El sermón del montoncito: las 4 Nobles Verdades (4NV reloaded). De la serie “Sea monje budista en 11 días… y muérase de la risa en el intento”

Caminando por Benarés, junto al río Ganges en la India (NOTA: si les resulta más fácil, su nombre es  वाराणसी ), me dijeron que un santón llamado Sidharta Gautama, hijo de reyes, iba a dictar una conferencia. Allí fuí y estos son los apuntes del evento. No me salieron muy textuales porque tuve que escribirlos enredado en una posición de yoga medio loca, pero aquí están:

1.- Ahora monjes, esta es la noble verdad del dolor, la primera: estamos jodidos. Nada impide que suframos. Por mucho que traten, están obligados a sufrir. Están, como se dice, cagados. El dolor existe y punto: ¡tráguenselo! Les guste o no, están obligados a caminar agachados.

2.- Ahora monjes, esta es la noble verdad de la causa del dolor: sus papás. Sí, tu padre y tu madre, por yescas, por pobres, por muertos de hambre. Si hubieran sido ricos, hubieran tenido todo lo que se les hubiera ocurrido y no hubieran sufrido tanto, pero como no lo eran… ¡aguántense! Por supuesto, hay cosas que no hubieran podido evitar, como enfermarse, pero con papás con plata por lo menos se hubieran comprado todas las píldoras del mundo. Así que ya saben: síganle juicio a papá y a mamá, que son los verdaderos culpables. Ahhhh… y también es culpable el vecino, que tiene un excelente auto Staria 4 – BMW E30 Cabriolet – Mod´s Tuning y que en lugar de prestárselos les saca la lengua cada vez que lo encuentran.

3.- Ahora monjes, esta es la noble verdad de la cesación del dolor: seguirle juicio a mamá y a papá y mandarlos a la cárcel, y matar al vecino y quedarse con su auto… y la viuda si lo amerita. No hay otra. Hay que acabar con la causa del dolor. No pierdan tiempo rezando; la cosa es haciendo.

4.- Ahora monjes, esta es la noble verdad del camino que lleva a la cesación del dolor. Tomen nota. La dirección del abogado que se encargará de sus padres es… (se las doy a cambio de un giro de US$ 1.000) y la del sicario que se encargará del vecino es… (esta vez el giro es de US$ 30.000). Y mientras ellos hacen su parte, ustedes pórtense bien siguiendo las reglas del Óctuple Sendero (¡que macana! hay que portarse bien).

Terminado el sermón, todos volvimos a nuestras ocupaciones habituales. El santón se plantó un opíparo almuerzo en la posada El tigre con hambre, y yo volví a mi noble tarea de compra/venta de cerdos en el mercado.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s