Las trampas de la mente: las creencias

capilla-sixtina

Las creencias son las alternativas a la oscuridad, a la ignorancia. Cuando una persona no sabe, entonces cree; pero no por creer deja de ser un ignorante. Ambas condiciones (saber o creer) son imperativas para el ser humano, porque su propia naturaleza lo impulsa a buscar y lograr explicaciones. Cuando comenzó a tomar conciencia de su entorno, alzó su mirada y miró al sol, la luna, las estrellas. Miró a su alrededor y vió las piedras, las montanas, los ríos y las selvas. Sintió en su cara la suave brisa y en su cuerpo la fuerza del vendaval. Escuchó los truenos y lo cegaron los relámpagos. Entonces surgieron las dos preguntas primigenias: QUÉ, y POR QUÉ. Y al mismo tiempo aparecieron los inevitables “sabios” que se aprovecharon y le dijeron: es superior a tí, son los dioses. No le explicaron que el trueno es el choque de dos vientos, ni que los ríos nacen de los deshielos. No. Menos le explicaron qué significa esa palabra “dioses”. Si se lo hubieran dicho, hubieran inmediatamente perdido el poder recién logrado sobre el curioso; el poder de explicar, por pobre que haya resultado la explicación. Pero además los “sabios” tomaron una precaución por si aparecía un  curioso demasiado inteligente: no preguntes, solamente cree y obedece. Del fruto de este arbol no has de comer, dice la Biblia. Y así naciéron las creencias, como reemplazo de la inteligencia, de la curiosidad, del querer saber y explicarse. Sólo cree y obedece… A quién? A mí, que soy el intermediario entre esos “dioses” y tu pobre persona. Simplemente cree.

La creencia es la ignorancia llamada de otra manera. Se funda sobre la idiotez humana y la usa para perpetuarse. Es una trampa de la mente. Desde el punto de vista del SER, tan idiota es el que cree como el que induce a creer sin explicar, porque las respuestas ni siquiera están en el dominio de los conocimientos. Todas las respuestas están dentro de tí, en el dominio de tu Yo profundo. Y sólo puedes llegar a ellas a través de la Meditación, aquella acción que borra la mente y hace aflorar aquel que realmente eres tú.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Las trampas de la mente: las creencias

  1. Antonio García López

    “Las auténticas claves del pensamiento consciente”.
    Los medios para leer la mente si estos son diseñados por mentes duales será un conocimiento bastante limitado, porque detrás de ese espectro de conocimiento es donde esta la verdadera base de todo saber, eso es alcancar el verdadero camino de la comprensión de las leyes del universo, y eso para mí es Dios.
    Para alcanzar la luz del universo hay demasiados obstáculos en este camino, porque hay mentes muy capacitadas en algunas condiciones, pero en otras de carece de esa dotaciónn, cuando para alcanzar el pleno camino debe de ser desde las inteligencias integradas, pero se nos dice solo desde el corazón, eso es incompleto, por favor ver esta condición condición mental en este pequeño comentario.
    Se habla tanto de pensar, parece que todo cuanto reproduce nuestro cerebro es pensado, pero está muy lejos de ello. Hay muchas trampas ocultas en este complicado y desconocido trabajo de un cerebro humano cargado de demasiada manipulación desde la más temprana edad.
    La Ciencia de la Mente (el Estudio del Cerebro).


    LAS TRAMPAS DEL PENSAMIENTO EN EL CAMINO DEL DESPERTAR.
    Pensar es razonar, mientras que no entre la trampa de ser pensados. Ser pensados básicamente corresponde, por un lado, a lo simplemente grabado y, por otro, a una sutil forma de falsas respuestas que a la parte consciente le pasan desapercibidas.Todo ello da como resultado que nuestra capacidad mental se va debilitando en la medida en que se va acercando a nuestra propia esencia humana. siendo así una inteligencia que trabaja en una escala proporcional, no en una escala lineal. Todo esto es el resultado de un conocimiento muy descompensado, lo de afuera se ha disparado, mientras el nuestro a nivel humano se quedó muy reducido.
    A modo de ejemplo: cualquier ser humano que tenga un coeficiente de inteligencia hacia fuera no muy aventajado y si este existiera la posibilidad de que trabajase en una escala lineal, su transformación humana sería uno de los niveles más elevados de la gran mayoría de la humanidad en la forma que estamos concebidos.
    Sería un ser humano capaz de conducir por el buen sendero de la transformación a la mayoría de la humanidad, porque esa gran mayoría tristemente no está dotada de esa elemental condición. Este supuesto ser humano estaría muy por encima a nivel humano de cualquier supuesto superdotado en la forma en la que estamos confirgurados la mayoría de la humanidad.
    Todo esto parece una auténtica fantasía, pero es la auténtica y cruda realidad. Los hechos, los cuales son demasiado abundantes en la actualidad, y sobre todo en el pasado, están ahí delante de los ojos para poder demostrarlo; otra cosa es que no seamos capaces de poder verlo.
    Antonio García López invetigador de la mente humana metodoexpansionmente@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s