Espíritu

Somos una trilogía, cuerpo, mente y espíritu o alma. De los dos primeros nos preocupamos con ahínco, vamos al médico y a los gimnasios, vamos de paseo al campo o a la playa, nos preocupamos de nuestra indumentaria, salimos de parranda, tomamos vacaciones anuales, nos juntamos con amigos a contar chistes y chismes….

¿Y del espíritu? Eso se lo dejamos a otros, que piensen y sientan por nosotros. Nos limitamos a creer y rezar sin cuestionar, sin preguntarnos si vale o sirve para algo lo que hacemos, sin preguntarnos si nos sirve a nosotros siquiera. Con arrodillarnos y poner caras de apesadumbrados nos basta. Creemos en mitos amparados en la fe, sin preguntarnos si la fe existe. Justificamos comportamientos de las religiones en base a consignas. Seguimos ritos sin percatarnos de su carácter hasta ridículo. Seguimos los dictados de las creencias “únicas y verdaderas”.

Para tratar el espíritu de esa manera, mejor sería no creer en nada ¿verdad? Vivirías más tranquilo y sin deberle nada a nadie.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s