¿Qué queremos realmente? ¿Queremos budismo? – Reflexiones de Mariano Merino

vida

No queremos budismo, queremos paz interior, sentirnos bien con nosotros mismos, salir de este estado de insatisfacción indefinida en la que estamos. Queremos reconciliarnos con los que hemos ofendido o nos han ofendido. Queremos ver a la naturaleza con sus verdaderos colores. Queremos sentirnos cómodos con nuestros semejantes, sin sentir esa sensación de inconformidad y desconfianza. Queremos sentir la vida en nuestras venas.

¿Queremos Budismo? No. Así como tampoco queremos cristianismo ni ninguna otra denominación. Todas son organizaciones dirigidas por hombres, que nos imponen (sugieren dicen ellos) ritos, oraciones, enfoques, comportamientos, que implican altos costos para nosotros. Son complicados, a veces hasta ridículos. Nos hacen decir cosas en idiomas que no comprendemos, dirigirnos a seres que son ilusorios; no podemos dejar de sentirnos estafados, y de ninguna manera satisfechos. El único Dios está dentro de nosotros. La única verdad la tenemos dentro de nosotros. Ahora, ¿nosotros necesitamos templos? ¿Necesitamos curas, sacerdotes, rabinos, lamas? ¿Necesitamos oraciones, mantras, fórmulas mágicas? Que cada cual se responda.

Nuestro problema no es Dios, nuestro problema somos nosotros. Si no existiera esa insatisfacción, no necesitaríamos a Dios. Las iglesias nacieron y crecieron porque ofrecieron el producto que todos buscamos: respuestas. Y después de comprarlo, nos hemos dado cuenta de que no era lo que esperábamos. Nos han engañados, nos sentimos engañados, y con esto aumenta el inventario de insatisfacciones.

¿Por qué algunos recurrimos al Budismo como respuesta? Porque es la única religión que NO ES una religión. Más que mística, es ética. No nos empuja a buscar respuestas externas, ajenas, sino a buscarlas dentro de nosotros. Sus Nobles Verdades son eso, verdades, constataciones; no son enseñanzas ni dogmas. Es un modelo muy simple: a) estamos insatisfechos, esa una constatación objetiva; b) la causa es que deseamos lo que no tenemos; c) podemos solucionar la insatisfacción si aceptamos o anulamos lo que deseamos y no tenemos; d) como es una tarea difícil (¡queremos lo que no tenemos!), podemos hacerla hasta donde nos sintamos cómodos. Nadie nos obliga a ir más allá. ¿Qué más simpleza? Aplíquenla a su vida privada o pública, y verán que se ajusta a lo que necesitan. A lo que buscan. Analicen el problema familiar, de hijos con drogas, de parejas incomprensibles, de trabajos aburridos, de… lo que sea, y verán que los puede ayudar muy efectivamente.

Si esa es la respuesta ¿por qué no la aplicamos? Esa es, justamente, la pregunta que yo tenía preparada para ustedes. ¿Por qué no?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s