El antisemitismo y los Protocolos de los Sabios de Sion – Entrevista a Hadassa Ben-Itto (Víctor M. Amela, La Vanguardia, 190106)

¿Edad? Más de la que aparento… Nací en Bazezin, aldea de Polonia, y de niña emigré con mis padres a Palestina. Luché por la creación del Estado de Israel. He sido juez del Tribunal Supremo en Tel Aviv. Estoy divorciada, y tengo una hija y dos nietos. Soy de centroizquierda y agnóstica. Los judíos no estamos seguros en ningún lugar del mundo.

– ¿Vivió el holocausto?

– No: en 1935 mis padres emigraron a Palestina. Yo tenía nueve años. Cuatro después, Hitler invadía Polonia…

– ¡Tuvo usted suerte!

– Todos nuestros familiares en Polonia acabaron exterminados por los nazis…

– ¿Qué llevó a sus padres a emigrar?

– Eran de familias judías en Polonia desde hacía muchas generaciones. Pero mi madre soñaba con ir a Tierra Santa desde niña…

– ¿Cómo era la Palestina de aquellos años?

– Los árabes tenían un pacto con Hitler, y los ingleses no nos ayudaban. Así que los judíos luchamos para fundar nuestro propio Estado: ¡Israel! Me recuerdo ocultando granadas en mis sostenes, con 15 añitos…

– Vaya.

– ¡Millones de judíos habían sido asesinados en Europa! Necesitábamos un hogar. Yo estudié: me convertí en juez. Lo he sido durante 31 años. Pero hace seis años lo dejé…

– ¿Por qué?

– Para dedicarme a fondo a investigar una obra que está en la base del antijudaísmo en el mundo, una obra de la que se sirvieron tanto Stalin como Hitler para atacar a los judíos.

– ¿Qué obra es ésa?

– Es conocida como Protocolos de los Sabios de Sión.Hoy está prohibida en Alemania y en Francia. Pero sigue siendo lectura constante en muchas mezquitas, ¡y casi todos los suicidas palestinos la llevan encima!

– No sabía… ¿Qué se entiende por Sión?

– En los textos bíblicos, el término Sión es sinónimo de Jerusalén o de Tierra Santa.

– ¿Y quiénes son esos Sabios de Sión?

– Nadie. ¡Jamás han existido tales sabios!

– ¿Entonces?

– Según esos Protocolos,se trataría del sanedrín secreto de los judíos, ¡diseñador de un plan oculto para dominar el mundo! Y los Protocolos detallan los pasos de este plan.

– ¿Quién fue el autor de esos Protocolos?

– ¡Ni sabios judíos ni judío alguno, desde luego! Fue una siniestra invención: todo en esa obra es falso, puro invento, impostura.

– ¿Pero sabemos quién fue el falsario?

– Sí, lo he descubierto: fue Piotr Rachkovsky, un agente secreto del zar de Rusia.

– ¿Con qué fin?

– El de forjar un arma arrojadiza contra los judíos que le fuese útil al zar de Rusia.

– ¿Y qué tenía el zar contra los judíos?

– La política zarista fue siempre antijudía. Cuando empezaron a proliferar los bolcheviques, el zar vio que algunos eran judíos. Y decidió explotar el viejo antisemitismo ruso para combatir así el bolchevismo.

– Es cierto que Marx y Lenin eran judíos…

– Marx sí lo era. ¡Lenin, no! Trotsky, sí. Stalin, no… Deportó y mató a miles de judíos… ¡Igual que antes habían hecho los zares!

– ¿De dónde venía ese antisemitismo ruso?

– Desde hace 2.000 años, como en otros países cristianos, ¡los judíos eran los asesinos de Jesucristo…! Y aquel antijudaísmo tradicional de raíz religiosa se alió, desde el siglo XIX, con un antijudaísmo de raíz política.

– ¿Y por qué surge eso en el siglo XIX?

– En ese siglo se verifican bruscos cambios sociales en Europa: la revolución industrial, el ferrocarril, la demografía…, y emergen descontentos sociales. Y hacía falta un chivo expiatorio… Y había uno ideal: ¡los judíos!

– ¿De qué se culpaba a los judíos?

– De amasar dinero y poder, de dominar los negocios, de acapararlo todo…

– ¿Todo falso?

– Muchos judíos eran hábiles en las finanzas. ¡Lógico!: durante siglos se les prohibió poseer y trabajar tierras, por lo que se concentraron en estudiar y en manejar dinero y joyas. Padecían tantas expulsiones, que preferían tener bienes muebles, fáciles de llevar.

– Total, que les cayó el odio encima…

– Ahí está el caso Dreyfuss, en Francia. Se le condenó sólo por ser judío. Se decía que los judíos se apoderaban del ejército…

– Y todo era mentira, como se demostró…

– A uno de los periodistas en el juicio, el judío vienés Theodor Herzl, aquello le afectó: decidió que los judíos necesitaban un Estado propio. Y fundó el sionismo político.

– ¿En qué año?

– En el I Congreso Sionista de Basilea, en 1897. Por mayoría, se decidió que ese Estado propio debería fundarse en Palestina.

– ¿Y cuándo se escriben los Protocolos?

– En París, en 1905. Piotr Rachkovsky plagia un libro prohibido del francés Maurice Joly, una denuncia de cómo Napoleón III asesinó a rivales, se apoderó de la policía, los jueces, la calle…: ¡lo plagió, e inventó que eran planes judíos para dominar el mundo!

– ¿Y coló?

– Lo envió a Rusia, y allí se tradujo y se imprimieron miles de ejemplares: atizó el odio a los judíos, los pogromos se multiplicaron… “¡Mata judíos, salva a Rusia!”, se gritaba…

– ¿Y cómo llegó Hitler a leer ese libro?

– Los soldados rusos blancos que huyeron de Rusia tras el triunfo de los bolcheviques lo llevaban en sus mochilas. Y corrió por Europa. Al leerlo Hitler, vio que era ideal para decirles a los alemanes: “¿Veis? ¡O los judíos o nosotros!”. Adoptó los Protocolos como útil herramienta para su plan de exterminio.

– ¿Alguien lo utiliza todavía hoy?

– Al Qaeda: los integristas islamistas lo leen para alimentar su odio antijudío. Se reedita en esos países ¡con prólogos que afirman que los judíos matamos niños para mezclar su sangre con la masa de nuestros panes…!

– Qué burdo.

– Pero funciona. Cada Ramadán se emiten series de televisión que escenifican cómo un judío degüella a un niño, su sangre cae, y el niño chilla y chilla pidiendo piedad… Así se inflama el odio contra los judíos, día a día…

El texto de los ´Protocolos de los Sabios de Sión´ está hoy prohibido en Israel, en Alemania, en Francia… La juez Ben-Itto ha sido partidaria de prohibirlo, pero sabe que hoy eso es inútil: internet hace circular los textos sin barreras. Por eso prefiere dedicarse a divulgar el falsario origen de los infundios de los ´Protocolos´: lo cuenta en ´La mentira que no ha querido morir´ (Riopiedras), libro subtitulado ´Cien años de los Protocolos de los Sabios de Sión´. Ben-Itto me hace notar que todos los fundamentalismos (nazi, soviético e islamista) han manejado los ´Protocolos´ “para atacar a los judíos y, a la vez, ¡para aplicar esa estrategia de dominio mundial de que acusan a los ´Protocolos´, a los judíos!”. También de ahí sacó Franco su concepto de “conspiración judeo-masónico-comunista”.

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

2 Respuestas a “El antisemitismo y los Protocolos de los Sabios de Sion – Entrevista a Hadassa Ben-Itto (Víctor M. Amela, La Vanguardia, 190106)

  1. benisa sanchez

    Que bueno Mariano, este tema me apasiona. Traduce demasiadas cosas.

  2. Una conveniencia mas, por el uso de las religiones para dominar los intereses de los poderes en cada momento histórico, siempre fué igual, repitiendose la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s