El sermón del montoncito: el sufrimiento. De la serie “Sea monje budista en 11 días… y muérase de la risa en el intento”

¿Existe el sufrimiento? ¡Claro que existe! Golpéense un dedo con el martillo, dejen una novia, pierdan un trabajo, reciban un pelotazo en un partido de fútbol, déjense caer por un precipicio, reciban un bofetón de una dama por una caricia mal dada, pasen hambre, acérquense a la muerte… ¡Claro que existe el sufrimiento! Ahora bien ¿nacemos para sufrir? Aparentemente sí porque las causas del sufrimiento son inmanentes y omnipresentes en el ser humano.

¿Por qué sufrimos? Por ignorantes. No queremos saber que nuestro ego es una mera ilusión y perseguimos fantasmas tratando de calmarlo. Miren a ese vecino con su coche nuevo, miren a ese muchacho con su aumento de sueldo, miren a esa amiga matándose en los gimnasios, miren a esa chica pavoneándose, … todo es ilusión, y al desvanecerse el efecto (el coche, el sueldo, etc.) entonces sufrimos. Nos salimos del centro.

¿Quiere decir que si dejamos de ser faroleros dejaremos de sufrir? No, porque el sufrir se experimenta al nacer, al envejecer, al enfermarse, al morir, al lamentarse, al acongojarse, al ser rechazados, al desesperarse. Y nadie dejará jamás de experimentar esos estados. Por lo tanto, estamos jodidos: a sufrir se ha dicho.

Entonces, ¿es que Buda estaba equivocado? ¿Estamos pateando oxígeno al decirnos budistas y buscar el dejar de sufrir? No, no estaba equivocado. Nunca dejaremos de sufrir, porque el sufrimiento existe per se,  pero sí podemos dejar de experimentar el sufrimiento.  ¿Cómo? Simplemente escapándonos mentalmente de las oportunidades de sufrir. Desapegándonos de las causas. Dejando de darle pelota a la vejez y demás causas. No importándonos el cómo nos ven y cómo nos vemos. No importándonos si somos lindos o feos. Llevando todas esas causas al vacío.

¿Y el martillo y el dedo? Es otra ilusión. ¡De veras! Tomen un martillo y aplástense un dedo… verán que no sienten sufrimiento… ¡sienten dolor!

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

2 Respuestas a “El sermón del montoncito: el sufrimiento. De la serie “Sea monje budista en 11 días… y muérase de la risa en el intento”

  1. Pingback: L10,Arrañaga Ignacio | araceli=)

  2. Flavia

    El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s