Los hijos del fin del mundo

Geraldine Ovando está ansiosa. Los viajes que ha hecho con su familia o en plan de trabajo la han llevado hasta lugares recónditos. Sin embargo, ésta será una travesía única para la cineasta: Va a recorrer el mundo en busca de nuevos estilos de vida que estén en armonía con el medio ambiente. Y quiere partir ya.

Emiliano Longo está ansioso. Sus viajes también le hicieron conocer lugares recónditos, pero ahora que va a recorrer el mundo, le da mucho miedo partir. Toda su vida la ha pasado en La Paz y la idea de separarse tanto tiempo de familia y amigos le inspira terror. Pero, está dispuesto a dejarlo todo para perseguir sus sueños.

Geraldine y Emiliano son esposos, comunicadores sociales, directores de cine y encabezan el proyecto denominado Los hijos del fin del mundo, una película documental que retratará un recorrido por el planeta en busca de ejemplos de formas alternativas de vida como ecoaldeas, movimientos ecológicos urbanos o comunidades autosustentables. La aventura se inició a principios de agosto en Madrid y en ESCAPE (revista) se tendrá cada semana una página con la vitácora actualizada de los hallazgos que vaya haciendo la pareja.

¿Cómo surge la idea de dejarlo todo y emprender un viaje por el mundo? “Los abuelos tenían la guerra, nuestros padres la dictadura”, empieza a plantear Emiliano. “¿Y nosotros? ¿Cuál era nuestra trinchera? ¿Desde dónde luchábamos? Nos empezamos a dar cuenta de que muchos jóvenes estaban tomando la línea medioambiental, que era su nueva propuesta como generación”, agrega Geraldine, quien además es poeta y diseñadora. “Empezamos a averiguar y a mí me sorprendió la cantidad de gente que está metida en esto. Cuando investigaba sobre ecoaldeas me dije: ‘Voy a encontrar tres por aquí y una por allá. Habrá cinco ecoaldeas en el mundo’. Pero en cada país he encontrado muchísimas experiencias, desde movimientos que se juntan simplemente con una idea, como reciclar, hasta comunidades más grandes que viven usando energías alternativas. Otros ya forman una ecoaldea que usa energías alternativas y tiene construcciones ecológicas”.

Fueron estas experiencias las que fueron animando más y más a los cineastas. “Ahí empiezan a surgir las cosas más interesantes, como la gente que está tomando castillos para convertirlos en lugares agrícolas en Europa; la gente que vive bajo tierra, la que vive en cuevas, o la que en su edificio está empezando a sembrar en los techos. Eso porque todos tenemos esta sensación de que va a ser necesario que nos empecemos a adaptar. Nosotros discutimos mucho sobre eso, sobre qué va a pasar en el futuro. Somos realmente los hijos del fin del mundo”, define Emiliano, quien además es guionista y actor.

Como en Bolivia faltan propuestas para vivir bien sin dañar el medio ambiente, la pareja halló más inteligente el conocer primero qué es lo que se está innovando en el globo, cuáles han tenido éxito y cuáles fracasaron. “Hay que ir al mundo, hay que aprender, porque también hay muchas experiencias fallidas, en donde el factor humano les jugó en contra, en donde el factor turístico ha perjudicado… Estamos yendo a aprender, a hacer nuestro propio manual de instrucciones, de cómo construir una forma de vida alternativa”, explica Emiliano.

Estos planteamientos han dado paso a una búsqueda que se ha prolongado por casi un año y que ha concluido con el diseño de un mapa provisional. “Por lo menos en 10 países de Europa nos están esperando. Los territorio que realmente son casi una incógnita, son Asia y África. También vamos a ir allá y durante el viaje se van a ir dando otras opciones. Quizá tengamos que dar vuelta o saltar más allá. Estamos yendo bien abiertos y dispuestos a toda experiencia”, relata Geraldine.

El equipaje debe ser lo más liviano posible: una carpa, dos sleepings, dos colchonetas, ollas, una cámara Cannon 5D, un micrófono, la computadora y dos discos duros para almacenar todo el material.

“Queremos que la gente conozca qué opciones reales se están dando en el mundo y qué puede hacer cada uno por el medio ambiente. En Berlín se plantan huertos en las aceras de la calles; en España se usan energías renovadas en los edificios de un barrio. Veamos qué cosas se están pudiendo hacer. Las responsabilidades no son sólo de las transnacionales o los presidentes. Queremos mostrarle a la gente que es también nuestra responsabilidad”, sentencia Geraldine.

¿Y cómo se puede financiar un viaje así? “Es un proyecto personal, nuestro proyecto de vida a largo plazo. Primero está el viaje, luego le sigue la película, luego vendrá la ecoaldea… Era el momento en que nosotros apostemos, así que empezamos con nuestra propia inversión”, explica Geraldine.

“Todo el mundo tiene el sueño romántico de soltarlo todo y largarse”, agrega Emiliano. “Yo tengo 34 años y lo he dicho durante 14 años. Recién ahora es que está la compañera de al lado (sonríe mirando a Geraldine), que me estoy animando a hacerlo. Cerrar todo, prestarme la plata y partir. Es importante resaltar que hay aliados poderosos, que van a dar una gran mano, y que ya lo están haciendo”.

Usted también puede ser un aliado del proyecto siguiendo cada paso de la travesía de Emiliano Longo y Geraldine Ovando a través de la página web: http://www.loshijosdelfindelmundo.com, o a través de Twiter, Facebook, Blogger y la página semanal en ESCAPE.

Autor: Miguel Vargas, la-razon.com

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Una respuesta a “Los hijos del fin del mundo

  1. Susana

    VAmos chicos!!!!!!!!! que lindo que hagan este viaje, me emocione mucho cuando me entere, creo que esta cumpliendo el sueño de muchos (me incluyo) quieren hacer yo estare con alma, vida y corazon con ustedes.
    aqui les dejo unas pequeñas palabras que me ayudaron mucho y me hicieron pensar mucho.

    “Hagamos una revolucion que nuestro lider sea el sol y nuestro ejercito sean mariposas, por bandera otro amanecer y por conquista comprender que hay que cambiar las espadas por rosas.”

    chicos Hagamos una revolución…
    Mientras les quede aliento vayan a buscar con el viento
    Ayuda, ¡pues apenas queda tiempo!

    les deseo todo lo mejor.
    atte: Susana M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s