Las trampas de la mente: la lealtad

soldadomuerto

Se murió de un balazo en el pecho. Su féretro lo rodean personas que escuchan los discursos con hipócrita interés. Hablan de lo que representó, de su lealtad a la patria, de su sacrificio, de su entrega. Lo tildan de héroe, de ejemplo de juventudes, de paladín. Hablan de todo menos de lo que le interesaba escuchar: sus sueños truncados, su amor destruido, esos hijos que nunca tendría, esas caricias que nunca daría ni recibiría, esa vida que quería vivir pero que no viviría. Ellos hablan de ellos, no de él; hablan de lo que han ganado con su muerte, no de lo que él ha perdido. Al final, terminan los discursos y se apresuran a enterrarlo… y a olvidarlo. Total, no es más que otra muerte inutil.

¿Por qué murió? ¿Por un ideal? No. Murió por una trampa, la trampa de la mente llamada lealtad. Desde pequeño lo condicionaron a amar y a defender esa idea llamada “patria”, incluso con su muerte. Y obedientemente cumplió. Murió, tal como se lo habían ordenado. Toda su vida fué un obediente, y así murió. No eran importantes su vida, su novia, su amor, su madre; lo importante era obedecer. Esta vez fué la patria, pero también sirven la democracia, o el grupo étnico, o la religión. Cualquier idea es una buena excusa para que mueran otros. Es la trampa de la mente.

¿Es el único caso? No. Los hay por montones. La lealtad es una trampa prolífica en parir hijos. Aquellos que truncan sus vidas por trabajos que los trasladan a otras realidades están en el mismo caso, aunque sea en pos de una carrera. Son muertos que respiran. Pierden a sus amigos, pierden a sus familias, pero cumplen con su trabajo y al final son exitosos, acumulan galardones, pero quedan solos para disfrutarlos. Son obedientes. Son hijos del Ego. Son otras víctimas de la trampa de la mente llamada lealtad. Y así, muchos casos y muchos ejemplos.

Esta vida en sociedad está llena de víctimas de la trampa lealtad. La sociedad necesita de esas víctimas. Nos necesita obedientes. No quiere personas que vivan sus propias vidas; quiere gente que viva la vida que ella dicta.


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s