La realidad ¿está afuera o dentro de nosotros?

Aunque parezca paradójico, Albert Einstein nunca aceptó de buen talante la teoría cuántica. El y sus seguidores argumentaban que la realidad preexiste afuera de nosotros, existe per se, y que no es la consciencia la que la crea. Es más, en muchos escritos asimiló esa consciencia a los ámbitos religiosos, y la idea de un Dios externo flota en forma recurrente en toda su obra y en sus ecuaciones.

El pensaba que si la realidad no se ajustaba totalmente a la teoría cuántica es porque a la teoría le faltaban algunas variables o algunas explicaciones, y que cuando los conociéramos todos seríamos felices y la realidad se impondría.

Lo paradójico de Einstein es que, pese a que formuló la Teoría de la Relatividad, que rompió de un machetazo con todo el andamiaje de la física clásica, él nunca dejó de ser un clásico. Por eso no pudo avanzar hacia una teoría unificada de todos los campos, que es lo que siempre se buscó, y variables como la gravedad quedaron fuera de su alcance.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s