El budismo hay que vivirlo de manera natural – Reflexiones de Mariano Merino

Hare Krishna

El budismo se nos presenta lleno de esoterismo, de mantras, de palabras crípticas en idiomas extraños (tibetano, japonés, etc.), de koans, de contenidos llamativos. Ya se están formando clubes con cientos de inscritos, con distintivos y palabras secretas y todo eso. Detrás de la excusa de enseñar, ya hay negocios establecidos. Y eso no es lo que Buda buscó cuando dejó su amado bosque y se puso a difundir su palabra. No fue a los salones ni a las academias, fue a las aldeas, donde no sabían leer ni escribir pero tenían hambre de explicarse su sufrimiento y cómo salir de el.

El budismo es una forma de vida, y hay que practicarlo. No tiene instituciones ni distintivos ni password ni uniformes. Hay que enfocar la vida diaria según el precepto de la 1a Noble Verdad: con objetividad plena, estando conscientes de que la realidad es lo que es. Hay que estar conscientes de que no necesariamente queremos llegar al estado de iluminación, sino quedarnos en algún punto del Camino del Medio que nos asegure nuestra felicidad. El budismo debe ser para los pobres y los ricos, para los supermercados y las tiendas pequeñas, las calles, los partidos de fútbol, las fiestas y los bailes, no para las discusiones académicas ni para las declaraciones escritas impresionantes. El budismo hay que vivirlo de manera natural. Hay que montarse en la corriente del cambio y dejarse fluir. Y hay que hacerlo en la realidad de cada cual, con su propio idioma y sus propias costumbres. El Yo nace de la experiencia propia, no de experiencias ajenas.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

2 Respuestas a “El budismo hay que vivirlo de manera natural – Reflexiones de Mariano Merino

  1. no one

    “Insistir en entrenarse en la meditación sentada [za-zen] es lo mismo que asesinar al propio Buda. Has de saber que el Zen no tiene nada que ver con sentarse ni con tumbarse.
    (…)
    El Buda no tiene forma fija, no entiende de distinciones; el Dharma es ‘sin-morada’, no hay lugar en él para la discriminación (no hay una posición que sea correcta frente a otra que no lo sea).
    (…)
    Si te apegas a la postura sentada no lograrás la esencia del Zen”

  2. Mariano Merino

    Bienvenido No One. Muy instructivas tus citas, y muy acorde con lo que pensamos: el zen es libre y se nutre de la libertad.
    Saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s