Las trampas de la mente: la confianza – Reflexiones de Mariano Merino

confianza_seduccion

¿Confías en mi? Confío en ti…. ¿Podrá saber alguien cuántos dramas de la vida, chicos y grandes, comienzan con estas simples palabras? Es que la confianza es un concepto poderoso, crea vínculos, gatilla decisiones. Es tan poderoso que nadie para a pensar si realmente existe, si es real. Nadie percibe que en la naturaleza la tal confianza no existe, y que cuando un ser vivo se acerca a otro ser vivo es recibido con recelo. ¿De donde viene su poder? Del hecho de que es aceptado irracionalmente. Viene incluido en el paquete de conceptos que nos hacen aceptar en todo el proceso de acondicionamiento a que somos sometidos desde que nacemos.

La confianza no existe. No es real. No es un sentimiento, es una actitud. A los que nos dominan les conviene que la miremos como un sentimiento, como si fuera el amor, porque lo primero que nos piden y exigen es justamente eso, la confianza en ellos. Que nos entreguemos sin pensar y sin sentir. Decimos que perdemos la confianza cuando algo o alguien no adapta su comportamiento a lo que esperamos, pero, ¿qué es lo que realmente perdemos? No es la confianza, es una parte de nuestro ego. No es el acto en sí lo que nos duele, es el reconocimiento de haber sigo ingenuos. Y esto se debe a que, en el fondo de nuestro ser, reconocemos que la tal confianza no existe y que lo que realmente existe es nuestra disposición a actuar de manera no natural. No nos engañan, nos engañamos, y eso golpea nuestro ego.

Al reconocer que no existe, ¿es que debemos vivir permanentemente en actitud de desconfianza? Tampoco. Esa es una actitud destructiva, que opera en contra de nosotros mismos. Lo que debemos hacer es vivir en forma natural. ¿Cómo viven los animales, los grandes felinos? ¿En permanente estado de autodestrucción evitando ser ingenuos? No. Viven en alerta, en aparente indiferencia. Viven en desapego con los efectos que van sucediéndose en su entorno. Reaccionan simplemente.

Para nosotros, humanos, ¿es tán dificil vivir así? Si hemos vivido siempre en esa nebulosa de las trampas de la mente, lo será. Nuestra vida será una eterna lamentación de “lo que nos han hecho o nos podrían hacer”. Pero con la adecuada adaptación de nuestros moldes mentales podemos entrar en un estado de aceptación alerta, y disfrutar de la vida minuto a minuto simplemente dejándose llevar por ella, sin dejar de estar alertas, sin dejar de reaccionar.

La Primera Gran Verdad del Budismo nos dice que debemos mirar y percibir la vida tal cual es, objetivamente, despojándonos de los cristales de colores conque normalmente la vivimos y miramos. La confianza es una de las trampas de la mente; reconozcámoslo y mirémosla tal cual es, un invento. No es real. No existe. Vivamos en estado de meditación alerta.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s