Zazen, la esencia del zen – Taisen Deshimaru, “Zen y artes marciales”

Dogen escribió en el Shobogenzo: “¿Qué es zazen? Estar en el instante presente, más allá de
todas las existencias del universo, alcanzar la dimensión de Buda y vivir en esta dimensión.
Zazen es esto únicamente: más allá de budistas y de no-budistas, es penetrar en lo mas
profundo de la experiencia del Buda.”
Este lenguaje, muy simple, refleja la esencia misma del Zen que, él mismo, es simplicidad.”
¿Cuál es la esencia del zazen?
Zazen tiene su significación en sí mismo.
Se han dicho muchas cosas falsas a este respecto.
1. Para algunos, el zazen es una meditación, una actitud de pensamiento. Pero zazen no es
ni un “ismo”, ni un pensamiento, ni una meditación en el sentido que se la práctica en
el Cristianismo, o en el Hinduismo, por ejemplo. En Europa, Pascal definió al hombre
como “una caña pensante”, expresando así la concepción europea que hace del acto de
pensar la base del comportamiento humano. El pensamiento ocupa la vida entera, nadie
concibe el no-pensamiento. Profesores, filósofos en particular se entregan al
pensamiento, ninguno tiene la intención de criticar el pensamiento en sí. Zazen no es ni
un pensamiento, ni un no-pensamiento, está más allá del pensamiento, es pensamiento
puro, sin conciencia personal, en armonía con la conciencia del universo. Dogen cita
esta historia de Maestro Yakusan: Un día, mientras él estaba en zazen, un joven monje
le preguntó: “¿En qué piensa usted durante zazen?” Respondió: “Pienso sin pensar.”
Hishiryo: dimensión de pensamiento sin conciencia. Tal es la esencia del Zen, de zazen.
El pensamiento consciente es importante, desde luego, en la vida corriente y no se le
puede hacer desaparecer. Pero algunas veces sucede que se tiene la experiencia de
actuar sin pensar, sin conciencia, sin ego, espontáneamente, como por ejemplo en el
arte, en el deporte, o en cualquier otro acto en el que están implicados cuerpo y espíritu.
La acción se produce espontáneamente, antes de cualquier pensamiento consciente. Es
una acción pura, esencia del zazen.
2. La experiencia de zazen no es tampoco una experiencia especial o misteriosa, una
condición particular del cuerpo y del espíritu. Es la vuelta a la condición normal del
hombre. En general se piensa que una religión debe estar hecha de misterios y de
milagros, por oposición a la ciencia. De la misma manera para zazen, mucho piensan
que se trata de encontrar una “iluminación”, un estado de espíritu particular. La práctica
de la meditación, de la concentración en la postura de Buda, no tienen nada que ver con
todo eso. Las ceremonias, en las religiones, despiertan emociones, sentimientos,
56
éxtasis…Mientras que zazen no consiste ni en un éxtasis ni en un despertar sentimientos
ni una condición particular del cuerpo y del espíritu. Se trata de volver completamente
a la pura condición normal del hombre. Esta condición no es algo exclusivo de los
grandes Maestros o de los santos, sino que es sin misterio, está al alcance de todo el
mundo. Zazen es llegar a ser íntimo consigo mismo, encontrar el sabor, la unidad
interior y armonizarse con la vida universal.
3. Zazen no es una mortificación. Algunos piensan que una sesshin (periodo de
entrenamiento intensivo de algunos días ) consiste en hacer zazen durante largas horas,
dormir poco, no comer más que arroz y verduras… Y así, a causa del debilitamiento,
entrar en un estado de éxtasis. Este es un grave error que comenten también numerosos
monjes en el Japón. Sin embargo, Dogen escribió: “Durante zazen, debéis utilizar un
cojín bien grueso y apretado, puesto sobre la hierba o sobre una manta. El doyo debe
estar al abrigo de las corrientes de aire, del viento o de la lluvia, la atmósfera debe ser
agradable. No debe estar ni muy claro ni muy oscuro; la temperatura debe estar
adaptada a la estación.”
Todo esto es muy importante, porque zazen no es una mortificación, sino una Vía que
conduce a la verdadera paz, a la libertad del hombre.
¿Cuál es la esencia del zazen? Solamente la postura, la respiración y la actitud de
espíritu.
Todos los gestos de la vida cotidiana se vuelven Zen. Pero la fuente, el origen, es
solamente sentarse. La postura de zazen realiza la posición sentada justa. El zazen se práctica
sentado sobre un cojín: el zafu. Las piernas están cruzadas según la postura tradicional del
loto. El pie derecho sobre el muslo izquierdo, y el pie izquierdo sobre el muslo derecho,
plantas hacia arriba. También es posible adoptar el medio loto: solamente un pie reposa sobre
el muslo opuesto. Es muy importante que las rodillas se apoyen en el suelo.
Posición el cuerpo: El cuerpo está derecho. La pelvis basculada hacia delante, de manera
que los órganos internos adquieran su posición natural. Mi Maestro decía que la posición de la
espalda debe ser de tal manera que se tenga la impresión que el ano mira hacia el sol. La
cabeza está derecha, el mentón recogido, de manera que la nariz esté en la vertical del
ombligo y las orejas perpendiculares en la línea de los hombres. El Maestro Dogen decía: “La
espalda debe ser como un precipicio.” La postura de zazen es, como lo repito tan a menudo,
“empujar el cielo con la cabeza, empujar la tierra con las rodillas.”
Posición de las manos y de los hombros: Las manos reposan sobre los muslos, palmas hacia
arriba, la mano izquierda sobre la derecha. Los pulgares se unen horizontalmente, uno en la
prolongación de otro, formando el dibujo de un huevo. Las manos están en contacto con el
vientre. Los codos no están pegados al cuerpo, sino ligeramente separados, mientras que los
hombros y los brazos caen naturalmente.
Posición de la boca y de la lengua: La boca está cerrada, sin crispación. La extremidad de
la lengua está pegada al paladar, detrás de los dientes.
Posición de los ojos: Los ojos están semi-cerrados, la mirada puesta, y no fija, a un metro
delante de sí, inmóvil.
La respiración: Cuando la postura es correcta, la respiración es justa, y se produce de
manera natural. La expiración es más larga que la inspiración, potente y tranquila como el
mugido de una vaca. La inspiración se produce a continuación automáticamente. Durante la
expiración se presiona sobre los intestinos hacia abajo lo cual provoca una extensión de la
parte del vientre situado bajo el ombligo. La respiración debe ser silenciosa, natural y nuca
forzada, siempre la misma, tanto en zazen como en kin-hin.
57
Zazen es la condición normal del cuerpo y del espíritu: tranquilidad, estabilidad, armonía.
Antes de zazen, hay que balancearse ligeramente de derecha a izquierda para encontrar el
equilibrio inmóvil.
Esta experiencia de zazen permite encontrar la fuerza vital que está en nosotros. No se trata
de una tensión ni de un relajamiento, sino de una verdadera libertad y armonía. Los Maestros
Zen dicen siempre que no se puede expresar esto con el lenguaje porque esto sería engañar a
la gente ofreciéndoles una manzana pintada en un cuadro. La enseñanza del Zen, como lo
repito a menudo, se hace de mi alma a tu alma.
58
zazen
Dogen escribió en el Shobogenzo: “¿Qué es zazen? Estar en el instante presente, más allá de todas las existencias del universo, alcanzar la dimensión de Buda y vivir en esta dimensión. Zazen es esto únicamente: más allá de budistas y de no-budistas, es penetrar en lo mas profundo de la experiencia del Buda.”
.
Este lenguaje, muy simple, refleja la esencia misma del Zen que, él mismo, es simplicidad.” ¿Cuál es la esencia del zazen? Zazen tiene su significación en sí mismo.
Se han dicho muchas cosas falsas a este respecto.
.
1. Para algunos, el zazen es una meditación, una actitud de pensamiento. Pero zazen no es ni un “ismo”, ni un pensamiento, ni una meditación en el sentido que se la práctica en el Cristianismo, o en el Hinduismo, por ejemplo. En Europa, Pascal definió al hombre como “una caña pensante”, expresando así la concepción europea que hace del acto de pensar la base del comportamiento humano. El pensamiento ocupa la vida entera, nadie concibe el no-pensamiento. Profesores, filósofos en particular se entregan al pensamiento, ninguno tiene la intención de criticar el pensamiento en sí. Zazen no es ni un pensamiento, ni un no-pensamiento, está más allá del pensamiento, es pensamiento puro, sin conciencia personal, en armonía con la conciencia del universo.
.
Dogen cita esta historia de Maestro Yakusan: Un día, mientras él estaba en zazen, un joven monje le preguntó: “¿En qué piensa usted durante zazen?” Respondió: “Pienso sin pensar.” Hishiryo: dimensión de pensamiento sin conciencia. Tal es la esencia del Zen, de zazen. El pensamiento consciente es importante, desde luego, en la vida corriente y no se le puede hacer desaparecer. Pero algunas veces sucede que se tiene la experiencia de actuar sin pensar, sin conciencia, sin ego, espontáneamente, como por ejemplo en el
arte, en el deporte, o en cualquier otro acto en el que están implicados cuerpo y espíritu. La acción se produce espontáneamente, antes de cualquier pensamiento consciente. Es una acción pura, esencia del zazen.
.
2. La experiencia de zazen no es tampoco una experiencia especial o misteriosa, una condición particular del cuerpo y del espíritu. Es la vuelta a la condición normal del hombre. En general se piensa que una religión debe estar hecha de misterios y de milagros, por oposición a la ciencia. De la misma manera para zazen, mucho piensan que se trata de encontrar una “iluminación”, un estado de espíritu particular. La práctica de la meditación, de la concentración en la postura de Buda, no tienen nada que ver con todo eso. Las ceremonias, en las religiones, despiertan emociones, sentimientos, éxtasis…Mientras que zazen no consiste ni en un éxtasis ni en un despertar sentimientos ni una condición particular del cuerpo y del espíritu. Se trata de volver completamente a la pura condición normal del hombre. Esta condición no es algo exclusivo de los grandes Maestros o de los santos, sino que es sin misterio, está al alcance de todo el
mundo. Zazen es llegar a ser íntimo consigo mismo, encontrar el sabor, la unidad interior y armonizarse con la vida universal.
.
3. Zazen no es una mortificación. Algunos piensan que una sesshin (periodo de entrenamiento intensivo de algunos días ) consiste en hacer zazen durante largas horas, dormir poco, no comer más que arroz y verduras… Y así, a causa del debilitamiento, entrar en un estado de éxtasis. Este es un grave error que comenten también numerosos monjes en el Japón. Sin embargo, Dogen escribió: “Durante zazen, debéis utilizar un cojín bien grueso y apretado, puesto sobre la hierba o sobre una manta. El doyo debe estar al abrigo de las corrientes de aire, del viento o de la lluvia, la atmósfera debe ser agradable. No debe estar ni muy claro ni muy oscuro; la temperatura debe estar adaptada a la estación.” Todo esto es muy importante, porque zazen no es una mortificación, sino una Vía que conduce a la verdadera paz, a la libertad del hombre.
.
¿Cuál es la esencia del zazen? Solamente la postura, la respiración y la actitud de espíritu. Todos los gestos de la vida cotidiana se vuelven Zen. Pero la fuente, el origen, es solamente sentarse. La postura de zazen realiza la posición sentada justa. El zazen se práctica sentado sobre un cojín: el zafu. Las piernas están cruzadas según la postura tradicional del loto. El pie derecho sobre el muslo izquierdo, y el pie izquierdo sobre el muslo derecho, plantas hacia arriba. También es posible adoptar el medio loto: solamente un pie reposa sobre el muslo opuesto. Es muy importante que las rodillas se apoyen en el suelo.
.
Posición el cuerpo: El cuerpo está derecho. La pelvis basculada hacia delante, de manera que los órganos internos adquieran su posición natural. Mi Maestro decía que la posición de la espalda debe ser de tal manera que se tenga la impresión que el ano mira hacia el sol. La cabeza está derecha, el mentón recogido, de manera que la nariz esté en la vertical del ombligo y las orejas perpendiculares en la línea de los hombros. El Maestro Dogen decía: “La espalda debe ser como un precipicio.” La postura de zazen es, como lo repito tan a menudo, “empujar el cielo con la cabeza, empujar la tierra con las rodillas.”
.
Posición de las manos y de los hombros: Las manos reposan sobre los muslos, palmas hacia arriba, la mano izquierda sobre la derecha. Los pulgares se unen horizontalmente, uno en la prolongación de otro, formando el dibujo de un huevo. Las manos están en contacto con el vientre. Los codos no están pegados al cuerpo, sino ligeramente separados, mientras que los hombros y los brazos caen naturalmente.
.
Posición de la boca y de la lengua: La boca está cerrada, sin crispación. La extremidad de la lengua está pegada al paladar, detrás de los dientes.
.
Posición de los ojos: Los ojos están semi-cerrados, la mirada puesta, y no fija, a un metro delante de sí, inmóvil.
.
La respiración: Cuando la postura es correcta, la respiración es justa, y se produce de manera natural. La expiración es más larga que la inspiración, potente y tranquila como el mugido de una vaca. La inspiración se produce a continuación automáticamente. Durante la expiración se presiona sobre los intestinos hacia abajo lo cual provoca una extensión de la parte del vientre situado bajo el ombligo. La respiración debe ser silenciosa, natural y nuca forzada, siempre la misma, tanto en zazen como en kin-hin.
.
Zazen es la condición normal del cuerpo y del espíritu: tranquilidad, estabilidad, armonía. Antes de zazen, hay que balancearse ligeramente de derecha a izquierda para encontrar el equilibrio inmóvil.
.
Esta experiencia de zazen permite encontrar la fuerza vital que está en nosotros. No se trata de una tensión ni de un relajamiento, sino de una verdadera libertad y armonía. Los Maestros Zen dicen siempre que no se puede expresar esto con el lenguaje porque esto sería engañar a la gente ofreciéndoles una manzana pintada en un cuadro. La enseñanza del Zen, como lo repito a menudo, se hace de mi alma a tu alma.
.
Anuncios

1 comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Una respuesta a “Zazen, la esencia del zen – Taisen Deshimaru, “Zen y artes marciales”

  1. Adriana M.G.

    Muchas gracias por el contenido de este artículo, es sumamente interesante e instructivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s