¿Cómo solucionar los problemas?

Todo es cuestión de metodología. Mientras no desarrollemos lo suficiente nuestra capacidad de actuar intuitivamente, debemos echar mano de la metodología. Desde la óptica de las prácticas gerenciales japonesas, la manera cómo solucionar los problemas es la que describimos a continuación. En la sociedad consultora que dirijo, CDMCost Consultores SAS, hacemos uso intensivo de este método y lo traspasamos a nuestros clientes mediante capacitaciones, con probado éxito en la creación de actitudes y comportamientos proclives a la solución de problemas y obtención de resultados :

1.- Conocer los hechos precisos acerca del problema. Aquí es donde tienen aplicación las técnicas del zen tendientes a tener conciencia de la realidad tal cual es. Los hechos precisos se definen con datos e impresiones; todo sirve siempre que sea verificable y en lo posible medible.

2.- Analizar los hechos mediante alguna herramienta; recomendamos el diagrama de Ishikawa o espina de pescado. Es muy importante que este análisis se haga de manera grupal, con todos los intervinientes o involucrados. El análisis individual no es que no sirva pero carece de amplitud.

3.- Identificar el punto clave o causa básica del problema. Siempre hay una causa entre muchas  y hay que extremar los esfuerzos para llegar a la más importante e impactante sobre el problema.

4.- Generar ideas acerca de posibles soluciones. Una herramienta muy útil es el brainstorming o tormenta de ideas. Es increible las ideas que se generan cuando uno se aleja del nivel consciente y deja en libertad al inconsciente. Hay que anotarlas todas porque de la más inverosimil nace la solución.

5.- Desarrollar la idea que parezca más práctica refinándola y analizando sus pros y contras. Una herramienta que ayuda es el FODA. Toda idea obedece a la lógica secuencial y por lo tanto explorar sus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas es de mucha utilidad para diseñar una buena ejecución.

6.- Poner la solución en ejecución, definir indicadores de desempeño y registrar la evolución de la solución. Es vital el diseño de indicadores y su registro. No nos sirve decir que vamos rápido; debemos llegar a definir que vamos a 95 Km/hora.

7.- Verificar los resultados permanentemente, y si no hay resultados volver a alguna de las etapas anteriores consideradas como fallidas. La autocrítica, el feedback, son importantísimos; tanto como la oportunidad en que se hacen.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s