Nuestra cultura es la cultura de la escasez – Reflexiones de Mariano Merino

Nos pasamos la vida ahorrando. Hacemos del ahorro una profesión. Escatimamos esfuerzos e incluso somos egoístas hasta con las manifestaciones de cariño y afecto. Valóricamente, decimos que eso es positivo, que es un avance. Hasta lo llamamos “desarrollo” y llamamos desarrollado al que más ahorra, sea una persona o un país. Y lo que más risa da es que fomentamos esa actitud y ese comportamiento y lo tildamos de conveniente y adecuado.

A contrario sensu, el que no ahorra es un trasgresor de la normalidad, un irresponsable y un mal nacido. Es alguien que va en contrario de lo conveniente, es un anormal. Es alguien que debe pagar de alguna manera su desvarío, ya sea con la pobreza o ya sea de alguna manera más drástica, para que aprendan “los demás”. El escarmiento es necesario y recomendable para evitar desviaciones a la norma, y la norma es el ahorro.

¿Quienes son esos miserables trasgresores? Es preciso identificarlos para poder ponerlos en evidencia y cortar ese horrible vicio del derroche. ¿Se necesitan millones de espermatozoides para que uno, sólo uno, corone la carrera de la reproducción? ¿Se necesitan millones de millones de granos de polen para lo mismo? Un árbol ¿necesita tantas hojas para respirar y hacer la fotosíntesis? El cerebro ¿necesita tantas células para pensar las estupideces que pensamos? El sol ¿necesita emitir tantas ondas para dar calor a tan pocas partículas? El universo ¿necesita tanto espacio que casi no usa y tiene permanentemente vacío? Los planetas ¿necesitan ser tan grandes? A la primera que debemos castigar y cortar la cabeza es a la madre naturaleza, la derrochadora por excelencia. ¿Quién le dio derecho a malgastar los escasos recursos? ¿Quién le dio derecho a ser tan dadivosa y exuberante, a derrochar la belleza, a regalar opciones?

Nuestra cultura es la cultura de la escasez, del ahorro, del guardar, atesorar. Somos por lo que tenemos, no por lo que somos. Sigamos así y seremos desarrollados; no hagamos caso de la naturaleza, que como vimos, es la que genera los malos ejemplos en esta vida. Sigamos siendo juiciosos.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

2 Respuestas a “Nuestra cultura es la cultura de la escasez – Reflexiones de Mariano Merino

  1. Interesante y paradójico post.

    Escasez en nuestra generosidad y disposición a compartir compasivamente.

    A su vez, apegados y esclavos de una abundancia infinita de objetos y prejuicios.

    Gracias, una vez más, por compartir y proponernos meditar sobre temas tan complejos que hacen a este Samsara.

    Abrazo

  2. m

    Mi esencia es compartir, NO ahorrar y vivir. Todo sin apellidos. El ahorro y el egoísmo nos esclavizan. Y tú, sin duda, eres un ejemplo de esto, ¿no?
    Slds,
    m

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s