¿Cómo puede estar uno vacío si está lleno de Budismo? – Aporte de un lector que se hace llamar El rey Loui (gwaith@hotmail.com)

Me pareció tan interesante este aporte que lo agrego como artículo para darle la debida promoción. Recomiendo su lectura y sobretodo su reflexión, porque atinge a una duda que siempre he tenido y no termino de satisfacer:

Todos estas enseñanzas y cuantos son muy bonitos. Cierto. Es una tendencia general en todas las religiones eludir un tema espinoso aduciendo que es cuestión de creer, tener fé o practicar. Sin embargo ninguno es capaz de responder a algo tan sencillo como lo que pregunto. Te contaré yo también un famoso cuento budista que viene igualmente como anillo al dedo:


“De repente, todos los esfuerzos se desprendieron. Estaba vacío, porque cuando no hay nada que hacer, la mente no puede moverse. La mente se mueve sólo porque hay algo que hacer, alguna motivación, alguna meta. La mente se mueve porque algo es posible, hay algo que se puede conseguir, si no hoy, entonces mañana. Si existe la posibilidad de conseguir algo, la mente se mueve.
Esa noche Buda llegó a un punto muerto. En realidad, murió en ese preciso instante porque no había futuro. No había nada que conseguir, ni nada que pudiera conseguirse. “Lo he hecho todo. El mundo entero es inútil y toda esta existencia es una pesadilla”. No sólo se le antojó fútil el mundo material, sino el espiritual también. Se relajó. No es que hiciera nada para relajarse. Esta es la cuestión que hay que entender: no había nada que le provocara tensión, por tanto se relajó. No hubo esfuerzo alguno por su parte para relajarse
No es que intentara relajarse bajo el árbol del bodhi. No había nada que hacer, nada por lo cual estar tenso, nada que desear, ningún futuro, ninguna esperanza. Esa noche su desesperanza era total. La relajación ocurrió. No puedes relajarte si queda algo que conseguir que sigue dando vueltas en tu mente. Le das vueltas y vueltas y más vueltas. Pero esa noche, las vueltas pararon de repente, la rueda se paró. Buda se relajó y se durmió. Cuando se despertó por la mañana, la última estrella se estaba poniendo. Vio cómo desaparecía la última estrella, y con esa estrella él desapareció por completo, se convirtió en un ser iluminado.”

De esto estamos hablando. ¿Cómo puede estar uno vacío si está lleno de Budismo? Os equivocáis deliberadamente al pensar que no hago más que preguntar, igual que os equivocáis al presuponer que soy alguien ajeno al Budismo. Las preguntas son sólo un pretexto, una forma de expresar lo que quería transmitir.

¿De verdad no podéis ver que el mismo concepto de “práctica” entraña búsqueda, miedo, deseo, pertenencia? ¿No podeís ver que es algo que no es revolucionario, algo que no cambiará nada, algo intrínsecamente contrario al mismo concepto de libertad interior, al mismo concepto de Budismo? ¿Tan ahítos estáis de Budismo?

Así que practicad, practicad, practicad, respirad, respirad, repetid, repetid, repetid, meditad, meditad….. quizá el tiempo -esa ficticia estructura mental que nunca ha solucionado nada- os pueda a vosotros sí convertir en seres mejores. De verdad lo deseo.

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

15 Respuestas a “¿Cómo puede estar uno vacío si está lleno de Budismo? – Aporte de un lector que se hace llamar El rey Loui (gwaith@hotmail.com)

  1. esoliloquio

    Creo en la meditación y me creo algunos de los bonitos cuentos budistas que mencionas. La práctica le sirve a cada uno para lo que le sirve. Pienso que cada uno cree en lo que cree pero que para meditar no necesitas tener fe en nada más que en ti mismo, cosa que, en cualquier caso, redundarà en tu beneficio, creo (yo creo en eso, no pienso que sea tener fe).

    Te deseo lo mejor, con práctica o sin ella.

  2. El rey Loui

    Lo que cuestiono es el mismo concepto de “práctica”. ¿Puede ser la iluminación algo que esté al final de un camino? ¿Deseamos llegar a ese final? ¿Qué es meditar? ¿Es la repetición de unos esquemas, unos sistemas que otro -por muy maestro que sea- me ha enseñado? ¿Meditamos con la esperanza de que un afortunado día nos sobrevenga la “iluminación”? Y si no llega…bueno, al menos seremos mejores personas ¿no? Al fin y al cabo somos Budistas…

    No. El budismo es una revolución que está aquí y ahora. No al final de nada. De no ser así no sirve para nada, y se equipara a cualquier otro proceso o camino de “salvación”, igual que el de cualquier otra religión. La mayoría de budistas han caído en esa trampa, y han perdido el verdadero sentido del Budismo. Creer que el tiempo y el esfuerzo continuado nos traerá la “iluminación”, es como creer que el rezar mucho e ir a misa nos hará ganar el cielo.

    Nuestra verdadera naturaleza es la iluminación y la única diferencia es que no “vemos” que de hecho somos ya seres iluminados. ¡No estamos aislados como creemos! ¡No estamos sólos! La distancia que nos aisla de lo demás es sólo una creación de nuestra mente ¡Nuestro pensamiento es sólo una voz! Escúchala, pero no hagas nada al respecto, date cuenta de su movimiento, de su continuo deseo !pero no lo combatas! Por que quién pretende combatirlo o superarlo ¡es el propio pensamiento!¡Tu propio yo!¡Es el pasado! ¿Como va a combatir el deseo el propio deseo? ¿la violencia la propia violencia? ¿el miedo el propio miedo?

    Es lo que hacemos ¿no? Decidimos combatir con la “practica” y decimos “voy a meditar, he de cambiar” ¡Pero quién dice eso es el propio pensamiento¡ El observador es lo observado y cualquier movimiento que hagamos es fruto de nuestro pensamiento. No hay nada más.

    Este “ver” cada movimiento de nuestro pensamiento sin aceptarlo o negarlo, sin censurarlo de ningún modo es meditación. Pues la carga del ayer se desecha -no hay lucha- y el pensamiento pierde su fuerza disruptora, toda la energía que se disipaba en el “deber ser”, en el “conseguir”, etc. se concentra ahora en el instante, en el ahora. Un ahora sin pasado. Y de ahí surge la acción. El movimiento que no nace del miedo o el deseo, sino de la libertad. Éste es un movimiento verdaderamente revolucionario. Una acción que puede transformar el mundo.

  3. No quiero ser agua fiestas pero creo que admirar al budismo no es estar vacío.
    Para mí Jesucristo fue un discípulo de algún heredero intelectual de Buda.
    En la cena de despedida, lavó los pies a sus discípulos como fue práctica de amor y humildad de Buda, cuando sus monjes se rehusaron lavar los pies del humilde Upali. Buda, como Jesús fue categórico, el que por orgullo no lava los pies de su prójimo “no tiene parte conmigo”. Ambos dijeron lo mismo.
    Otro caso es que Juan el Bautista fue en realidad el mismo Jesús de los Evangelios. Bautista es lo mismo que Budista (Bodistattva)

  4. Excelente post !

    El que medita, medita.

    El que no, no.

    El que quiere budismo, que lo tenga.

    El que no, que mate al Buddha.

    El cielo está nublado.

    Cae una copiosa y refrescante lluvia.

    Las ranas me dicen “croac, croac”.

    Abrazo.

  5. esoliloquio

    Estoy de acuerdo en que “Este “ver” cada movimiento de nuestro pensamiento sin aceptarlo o negarlo, sin censurarlo de ningún modo es meditación.”
    La iluminación y los maestros de momento se salen de mi ámbito de interés. Pienso más bien en los beneficios de la meditación. Seguro que aquietar la mente, indagar en nuestro interior, intentar ver la realidad tal cual es, conocernos un poco más a nosotros mismos son propuestas válidas, con iluminación, con religión, con maestros o sin ellos.
    La meditación es personal, es un camino hacia uno mismo, no requiere creencias concretas ni compromisos más que con uno mismo. Enfocar la mente es cada vez más necesario en un mundo cada vez más disperso. Las posibilidades crecen exponencialmente, el acceso a la información es prácticamente ilimitado, nuestros grados de libertad se han disparado, música a nuestro alcance, literatura, actividades… la dispersión nos invade. Pienso que este arte tan antiguo es hoy en día la mejor arma que tenemos no sólo para defendernos de la dispersión, sino para avanzar en nuestro autoconocimiento.
    También pienso como Freedombanker, “El que medita, medita. El que no, no.” Aquí no hay proselitismo, no hay negocio, no hay propaganda, no hay secta, sólo un espacio de libertad: el budismo, los blogs, los comentarios en los blogs… y por encima de todo, la meditación.

    Un abrazo budista, o no.

  6. El rey Loui

    El que medita, medita.

    El que no, no.

    Las ranas me dicen “croac, croac”.

    Los pajaritos cantan

    y las nubes se levantan.

    ¿Que beneficio tiene aquietar la mente mediante un “arte” aprendido que es un “proceso” en el tiempo? ¿Realmente ha ayudado a la humanidad? ¿Desde cuanto tiempo hace que el hombre “medita”? ¿Es el tiempo el que nos dará la solución a nuestros problemas como humanos?

    Efectivamente no hay negocio o propaganda, hay necesidad. Al menos en muchos, muchísimos casos, la “practica de la meditación” se convierte en algo decisivo en nuestras vidas, algo que las dota de sentido, algo de lo que no podemos preescindir porque nos conforma y nos da sentido de pertenencia, de importancia y de seguridad, nos proporciona una “autoridad” externa en la cual podemos confiar. “Soy Budista”, “Yo medito”,”Creo en la meditación”,”Intento ser mejor”, “Practico el Zen” ó “Estoy por encima de todo esto”, “Medito porque sí y ya está”, “Las palabras no tienen sentido”, “La práctica no sirve para nada”,”Las ranas me dicen croac, croac” 😉

    El autoconocimiento es una falacia. Un concepto para atarnos al tiempo. Me temo que sólo hay vanidad. El acto de “ver” es un acto instantáneo, algo que está aquí y ahora. No algo que conseguiremos dentro de unos días, meses o años de meditación -ya sea ortodoxa o heterodoxa, siguiendo a una escuela, a un maestro o por mi cuenta-.

    Y volvemos al “cuento” incial de la iluminación de Buda.
    Creo que explica perfectamente de lo que estamos hablando.
    ¿Puede estar uno vacío si esta lleno de Budismo? ¿Si está lleno de práctica, de intención, de esperanza?

    Lo que hacemos al meditar y confiar en el tiempo, es me temo cobardía. En el fondo tememos saltar al vacío. A lo “desconocido”, pues la meditación, el Dharma, el camino de Buda o de quien sea nos proporciona seguridad. Es lo “conocido”. Mientras sigo con la meditación me siento bien, me considero mejor -observad esto-, creo que voy evolucionando en el tiempo y que llegará el día en que quizá llegue a la meta. Y así paso mi vida. Sin cambiar, sin revolucionar nada. Pues eso es lo que han estado haciendo millones de personas desde hace miles de años.

    Practicar todo lo practicable es lo que hizo Buda antes de darse cuenta de la futilidad de todo el movimiento de su pensamiento. No hizo nada para “relajarse”, no “meditó” intensamente. Ese “darse cuenta” lo vacío instantáneamente. Lo paró. Entonces sucedió “lo imposible”.

    • Está muy bien, Rey Loui…

      Si a tí te funciona, excelente…

      Si tanto defiendes la futilidad de la búsqueda, ¿por qué empujas tanto tu idea?

      Es la gran contradicción que vienen, inevitablemente, mostrando los Krishnamurtis, los Tony Parson´s, los Ramesh Balkesar´s, y cada uno de nosotros que no puede mantener la boca cerrada.

      Sí. Claro. Nuestros egos intentarán convencernos de que nuestra meta es noble y heróica: Ayudar a los demas a despertar, y compartir el Camino.

      Quién debe ayudar ? Quién es el que desea ayudar ? Quién “debe” despertar ?

      Respeto lo que dices, pero utilizas muchos “tenemos”, y demasiados juicios para alguien que invita tanto a “Ver”.

      Espero que tu “Veas”. Y ojalá ya te hayas dado cuenta de “Quién” es el que ve, y “Quién” es el que se cuestiona tanto…

      Y luego, quizás entonces podamos hablar de las “ranas croac croac” y de los “pajaritos cantan” (y de las “viejas” que se levantan, que se te ha olvidado).

      Te saludo con un enorme pedo cósmico y oloroso.

      • El Rey Loui

        Jajaja!

        Yo no empujo nada, solamente hablábamos sobre el tema. Tampoco he creado yo esta entrada, ni es mío el blog. Eso sí, reconozco que soy algo vehemente a la hora de hablar. Si te he ofendido de alguna forma te ruego me disculpes.

        De la misma manera, no invito a nada y que yo sepa, no he utilizado ni una sola vez la palabra “tenemos”. ¿¿¿¿¿¿¿???????? Si no es así, por favor sácame de mi error.

        Lo que yo vea o no vea, me haya dado cuenta o no me haya dado, haga o no haga, sea o no sea, no tiene absolutamente ninguna importancia en lo que estamos hablando, ya lo sabes Freedom, igual que no importa el croar nocturno de las ranas -¡salvo que te impida dormir, claro!-.

        Efectivamente, el meollo está en la contradicción de la que hablas. Es de lo que hablábamos. Simplemente apuntaba que aún conociendo la “contradicción”, la mayoría de nosotros preferimos seguir con la seguridad de nuestras vidas,(llámese “practica”, placer, o como queramos). De no ser así, hace muchísimo que habríamos transformado nuestro mundo. ¿No crees? Esto me parece a mí, es lo importante.

        Una curiosidad. Por aquí la canción es “Que llueva, que llueva, la virgen de la cueva, los pajaritos cantan, las nubes se levantan”. Es la primera noticia que tengo de “viejas”, aunque supongo que versiones de la cancioncilla las abra a cientos.

        Ah! Por cierto, tu enorme pedo cósmico huele fatal. ¿Que comes? Jajaja. Es broma. Tu también me caes fatal. ¡Ah! No…que a “quién” le caes fatal es a mi “yo”, ese que se cuestiona tanto….Demonios, ¿que hacemos charlando en este blog? 😉

      • Mi pedo huele realmente mal. Sorry.

        Tus palabras caen bien. Pero son palabras…

        Entendiendo lo que quieres transmitir, para que enredarnos en ellas ?

        Un abrazo.

  7. esoliloquio

    Cada uno ve lo que ve y tiene suerte si sabe quien es el que ve. Por mi parte posteo, comento, para compartirme e intentar comprender un poco mejor las cosas que me interesan y porque no creo que el autoconocimiento sea una falacia.
    Por otra parte pienso que este miedo al vacío que parece que surge cuando uno piensa en meditar está injustificado, ahí tenemos los ejemplos del Dalai Lama o de Thich Nhat Hanh. No parece que el cuento acabe en nada.

  8. El Rey Loui

    Pues eso. La mayoría de nosotros utilizamos el Budismo para obtener seguridad, directa o indirectamente, física o psícológica (alimenta nuestro ego, nos hace sentir mejor, incluso nos puede proporcionar reconocimiento o dinero), y así se convierte en algo que da sentido a nuestras vidas, que nos refuerza psicológicamente, y vivimos en la creencia de que sentirnos mas seguros nos proporciona más libertad.
    Así pasamos nuestras vidas, atados a nuestros “maestros” (ya sean ideas, descubrimientos, experiencias, sistemas, ideologías), sin cambiar nada.
    Eso es lo que queda.

    • Pero si ya te he dicho que tienes razón… eres insistente, joder, tío !!!

      Fuerte Abrazo.

      PD: Con Maestros o sin ellos, yo te quiero igual. Idem si meditas o no.

      PD1: Entiendo que no te parezca importante el croar de las ranas, pero decir que solo te importan si te impiden dormir es ya el colmo (?!).

      PD2: “Así pasamos nuestras vidas, atados a nuestros “maestros” (ya sean ideas, descubrimientos, experiencias, sistemas, ideologías), sin cambiar nada. Eso es lo que queda.” Quién pasa ? Quién está atado ? Cambiar qué ?

      Como puede estar uno vacío, si está tan llenos de “hacedores” ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s