Un problema frecuente: la paz interior – Reflexiones de Mariano Merino

mestre-discipulo

Un diálogo como muchos, con una persona como muchas…

PREGUNTA: Muchas veces las realidades que se crea una misma no son las que te gustaría, pero la vida injustamente nos hace tomar esas decisiones cuando no sabemos nada de ella. Si eso ocurriese cuando conoces las trampas de este mundo otro gallo cantaría; ahora no sirve lamentarse. Hay personas que sufrirían mucho si yo tomase una dura decisión, lo son todo para mi, ellas son mi lo mejor de mi vida y jamás haría algo que les hiciese daño. Tengo claro que un día volarán y que mientras tanto no debo abandonarme a mi misma así que intento sacar mi tiempo. No soy ni la sombra que era hace unos años; ahora egoístamente pienso algo mas en mi y si algo se queda por hacer, pues ajo y agua, yo también necesito respirar, ya me han exprimido bastante desde que era pequeña.


RESPUESTA: vivimos en una realidad ficticia, como flotando, sin tener un punto de apoyo, porque vivimos el futuro. Y el futuro no existe. Entonces, nos creamos y llenamos de excusas, y en vez de vivir el presente lo sufrimos. No tenemos paz interior porque no sabemos construirla.

¿Qué se hace para salir de ese círculo vicioso? Adoptar la actitud que adoptaste tú: aceptar y adaptarse, esperando que el paso del tiempo cambie las cosas. ¿Es la actitud correcta? Cualquiera que nazca de una introspección honesta es la correcta. La ventaja es que ahora tus decisiones estarán validadas por el filtro de la experiencia, y te será más fácil desapegarte.

No eres egoista en pensar en tí, todo lo contrario. Si hubieras pensado en tí en lugar de los demás, serías mucho más feliz ahora. Para amar a los demás hay que comenzar por amarse a uno mismo. No estamos en este mundo para construir casas ni para hacer fortuna ni para hacer felices a los demás; estamos para ser felices nosotros mismos. Así que no te atormentes.

¿Sabes qué es el Desapego? Es adoptar una actitud indiferente frente a los resultados de tu acción, porque si piensas en los resultados eso te quitará energía para la acción. Si haces algo para tu hijo o marido o pareja, hazlo conscientemente y despreocúpate de los resultados. Goza lo que haces en cada momento, no lo que eventualmente obtendrías. Todos planificamos, todos hacemos cosas esperando algo… y no hay nada que esperar porque la espera es sobre el futuro que no existe. Debemos hacer las cosas por lo que son no por lo que representan o serán. Desapégate del resultado y serás feliz en tu accionar, es decir, en tu día a día, aquí y ahora. Tienes que ser como el samurai, que practica con su espada – katana –  buscando el golpe perfecto, sin preguntarse cuándo entrará en batalla. Para cuando sea, él estará listo y preparado. Mientras tanto, es feliz practicando.


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s