No pierdas el equilibrio – Reflexiones de Mariano Merino

Las penas y las alegrías te provocan emociones. Te hacen saltar, gritar, llorar; eso esta bien, porque son manifestaciones de tu parte humana. Pero recuerda que tienes una parte divina, que no se llena ni manifiesta con emociones, y que debes atender desde tu centro. Si accedes a tu yo interno, las emociones no te afectarán porque el equilibrio será quien te guíe. Y eso lo lograrás cuando no juzgues, cuando seas un testigo, un espectador de lo que te sucede, no un participante.

Apénate o alégrate con ecuanimidad, con equilibrio, no con efusividad. Las emociones pueden ser tus enemigas porque te quitan el control de ti misma. No seas una persona ni calurosa ni fría, se equilibrada. Se observador, un testigo simplemente.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s