El mundo no se mide solamente por lo material – Oriol Pi de Cabanyes (lavanguardia, 171208)

El presidente francés, que lo era también del Consejo de la Unión Europea, se entrevistó, hace unos días en Polonia, con el Dalai Lama. Fue un gesto que le honra y que nos honra a todos los europeos, un gesto de dignidad democrática y de valentía política. Porque Sarkozy (a diferencia de otros presidentes que, negándose a recibir al Dalai Lama, se mostraron más bien poco honorables) no se ha sometido al chantaje de los gerifaltes del Partido Comunista chino amenazando con represalias.

¿Qué derecho tiene China, por más gran potencia emergente que sea, por más que todo el mundo aspire a hacer con ella grandes negocios, a decidir si el presidente electo de un Estado europeo puede o no puede reunirse libremente con el Dalai Lama? Más todavía cuando el mismo Nicolas Sarkozy admite hoy que el Tíbet forma parte de China y que el propio Dalai Lama, sin estar ya más por la independencia, aboga por una autonomía de su país en articulación con la República Popular.

¿Por qué China teme tanto el más mínimo gesto de reconocimiento exterior del pueblo tibetano? Sorprende tanta inseguridad. Y la prepotencia con la que están haciendo todo lo posible para que el Tíbet desaparezca poco a poco, sin armar jaleo. Y que pase a ser una región china más.

Las amenazas que se ciernen sobre la supervivencia del Tíbet como tal son enormes. Pero si desapareciera el Tíbet, que es una gran reserva de espiritualidad, sería una tragedia para el mundo. Aunque para los chinos sería un accidente sin importancia. En declaraciones a Xavi Ayén para el Magazine, Horace Engdahl, el diligente secretario de la Academia Sueca, se mostraba sorprendido por la desmesurada reacción china cuando se le concedió el premio Nobel de Literatura al escritor exiliado Gao.

“Sólo señalo que los líderes de la superpotencia más poblada del mundo – recordaba-se sintieron amenazados por una persona que, sentada en una habitación de su piso de la banlieue parisina, ennegrecía folios con signos de escritura. Es la más bella imagen del poder de la palabra que podamos imaginar”.

Sí. Como también esta foto del sonriente Dalai Lama invistiendo a Nicolas Sarkozy con la khata de seda blanca es la más bella imagen que podamos imaginar del poder de un hombre que da testimonio de que el mundo no se mide solamente por lo material.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s