Lo inevitable

En la rueda de la vida hay eventos que son inevitables, como la muerte o la enfermedad grave. En estos casos no hay alternativas, sólo ilusiones. Y una enorme responsabilidad: ser conscientes de que cada cual tiene su vida, su proceso, y que no debemos intervenir. Lo más que podemos hacer es ayudar, pero no intervenir. El que se está yendo, debe irse tranquilo, en la paz que seamos capaces de darles en su tránsito. No podemos hacer más, no tenemos opciones. Vivir la ilusión de que somos capaces de hacer algo es sembrar angustias inmerecidas e inútiles. Recuerda: cada cual tiene su propia rueda, su propio proceso. En eso, sólo podemos intervenir para hacer daño… ¿Es lo que quieres?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s