Somos monos con hiperactividad sexual – Entrevista a Ambrosio García Leal, biólogo sexólogo (Victor M. Amela, 040705)

ambrosiogarcialeal

Tengo 47 años, nací en Barbate (Cádiz) y vivo en Barcelona. Soy biólogo, máster en Filosofía de la Ciencia y asesor científico de museo CosmoCaixa. Investigo la sexualidad humana. Estoy soltero y sin hijos. Soy de izquierdas en lo moral y centrista en lo económico. Soy un agnóstico duro. Los humanos somos monógamos adúlteros

-Como biólogo: ¿qué es el sexo?

-Mezcla de genes. ¡Una reproducción de lo más enrevesada!

-¿Sí? ¿Y qué otra alternativa tendríamos?

-Partirnos en dos, por ejemplo.

-Me quedo con el sexo.

-Eso ha hecho la evolución: la mezcla de genes favorece la diversidad y ayuda a una mayor adaptabilidad de la especie a entornos bióticos (virus, parásitos…) cambiantes.

-Y aquí estamos, hombres y mujeres.

-Y con una sexualidad hiperactiva y singular, si la cotejamos con la de otros primates.

-¿En qué somos singulares?

-En el estro oculto, el celo permanente, el tamaño del pene, el orgasmo femenino…

-Ha apuntado muchas cosas: repasemos…

-Sí, pero antes resumiré: como especie, somos un mono lujurioso, un mono sexual.

-Ya lo intuía… Por partes: ¿qué es el estro?

El periodo de ovulación, de fertilidad: en la hembra del resto de las especies tiene signos externos, ante los que los machos se excitan y acuden a inseminarla. ¡Pero en la hembra humana no se dan tales signos externos!

-Y el macho no sabe cuándo ovula ella.

-Ni la hembra. Garantizar la fecundación exigirá copular mucho: la bulimia sexual resulta más adaptativa que la anorexia sexual.

-Copular mucho ¿cuántas cópulas son?

-Una cada tres días ¡como mínimo!, pues un espermatozoide sólo sobrevive tres días.

-¿Copulamos más que los chimpancés?

-¡Muchísimo más! La actividad sexual humana es frenética, comparada con chimpancés y gorilas: sólo copulan durante el estro, y entre gestación y lactancia la hembra se queda sin estro ¡durante cuatro años! Lapso en el que desaparece el apetito sexual de la hembra, y de todos los machos por esa hembra.

-Es un sexo vinculado a la fecundación.

-En los humanos, en cambio, la actividad sexual se independizó de la fecundación.

-Los machos humanos no necesitamos de estro para excitarnos ante la hembra.

-Eso. La hembra chimpancé es peluda y muestra un sexo desnudo, inflamado y rosado ante el que el macho se excita. La hembra humana… ¡toda ella es como un sexo sin pelo, desnudo, inflamado, rosado: un reclamo!

-¿Qué nos transmite ese cuerpo reclamo?

-Tendré que hablarle de los senos turgentes, del culo, de la cadera y la cintura…

-Por mí, encantado.

-Pues remontémonos al momento en que el primate se torna carnívoro: el macho aprendió a cazar… y a ofrecer carne a la hembra (que era recolectora) para obtener sexo.

-¡Ahora entiendo lo de comercio carnal…!

-Al principio el hombre no era un cazador demasiado competente, lo que no inclinaba a la hembra a elegir a uno y ser monógama…

-¿La hembra era promiscua, entonces?

-El australopiteco vivió una alta competencia espermática, sí. Osea, una hembra copulaba con diversos machos… ¡algo que moldeó el peculiar diseño de nuestro pene!

-¿Qué pasa con nuestro pene?

-¿Por qué tiene ese gran tamaño, más de diez veces superior al de los chimpancés?

-¡Oh, gracias, selección natural!

-¿Y por qué tiene ese glande, esa forma?

-Le escucho con interés.

-Porque actúa como un émbolo en la vagina: extrae semen del macho anterior y deposita el propio. Así, el último en eyacular gana: ese semen es el que fecunda. Otra solución hubiese sido que ganase el macho que más espermatozoides produjese, pero -dado el estro oculto de la mujer- fue más barata la solución del pene extractor, y se seleccionó.

-Y el orgasmo femenino ¿deriva también de alguna adaptación evolutiva?

-Si un macho veía copular a una hembra con otro macho, se excitaba y acudía: eso es congruente con el hecho de que el orgasmo femenino tarde más en llegar que los masculinos… Sabemos que el orgasmo femenino desata un leve mecanismo de succión de esperma: eso favoreció al macho que lo provocase.

-¡Veo que mi pene está diseñado por un pretérito Edén de féminas promiscuas!

-Sí. Cuando el macho perfeccionó su eficacia como cazador, se dio la monogamia: la hembra atraía para ella sola al mejor proveedor de carne, y el macho la invertía en ella.

-¿Qué le lleva a él a elegir a una y no a otra?

-Aquí interviene el misterio de las tetas: ¿por qué nos gustan los senos turgentes?

-De eso viven los cirujanos plásticos…

-El seno turgente es el seno núbil, adolescente: emparejarse con mujer joven, de larga fecundidad por delante, tuvo premio evolutivo… Y por eso la evolución seleccionó para la hembra humana una cara aniñada.

-¿Y por qué nos gusta la cintura estrecha con respecto a cadera y culo?

-La grasa arma a la hembra para la maternidad. Pero, de depositarse esa reserva en la cintura (como en el macho), parecería embarazada, así que la evolución la desvió abajo.

-Al fin, ¿somos monógamos o polígamos?

-Tenemos tendencia natural a emparejarnos, pero ¿estaríamos aquí si todo hubiese sido sexo conyugal?: tenemos tendencia natural también al sexo extraconyugal. Lo adaptativo son ambas conductas simultáneas.

-¡Somos monógamos adúlteros, entonces!

-La cierto es que la estabilidad de la pareja humana no se ha basado tanto en la satisfacción sexual como en los hijos dependientes y en la dependencia psicológica mutua.

-¿Y qué pasará en el futuro con el sexo?

-Los machos, al saber que del sexo venía la reproducción, reprimieron la sexualidad femenina (por temor a criar hijos de otro padre). ¡Acabemos ya con esa conjura! Somos una especie seleccionada para una sexualidad lúdica: ¿por qué aún seguimos penalizándola con lastimosas inercias culturales?


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s