Judío, cristiano, musulmán, negro, blanco, asiático, inglés, irlandés, israelí, palestino, boliviano, argentino, chileno… – Autor: Mariano Merino

evolucionrazas

Judío, cristiano, musulmán, negro, blanco, asiático, inglés, irlandés, israelí, palestino… Podríamos seguir enumerando ad eternum las diferencias entre humanos, diferencias que son alimentadas generosamente por aquellos a los que conviene que seamos diferentes. Al final, todos somos carne de cañón de los motivos de otros, del Ego de otros, y nosotros en nuestra ignorancia les obedecemos y los seguimos. Pero… ¿existen esas diferencias? En lo externo, en lo superficial, sí. Es innegable: un negro es diferente a un blanco. Pero, ¿una madre negra acaricia y protege de manera distinta a su hijito que una madre blanca? ¿Un amante negro acaricia en forma distinta a su amante que un amante blanco? ¿Los besos de color negro son distintos, saben distinto, que los besos de color blanco? ¿Los atardeceres de primavera se ven distintos desde los ojos negros que de los ojos blancos? ¿Un negro muere distinto que un blanco? ¿Las lágrimas de un negro son distintas que las de un blanco? ¿Las cartas de amor de un negro son distintas de las de un blanco? El Universo hizo a un solo ser humano, todos somos lo mismo, todos somos uno; el mundo creó las diferencias y las mantiene. Es uno de los mayores éxitos del Ego, y una de las más evidentes pruebas de nuestra estupidez.

La diferencia es un gran negocio. Hay gente que gana con que un judío odie a un musulmán y viceversa. Y lo triste es ver como nos plegamos a ese juego perverso y vamos alimentándolo, en un negocio en el que sólo hay un ganador: los que nos condicionan. Ni siquiera participamos de las ganancias: sólo jugamos para que otros ganen.


Nos buscamos entre “iguales”, creamos instituciones para permanecer diferentes a los demás, creamos barreras artificiales como la “patria”, o las “fronteras”, o las “ideologías”, o peor aún “las religiones”,  para seguir diferentes. Si hasta se crean clubes para mantener viva esta diversidad. Justificamos masacres cruentas y salvajes, y hasta declaramos nuestro orgullo de ser “judío, cristiano, musulmán, negro, blanco, asiático, inglés, irlandés, israelí, palestino…” y no nos da ni verguenza el enorgullecernos. Realmente la diferencia es un gran negocio. Es el negocio más rentable de la economía humana porque el mercado de la estupidez es infinito.

¿Hay alguien de la especie humana que se salve de esta maldición? Sí, los ninos. Ellos nacen vacíos, no saben de diferencias. Deberían ser nuestra esperanza pero la inocencia les dura poco porque nosotros muy pronto nos encargamos de enseñarles que “la diferencia es buena”, nos encargamos de envenenarlos. No nos damos cuenta de que envenenamos nuestra esperanza.



Anuncios

1 comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Una respuesta a “Judío, cristiano, musulmán, negro, blanco, asiático, inglés, irlandés, israelí, palestino, boliviano, argentino, chileno… – Autor: Mariano Merino

  1. Federico

    Muy bueno!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s