Mirar sin ver

Mirar sin ver es un buen ejercicio. Fija tu atención sensorial en un ambiente, no en un punto, y acostúmbrate a mirarlo, oírlo, sentirlo, pero sin juzgarlo. Deja que tu mente perciba lo necesario para estar pero sin que entre a analizar y concluir. Mira pero no veas. Esa señora está cruzando la calle, ese conductor hizo una mala maniobra, ese niño está haciendo cabriolas, el mundo exterior te rodea: no te involucres en él. No formes parte activa en su devenir. Es un buen ejercicio para aprender a ser un testigo, es una buena puerta para entrar a la experiencia de la meditación. Verás que a poco tu mente deja de trabajar, deja de pensar, y tu aparato sensorial toma su lugar. Sentirás que flotas en la realidad que has creado. Practícalo en tu casa, en la calle, en tu oficina. Llega a la esencia de tu realidad. Eso es zen.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s