La Sabiduría de Buda 3 – Textos de Sidharta Gautama Buda

buda22

Si todos los hombres están destinados a sufrir la vejez,  la enfermedad y la muerte sin que ninguno pueda evitarlas, ¿por qué entonces miran la enfermedad, la vejez y la muerte de otros hombres con miedo, repugnancia y desprecio?


Compilados por Angel H. Pratt, editados por Errepar-Longseller

Nuestro aporte: Como esta el mundo hoy,  el género humano,  ve a la vejez, a la muerte y a la enfermedad como castigo,  y volvemos al principio: lo único seguro que tenemos hoy  es la muerte,  entonces preparemonos para ella y vivamos el hoy  en libertad,  y como esta escrito. No vivamos en el miedo: eso no es vivir, es sólo respirar.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “La Sabiduría de Buda 3 – Textos de Sidharta Gautama Buda

  1. TRINIDAD LUJANO SANCHES

    Maestros y Ensañanzas

    Han existido muchos maestros que se podrían considerar “iluminados” que han pasado y dejado su legado, algo tan importante para nosotros como guía para poder encontrarnos con nuestra alma, con nuestro espíritu, aprender a amarnos y estar en paz.
    Osho

    Osho

    A lo largo de la historia, han existido muchas religiones y movimientos que nos han dejado algún Maestro Iluminado, pero creo que lo que mas representa un maestro que ha encontrado su iluminación es lo que dijo uno de ellos, Osho: “Estoy a favor del amor. He estado enseñando toda mi vida a favor del amor. La razón es extraña. Pero soy un hombre excéntrico. He estado enseñándote a estar en favor del amor porque sé que a menos que llegues es este punto crucial, donde lo otro es el infierno, nunca llegarás a ser religioso. Yo no estoy a favor del amor. Todo mi esfuerzo es a favor de la religión.”

    El amor y la paz, es algo que es muy complicado de encontrar, todo indica que se puede alcanzar a través de la meditación y la introspección. Sobre esto mismo es que existen varios sutras, que son mayoritariamente discursos dados por Buddha o alguno de sus discípulos más próximos. Si bien se asocian principalmente al budismo, puede ser utilizada para designar escritos de otras tradiciones orientales, como el hinduismo.

    En el budismo los sutra son textos escritos en los que se exponen enseñanzas y preceptos relativos a las diferentes vías de conocimiento para alcanzar la “iluminación” o realización espiritual completa del ser humano. Transcurridos varios siglos tras la muerte de Buddha, y para que no se perdiesen en la transmisión oral su enseñanzas, éstas son transcritas por sus seguidores en sutras.

    Existe un sutra, que puede ser un poco mas claro, ya que trata sobre la iluminación misma y como alcanzarla. Es un sermón impartido por el Buddha a la asamblea de los grandes Boddhisattvas (seres iluminados) para el beneficio de nosotros, en el periodo de la terminación del Dharma. Él responde a las preguntas de los grandes Bodhisattvas de la asamblea con compasión y de forma directa. Sus respuestas se dirigen a aquellos de nosotros que nos encontramos aún viviendo con un modo de percepción dualista. No hay que luchar por conseguir el nirvana y tampoco no luchar por conseguirlo. Las directrices que el Buddha nos ofrece en el sutra van dirigidas a aquellos de nosotros que vivimos en la ilusión.
    Buda

    Buda

    El Buddha sugiere tres prácticas que ayudan a adquirir la percepción clara de la Mente Universal. Estas tres prácticas son Samatha, que es la meditación para acallar y pacificar la mente, que es la que crea los conceptos y las categorías de objetos y sucesos; Samapatti, que es la meditación de igualdad o equilibrio de la mente por la que el sujeto y el objeto no aparecen y la verdadera Única Mente permanece manteniendo de continuo alejadas todas las ilusiones; y Dhayana, que es la meditación de contemplación abstracta y la utilización de la mente pura bodhi “que no se apega ni a ilusiones o transformaciones ni a estados de quietud” y elimina las pasiones.

    El Buddha nos menciona además que debemos confiar en maestros iluminados de visión recta y arrepentirse de errores y faltas pasadas así como tomar la decisión de reformarse a sí mismo mediante la práctica de técnicas meditativas.

    Encontrar un maestro iluminado es difícil sin embargo sí podemos practicar bien samatha, samapatti o dhayana es de ayuda darse cuenta y recordar que todas las cosas pueden ser nuestros maestros y llevarnos a la iluminación.
    El árbol, la hormiga, la flor, el viento, la mariposa, la basura, nuestro enemigo… todos hablan de la mente bodhi (la mente despierta). Si sólo escuchamos y vemos su naturaleza búdica, ellos serán nuestros maestros iluminados.

    Este planeta ha sido honrado con la presencia de muchas entidades de luz a las que habitualmente llamamos maestros ascendidos o maestros de luz, pero quizás ninguno tenga la estatura ética del gran maestro de maestros, quizás ninguno se brindó tan plenamente como él y también quizás por eso es por lejos el mas amado de todos, su mensaje partió la historia de la humanidad en un antes oscuro y en después esperanzador, quizás haya sido el mas sublime de los seres encarnados en este planeta, y sin embargo, su humanidad fue innegable, sus palabras cobran cada día mayor vigencia en estos tiempos de luchas y dolor, sus proezas jamás han sido igualadas y probablemente nunca lo sean, su vida es el espejo donde muchos nos quisiéramos ver, y un faro que ilumina el camino hacia el puerto, aun en las mas oscuras de las tempestades.

    El maestro de los maestros, es Jesús, y si lo pensamos bien, si estudiamos un poco mas sobre su vida, sobre los escritos ocultos del Mar Muerto o los escritos de Nah Hammadi, no es tan distinta de lo que el mismo Buddha nos dejó, ¿cuán difícil es entender a Buddha? ¿cuán difícil es entender a Jesús?, Jesús el maestro, el hijo de Dios. Buddha el maestro, el iluminado. Cuán difícil es comprender las enseñanzas de ambos cuando reconocemos que fueron dos seres extraordinarios. Lo que vemos en Buda y Jesús es una forma diferente de quererse, anteponiendo la compasión, la comprensión y el amor a los demás y a nosotros. Tenemos que aceptar que somos parte de un universo que es enormemente grande, siendo nosotros solamente una ola en todo ese océano.
    Jesús

    Jesús

    Existe una diferencia entre Buddha y Jesús, y es sobre la buena nueva que el nos trajo, esa es la única y fundamental diferencia, el Budismo e Hinduismo habla de la reencarnación y del karma, en donde este es un desequilibrio provocado por nuestras acciones en el balance energético del universo, y eso nos perseguirá por todas nuestras vidas, hasta que restituyamos dicho equilibrio con nuestras acciones. Pero estas religiones plantean que si no es en esta vida, será en la siguiente que podremos liberar y sanar nuestro karma que arrasatramos de nuestras vidas pasadas por medio del balanceo del unierverso.

    Pero el maestro de maestros, Jesús, nos trajo una buena nueva a este mundo, y es que no esperemos hasta la siguiente vida para poder limpiar tu karma restituyendo el equilibrio en el universo energético, hay que hacerlo ahora, hay que arrepentirse ahora, hay que perdonar ahora, hay que estar en comunión con uno mismo ahora, mediante la paz y el amor, esa es la buena nueva, amarnos a nosoros mismos, amar nuestra alma, nuestro espíritu.

    Esa buena nueva que nos trajo Jesús, perdonarnos, encontrar la paz interior y amarnos, no en un templo de piedra o concreto, no bajo una institución, sino en nuestro propio templo, nuestro cuerpo, donde se encuentra nuetra alma, nuestro espíritu, que debe gozar de paz y de amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s