Conócete a ti mismo

conocete-a-ti-mismo

¿Cómo se sumerge uno en sus propias profundidades? ¿Cómo detecta e identifica a sus propios demonios internos? Desde un tiempo a esta parte he buscado el cómo hacerlo, y he encontrado variopintas metodologías cubriendo todo el rango que va desde lo creible hasta lo increible. Desde métodos sicológicos y espirituales tipo check list hasta verdaderas ideologías de la realidad mágica que hablan de seres de luz, células que tienen memoria, y otras cosas exóticas.  Desde métodos que enfatizan el uso de nuestras cualidades racionales hasta aquellos que nos piden que anulemos justamente lo que nos hace humanos, la razón, y adoptemos la Fe Total como plataforma. Desde aquellos que nos piden exacerbar nuestro egoismo natural basado en el YO hasta aquellos que nos exigen que nos declaremos hermanos de toda la humanidad y consideremos hasta las piedras como parte de un Nosotros Universal con distintos nombres, a cual más telúrico. Al final, ninguno me satisfizo y me dispuse a crear mi propio método de introspección, basado en el principio Bushido de que nadie puede ocultarse de si mismo.


¿Con quienes interactúo? Es la primera pregunta. ¿Qué tipo de relación quiero tener con ellos y cada uno? ¿Que expectativas, necesidades y costumbres nos unen o relacionan? ¿Cómo nos relacionamos? Y muchas más por el estilo. Obviamente, hablamos del entorno, no solamente de personas.

¿Cómo funciono? Es la segunda. ¿Qué tengo que me permite funcionar como lo hago? ¿Con qué inventario cuento? ¿Cómo funcionan mis máquinas internas, mi cuerpo, mi mente, en relación con mi entorno?

¿Cómo quisiera ser? Es la tercera y última. Cómo quiero ser yo, cómo quisieran los demás que fuera, hasta qué punto estoy dispuesto a ceder en esa confrontación. Qué me falta, en todo sentido, que deba ser conseguido. Qué me sobra, en todo sentido, que deba ser eliminado.

Interesante proceso el instrospectivo. La verdad, creo que la mejor manera de conocerse a si mismo es desarrollar su propia metodología de introspección; de otra manera, me saldría más barato seguir alguna de esas ideologías que mencionaba al principio, levantar las manos y cantar Aleluya!

Los grandes hombres siguieron ese camino, ¿no? El largo y solitario camino del conocerse a si mismos….

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

5 Respuestas a “Conócete a ti mismo

  1. Hola!
    Tu blog es muy interesante, yo llevo varios meses practicando Zen, y me gustaría darte un pequeño consejo, siguiendo la naturaleza del Zen: la fuerza de la forma de la vacuidad y la vacuidad de la forma; la forma es la forma y la vacuidad es la vacuidad. No trates de explicar lo que amas, el Zen, a través de poner en tela de juicio lo que piensas sobre otras religiones, muchos grandes hombres católicos, cristianos han entrado en contacto con el Zen y han percibido que en el fondo, en la vertiente más profunda de ambos fluye esa libertad y esa posibilidad de ser lo que realmente somos, no somos nada especial y sin embargo somos algo. Conoces a Thomas Merton, Thomas Keating, Juan de la Cruz, Teresa de Avila, La Nube del No saber (anónimo del siglo XIV); Maestro Eckhart, Los místicos renanos, la mística cisterciense, la mística victorina: Hugo y Ricardo de San Victor, entre tantos otros. El Zen no quiere que nos parcialicemos, sino estamos actuando según una ideología y eso es ya una mente dualista.
    Abadía Benedictina San José, Venezuela

    • Mariano Merino

      Mea culpa. Reconozco humildemente que tengo ese defecto, muy humano, el que a lo largo de mi camino he tratado de ir anulando para llegar a lo que el zen preconiza: ser únicos, tolerantes, observantes sin juzgar. Agradezco mucho tu consejo, el que voy a seguir, y a partir de este momento voy a entrar a revisar cada artículo subido y a depurarlo de esta anomalía. Tengo alrededor de 750 lectores diarios en promedio con los cuales debo ser responsable y consecuente.

      De vez en cuando el universo nos envía mensajeros y sería un error no valorar sus consejos ni seguirlos para mejorar. Muchas gracias. Namaste.

      • Me alegra mucho tu respuesta, me parece que es propia de un discípulo de Buda. Si tu blog no me hubiese gustado tanto y a la vez instruido no te habría hecho dicha observación. Te felicito por tu blog y me alegra además que trates de cuidar justamente lo que el sabio sendero del Buda nos enseña día a día: no somos seres ideológicos! Soy monje benedictino de Venezuela y espero ser un asiduo lector de tu espacio virtual, además que te pido oficialmente tu permiso para, algunas veces -como ya lo he he hecho- publicar algunas de tus entradas en nuestro blog y en nuestro perfil de facebook.

        De antemano muchas gracias!!!

        Leandro Posadas.-

      • Mariano Merino

        Leandro: dices bien, no somos seres ideológicos. La idea es prestada, es externa, y nuestra misión es buscarnos y encontrarnos en lo interno, en lo que realmente somos. Puedes usar lo que desees de mi blog, que nada de lo que allí hay es mío: pertenece al que lo pueda necesitar para mejorar. Y estoy a tu disposición para lo que pueda serte útil, no como budista ni tu como benedictino sino ambos como humanos que somos. Algún día llegará en que esas diferencias también se borren y sólo quede la esencia. Namaste. Mariano.

  2. Muchas gracias Mariano, espero tengas fuerza y voluntad cada día para seguir llevando tan bien este interesante espacio en la web. Un saludo desde Venezuela!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s