Si no vemos no sentimos. Los sentimientos son inteligencia instantánea – Entrevista a Paul Slovic, Director del Decision Research Center (Lluis Amiguet, 041105)

paulslovic

Tengo 67 años y he dedicado toda mi vida a estudiar nuestra razón y nuestras emociones: les aconsejo que, al decidir, tengan ambos en cuenta. Nací en Chicago. Soy judío no creyente. Soy un demócrata anti-Bush: somos muchos pero no los suficientes. El sufrimiento ajeno en cifras no se siente. Inauguro el curso de Económicas en la UPF

– Durante siglos, nos han educado para que, al tomar decisiones, sepamos separar los sentimientos de la razón.

– Yo trato de usar la razón.

– Pues se equivoca. Y me veo obligado a contradecir a Descartes y su Discurso del método, pero he dedicado mi vida a probar que separar la razón de los sentimientos no es aconsejable y, además, es imposible.

– ¿Por qué?

– Usted ve rayas… ¡Un tigre! ¿Qué hace?


– ¡Corro a esconderme!

– Acierta. Y no ha seguido a la razón sino al miedo, una emoción…

– Es verdad, pero como descubrimiento no es gran cosa…

– He sido miembro de los comités de estudio de riesgos de la Academia de Ciencias de EE. UU. Hoy tenemos en cuenta que, al investigar la catástrofe del Challenger, supimos que varios miembros de la tripulación al ver la nave avisaron de grave riesgo.

– ¡Dios mío! ¿Y por qué nadie les hizo caso?

– Porque ya existía un completo sistema informático de cálculo de riesgo de lanzamientos en la NASA que no incluía la intuición humana entre las variables computadas. En cambio, esa intuición humana fue capaz de detectar a simple vista algo que no estaba del todo bien en el fuselaje de la nave.

– Pues el ordenador no estuvo fino.

– Porque los astronautas tenían emociones y el ordenador, no. Es un ejemplo de lo caro que sale hacer caso a rajatabla a Descartes y separar los sentimientos de la razón. Van juntos y son imprescindibles, porque los sentimientos son inteligencia instantánea.

– ¿En qué sentido?

– Ese miedo que le hace correr es una forma urgente de inteligencia que ha permitido la supervivencia de la especie y que complementa al raciocinio. La razón y el sentimiento no son opuestos, como nos dicen siempre, sino complementarios y muy difíciles de deslindar a la hora de decidir algo. Las decisiones que tomamos son el producto de esa danza sutil entre el sentimiento y la razón.

– Un baile difícil de dominar.

– Por ejemplo, salga a la calle, se cruza con alguien en un estrecho callejón y le mira: no sabe si saludarlo o no. ¿Qué decide?

– Pues si me da buen rollo tal vez le salude.

– Pues, mire: estos cálculos de estos folios son los que tendría que hacer para tomar en ese caso una decisión sólo racional.

– ¡Veo que pueden ocupar folios!

– En cambio, su emoción, inteligencia instantánea, ha decidido por usted en segundos.

– Puedo equivocarme y que me atraquen.

– Ahí está la segunda parte de la lección de hoy: saber combinar razón y sentimiento.

– Se admiten consejos.

– Fui consejero de la Academia de Medicina en el análisis de la percepción de riesgo por los fumadores. Y allí aprendimos que frente al tabaco, en cambio, hacer caso sólo a esa inteligencia instantánea de la emoción le puede costar la vida.

– ¿No exagera?

– ¿Lo ve? A usted, como a los fumadores, le cuesta percibir el riesgo, porque cuando enciende un cigarrillo deja que sus emociones, impulsadas por su adicción, decidan por usted. Y va y enciende el cigarrillo.

– Si sólo fuera un ordenador, no lo haría.

– Sólo con que usara la razón ya no lo haría. Pero el fumador usa la emoción, porque la memoria humana es parcial. No almacenamos ningún concepto en nuestra memoria sin una especie de etiqueta positiva o negativa pegada al concepto memorizado.

– ¿Puede ser más preciso?

– Que usted, cuando piensa y decide, no recuerda casa o cigarrillo o María…

– ¿Y qué recuerdo?

– “La casa bonita”; “la mesa vieja”; “el cigarrillo sabroso” o “María, la simpática”…

Todo lo que recordamos lleva asociado siempre un calificativo con su sentimiento y es casi imposible para un ser humano separar esa etiqueta, le llamamos affect, del concepto almacenado en su memoria. Ese affect es un susurro de las emociones que nos dice si lo que hacemos está bien o mal. Por eso, nuestro juicio racional nunca es imparcial.

– Pero podemos intentar que lo sea.

– Será sólo un intento, porque la imparcialidad humana, y he testificado ante muchos tribunales, es sólo una aspiración. Por eso nuestra toma de decisiones es tan fácilmente influenciable por la temible propaganda. Por ejemplo, la del tabaco.

– ¿El vaquero de Marlboro?

– Buen ejemplo. Como recordamos todos los conceptos con esa etiqueta emocional, si la publicidad consigue con imágenes que asociemos buenos sentimientos al concepto, cuando encendamos un cigarrillo, además de satisfacer nuestra adicción, gratificamos nuestros sentimientos con aire libre, libertad… Pero la publicidad usará siempre imágenes, recuerde, nunca texto ni números.

– ¿Por qué?

– Los números no nos provocan ninguna emoción. Por eso se suceden los genocidios. Nuestra emoción, y las decisiones que provoca, no es proporcional al número de víctimas. Nos emociona más la muerte de un niño ante nosotros que la de un millón de personas en África: si no vemos, no sentimos. De ahí la importancia del arte, la fotografía, la literatura y el periodismo: ponen cara e imagen y sentimientos al sufrimiento humano.

– Por eso Darfur no existe.

– Correcto: en Darfur han muerto 400.000 personas y nadie ha reaccionado, porque es una tragedia sin imágenes. Del mismo modo, el holocausto no sería tal sin su representación emocional, sin el diario de Ana Frank y otras obras que singularicen el horror.


Anuncios

1 comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Una respuesta a “Si no vemos no sentimos. Los sentimientos son inteligencia instantánea – Entrevista a Paul Slovic, Director del Decision Research Center (Lluis Amiguet, 041105)

  1. benisa sanchez

    Esta muy bueno este articulo, separar los sentimientos , la emoción de la razón no es posible, además no es prudente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s