entonces nosotros somos los responsables, no hay nadie más. Si no crecemos no podemos echar la responsabilidad sobre hombros ajenos. Debemos hacernos responsables.

Cuando no hay Dios te ves remitido a ti mismo. Entonces creces. Debes crecer. Debes hacerte cargo de tu vida; debes tomar las riendas en tus manos. Ahora eres el señor. Deberás estar más alerta y consciente porque serás responsable de todo aquello que suceda. Eso da mucha responsabilidad. Uno empieza a estar más alerta, más atento. Uno empieza a vivir de una manera totalmente distinta. Uno se torna más observador. Uno se convierte en testigo.

Y cuando no hay más allá… el más allá esta en tu interior. No hay más allá más allá de ti mismo. En el cristianismo, el más allá está más allá; en el zen, el más allá está en el interior. Así que la cuestión no radica en alzar los ojos al cielo y rezar… eso no tiene ningún sentido porque estás rezándole a un cielo vacío. El cielo es de una consciencia mucho más inferior que tú.

El sendero del Zen, Osho.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

7 Respuestas a “Con Dios, el ser humano es un esclavo

  1. Tu entrada es para reflexionarla, ¿qué tipo de dios es ese que se complace en ser adorado, suplicado, añorado? Ese no es un dios digno de ser la Instancia fresca y vital del ser humano. Lo que creemos que Dios es, es totalmente erróneo: Dios debe ser un Dios digno de ser Dios: el no conocer es conocer, el conocer es no conocer. El Dios que describe Osho no es el Dios cristiano, es el producto cultural de años y años de historia en el que el ser humano ha tratado de definir, poner límites, a la posibilidad de responsabilidad y libertad que el Dios “desconocido” encierra. Absolutamente ese dios “proyección de todas mis necesidades” no es digno de ser el dios cristiano.

  2. Mariano Merino

    Hola Leandro: lo que da para la reflexión es tu comentario. El budismo en general, y el zen en particular, en realidad no se plantean el problema del Dios creador, su problema es el hombre. Personalmente, no entiendo cómo puede convertirse en “problema” una idea tan externa y trascendente como la de un Dios, del que no tenemos ni una sola prueba de su existencia más allá de la perogrulla “¿entonces quién hizo todo esto?”. Me hago la pregunta ¿lo necesito? ¿Qué necesidades mías cubre su existencia? ¿Acaso Él se preocupa de mi? Si reviso su historia, siempre lo veré acompañado de las peores compañías y haciendo las peores cosas en contra de “su” creación, el hombre. No necesito recordarte la sangrienta historia de tu propia iglesia para aclarar mi punto. Si esas instituciones (porque no es la católica solamente la que ha caído en esos desatinos y cometido esos crímenes) se apoyan en la palabra de su dios para cometerlos ¿qué puedo esperar de Él mismo? ¿Qué puede esperar la humanidad de un dios que hasta ahora sólo ha dejado un rastro de sangro tras su paso?

    Tu mencionas a un “dios cristiano” y lo categorizas. Dices éste es y éste no es. La debilidad que veo en tu posición es ¿qué o cuál es ese dios cristiano? ¿Qué sentido tiene que exista o no si hasta ahora su historia lo delata? Porque estamos hablando justamente de aquel que en su nombre se han cometido los más y peores crímenes. Y no es porque el cristiano sea malo per se sino que simplemente ha seguido la tradición de su noble antecesor del Antiguo Testamento, que asoló pueblos y pasó a cuchillo a naciones enteras. Yo creo que tu búsqueda debería comenzar por definir bien el sujeto, y luego ver qué predicado le ponemos, y no al contrario como ahora, que lo llenamos de adjetivos sin definir el sustantivo.

    Osho es un hombre zen, no es budista. En esa perspectiva hay que leerlo. Para el zen Dios no existe, pero no como negación pura sino como realidad. El zen no es ateo, es a-teísta. Para el zen existe una piedra, porque su golpe duele, e incluso existe la Torre Eiffel aunque nunca haya viajado a París. ¿Pero Dios? ¿Incluso su antítesis, el Diablo? Para el zen esa es una creencia, como lo pueden ser la Patria o la Democracia.

    Por último, extremando los extremos (¿?), podríamos coincidir en que el llamado Dios en realidad somos nosotros mismos, porque ese ente no es más que una creación de la conciencia del hombre. ¿O acaso Dios existía para los dinosaurios? Si coincidimos en eso, que Dios somos nosotros, entonces podemos definir una plataforma desde la cual partir y ver la manera en que este dios sea cada vez mejor para que su vida no sea tan miserable.

    Me parece que el Leandro que escribió ese comentario no es el que busca acercar las posiciones entre budismo y cristianismo, porque en el fondo no hay diferencias entre ambas, ni entre ellas y la antigua sabiduría de la cual ambas no son más que transcripciones. Creo que el Leandro que escribió es el de la Iglesia, y esa sería una pena porque un buen hombre se ensuciaría las manos con toda la sangre que trae acumulada esa institución, y que sigue acumulando.

    ¿Qué o cuál es el “dios cristiano” que mencionas?

  3. Cuando menciono al “dios cristiano” me refiero a la posibilidad justamente de encuentro: si el zen trae el paraíso aquí y ahora, el Dios cristiano, ese que han visto, intuido, amado, gustado tantos hombres y mujeres “místicos” -no el dios eclesial, institucional, el cual es el que describe Osho-, debe ser también la posibilidad del paraíso aquí y ahora. Como bien dices, para el zen la existencia de Dios no es un problema, estoy convencido, que para cristianos tocados por la fuerza de la gracia, tampoco debería ser un problema: dicho problema pertenece a los hombres del mundo, de todo lo que muda: moda… No soy ideológico, y ante la profundidad de Dios prefiero pensar apofáticamente, ante la profundidad de las inconmensurables meditaciones de los maestros zen, más profundas que el océano mismo, prefiro también pensar apofáticamente, aunque de ambas añoro un pizca de experiencia.

    • Mariano Merino

      Justamente la experiencia es la que estás teniendo tu, y todos los que te acompañamos en tu búsqueda de ese encuentro. Quizás la dificultad estriba en que tu partes de un modelo de dios y buscas fundirlo con otro que no existe, porque el zen no tiene dios. Quizás tu búsqueda es inútil porque el punto de encuentro ya fue identificado: es el interior de cada uno de nosotros. Quizás el problema es que estamos demasiado contaminados de ese dios institucional que mencionas, y que inevitablemente se deja caer, aunque no invitado, a este tipo de discusiones orientadas a un fin más útil.

      Como yo lo veo, no existe un dios sino muchos, millones; cada uno de nosotros somos un dios. Todos los demás, el cristiano y el pagano, no son más que símbolos funcionales a alguna idea de Poder. Entre tanta diversidad, existe una unidad: no hagas a otros lo que no quieres que te hagan. Llámalo amor o compasión o como quieras, pero es el puente entre todos esos dioses. ¿Cómo cada uno llegamos a estar En nuestro dios? A través de la Meditación. Esta técnica es la ventana que nos permite asomarnos a ese dios y asombrarnos con lo que encontramos. Yo creo que por ahí se encuentra el camino que todos buscamos. En el fondo, no existen los ateos ni los no-teistas: si borramos el dios externo, desaparecen las diferencias porque todos tenemos un Yo que nos crea nuestra propia realidad.

  4. leo

    Y eso lo dijo el Zen? Que te hace creer que con dios, somos esclavos? Debio el Zen decir ” con los aliens, o con los ricos que nos gobiernan, todos somos unos esclavos. O el Zen debio decir que somos esclavos de un sistema economico que nos endeuda y nos esclavizan con trabajos que a menudo aborrecemos. Pero decir ” con dios todos somos esclavos” es lo mismo como decir “que con la fuerza de gravedad todo somos esclavos”, no tiene ningun sentido. El Zen esta lleno de tonterias. Use sentido comun. Todo debe ser pasado al microscopio. El problema del Zen es que describe las cosas con un velado misticismo poetico. La vida deberia ser expresada de una manera clara y simple, con pragmatismo y con hechos evidentes. Dios no cuenta aqui. Los aliens o el poder de los ricos, quizas. No hay nada en nuestro interior que no sea el basico funcionamiento del organismo. Todo eso es cultura, amigo…un programa cerebral. Cuando ud se vacia de todo eso es cuando ud descubre las horribles cosas que la cultura le ha hecho a ud. Cultura es la responsable de su infelicidad, de su ignorancia, de su miseria, de las guerras…todo eso lo ha puesto ahi la cultura. Ud funcionara de una manera cuerda e inteligente en este mundo sin aceptar los pensamientos o filosofias de los otros cuando se libere de todas esas cosas que se ha cargado los demas. De todo eso deberia uno vaciarse (incluso de las ensenanzas de Zen), porque todo eso es una contaminacion….un programa cerebral. Solo desde el vacio ud adquiere percepcion directa de las cosas. Una mente cargada no es un mente perceptiva. Ser inteligente implica actuar desde el vacio, no con una mente cargada de tonterias. Y el Zen esta lleno de tonterias.

    • Mariano Merino

      Sin comentarios. Es una pena que un tema tan interesante de debatir deba ser soslayado por la pataneria de su comentarista. Realmente hubiera sido interesante debatir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s