Los tiburones, esa gente envidiosa y sin escrúpulos, son seres humanos, y en cada ser humano hay algo que vale mucho la pena – Entrevista a Dominique de Courcelles, especialista en mística (Ima Sanchís, 240506)

Tengo 52 años. Nací y vivo en París. Soy filósofa especializada en Historia de las Ideas y en Mística. Estoy casada y tengo dos hijos. Creo que el debate es fundamental en política. Soy humanista. Creo que hay en el mundo una energía de vida y que debemos participar en ella. Publico Viaje de hierba y de lluvia (Alpha Decay)

– ¿Cuál es la idea más poderosa que ha entrado en su vida?

– El interés por ver cómo funcionan los pensamientos y las esperanzas de los otros sin juzgar.

– Todos tenemos prejuicios.

– Por eso hay que aprender a abandonar el lugar propio para encontrarse con otros. Hay que viajar por el mundo y por la mente de otros, me parece una condición fundamental para poder conocerte a ti mismo.


– Usted ha recorrido durante años el mundo de los místicos, ¿qué idea le ha impactado?

– Una frase de san Juan de la Cruz: “Y me abatí tanto, tanto, tanto, que subí tan alto, tal alto, tan alto”.

– Los místicos sufrían mucho, ¿era su manera de estar en el mundo?

– Tenían en cuenta todos los aspectos de la vida, no despreciaban el sufrimiento y, a partir de situaciones muy difíciles, desarrollaban gustos nuevos, nuevas maneras de vivir y de estar. Pero también la mística, sobre todo en el siglo XVI, era una manera de escapar de una asfixiante opresión social.

– Mitificaban el sufrir, pero ¿y la alegría?

– La alegría es estar en armonía con tus propios deseos y pasiones y también con el mundo, sobre todo con la naturaleza.

– San Francisco de Asís hablaba con los astros y con los animales.

– Sí, invocaba a los planetas, a las plantas y a los animales para situarse él mismo en el universo.

– Parece hermoso.

– Si uno se toma el tiempo de observar la naturaleza, de atender al mundo, acaba entrando en armonía.

– Si uno trabaja en una oficina siniestra rodeado de tiburones, ¿cómo ponerse en armonía?

– Los tiburones, esa gente envidiosa y sin escrúpulos, son seres humanos, y en cada ser humano hay algo que vale mucho la pena.

– Sí, pero a veces es tan recóndito…

– Creo firmemente que siempre podemos encontrar ese algo que vale la pena. Pero por supuesto que hay que protegerse, y la mejor manera es haciendo entender al otro que hay algo que vale la pena en él.

– ¿Cuál es la lección más importante que le ha dado a usted la vida?

– Tengo 52 años y a esta edad es fácil estar decepcionada, no tener ilusión. A partir de los cincuenta tienes la certeza de que la vida es difícil, pero también sabes que hay mucho que hacer y que hay que esforzarse.

– ¿Esforzarse por vivir?

– Sí, cada mañana hay que hacer el esfuerzo de ser optimista, porque si no la vida fácilmente te convierte en cínico. Creo que la alegría es una actitud fundamental. Cada día hay algo nuevo que descubrir y eso me gusta mucho.

– ¿Qué otras ideas místicas nos pueden ser útiles?

– La literatura mística juega a transgredir el tiempo y el espacio. Sus palabras suelen ser muy profundas y hermosas, y creo que meditar sobre algunas frases no sólo nos otorga conocimiento sino también poder.

– ¿En qué frase está pensando?

– En algo que escribió Angelus Silesius: “La rosa es sin porqué”.

– Da que pensar, sí.

– Las palabras de los místicos son consistentes, son palabras sustanciales, con colores, olores… Son palabras con poder.

– Hábleme de ese poder.

– Para entender el poder de las palabras hay que pasar por el silencio como hacían los místicos. Ellos creían que las palabras y las cosas tenían poder en sí mismas; y muy especialmente los elementos naturales: el agua, el fuego, los árboles, la hierba, las piedras…

– ¿Qué significaba para ellos el agua?

– Para ellos representaba la fluidez, una fluidez sin fin.

– ¿Y cuál es la palabra más poderosa?

– Quizá círculo. “Quien conoce la fuerza del círculo ya no teme a la muerte”, dijo Hofmannsthal. Y el gran poeta, Rilke, añadió: “Me gusta cuando el círculo se cierra, cuando una cosa se junta con otra”.

– ¿Qué significa?

– Si entiendes la vida como desarrollo lineal – naces, creces y mueres-, la muerte significa el punto final de la vida. Pero el círculo no tiene punto final, es un movimiento perpetuo. Mirar al círculo permite escapar a la muerte.

– ¿Para qué?

– En algunas tradiciones una experiencia mística consiste en realizar un viaje siguiendo con los ojos los perfiles de un círculo; es un entreno para no temer a la muerte o, lo que es lo mismo, concentrarse en lo importante.

– Hábleme de las piedras.

– En realidad, la idea que nos dan los místicos es que hay que mirar la naturaleza de otra manera. Las piedras, por ejemplo, han estado en el interior de la Tierra, han sido su vientre millones de años y después han surgido al exterior y podemos verlas.

– Visto así, son un tesoro lleno de misterio.

– Creo que tienen una vida muy particular, muy poderosa, y que pueden participar en la vida de los hombres. Me parece muy emocionante llevar sobre el cuerpo una piedra que existe desde hace millones de años y que ha sido partícipe de todos los movimientos y formaciones.

– ¿Qué poder nos transmiten?

– Paz y armonía con el cosmos. El universo es una máquina maravillosa de armonía en la que todos los elementos giran y se relacionan. Respetar el equilibrio del planeta es una manera de garantizarse a uno mismo equilibrio y buenas relaciones con los otros porque todo en el universo está en relación. Saber fluir con conciencia es un gran poder.


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s