La aceptación serena y el soltar ataduras te dan tranquilidad en la adversidad y firme confianza ante la perplejidad – Autor: Gonzalo Gallo González, articulista

Todo es pasajero y en la Tierra se cumple la ley espiritual de impermanencia, tan conocida en el budismo. Eres un ser migratorio, lo que te rodea es prestado y un día lo vas a dejar acá. Por lo mismo, te conviene soltar las cadenas y no aferrarte a nada ni a nadie, ya que a más desapego menos sufrimiento. Cree que todo sucede para el bien en el orden divino, aunque enfrentes escollos que te frenan.

El dolor y las penas pasan y tienen un sentido, incluso, cuando sólo hay débiles vestigios de fe y esperanza. En los planes del Padre surgen salidas si te rodean las sombras y no hallas recursos ni fuerzas.

Sólo entra en el espacio de lo sobrenatural y no pierdas la paz por cosas materiales. Si tu fe tiene raíces y no es una fe de palabras, el mal no se atrinchera en tu corazón.

Conéctate con tu esencia y no sufrirás por realidades terrenales que son impermanentes. Sigue adelante y cree que las cosas pasan para algo positivo, nunca para tu mal. Todo lo que está vivo muere para vivir. Sólo las flores de plástico no mueren nunca.

Hace poco tuve el privilegio de hablar con alguien que estuvo secuestrado varios años, y me dijo: “la fe, la aceptación y el amor a mis seres queridos fueron mis baluartes en los días más críticos. También el ejercicio de repetirme sin cesar. Esto también pasará”. Y agregó: “fue terrible, pero me acerqué más y más a Dios. Ahora comparto más con los que amo sin apegos”.

Así es, la aceptación serena y el soltar ataduras te dan tranquilidad en la adversidad y firme confianza ante la perplejidad. Con esas fuerzas sales adelante y no te desgastas en épocas de incertidumbre.

Cuida tu fe con una oración asidua y amorosa, buenas lecturas y buenos frutos. Cuida tu fe, porque ella te mantiene sólido como una roca en los días de sombra y abatimiento.

Ama con libertad y sin apegos, porque sólo estás bien cuando puedes decirle a la persona que amas: “Te quiero, pero no te necesito. Te amo sin exigencias y puedo ser feliz sin ti. Tú no eres mi felicidad”.

Si lo haces evitas falsas identificaciones y abandonas expectativas que causan dolor. No es indiferencia, ni insensibilidad, es acallar los deseos, es el verdadero amor libre ¿Eres capaz de decirle a los que amas: “no te necesito y sin ti me siento súper bien? ¿Tu felicidad es interna o externa? ¿Depende de tu paz interior o de los demás y de las posesiones? Buda se iluminó cuando tomó la decisión de silenciar los deseos como fuente del sufrimiento. Por eso, le preguntaron a un sabio: ¿cuál es una de las elecciones que más te acercó a la luz y la paz? Y él dijo: “mi vida se llenó de calma el día que dejé de tener expectativas y elegí alinearme con un plan divino”.

No son los demás los que nos hacen daño, son nuestras exigencias y expectativas las que nos hieren. No es fácil eliminar las expectativas y los apegos, pero lo logras si te lo propones y ya nunca más vuelves a sufrir.

Fuente: portafolio.com.bo – Colombia

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

2 Respuestas a “La aceptación serena y el soltar ataduras te dan tranquilidad en la adversidad y firme confianza ante la perplejidad – Autor: Gonzalo Gallo González, articulista

  1. Iván

    Y que me puedes decir de los hijos, también les puedes decir soy feliz sin tí y no te necesito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s