Tus problemas

Tienes un problema: pagos por hacer, una salud quebrantada, cuotas de colegios, un trabajo que se muestra vulnerable, una meta que no se cumple. ¿Cuál es tu reacción? Preocuparte, quemar tu cuerpo con emociones. ¿Y el resultado? Ninguno. ¿Eso solo no te indica que por ahí no va la solución? Mejor concéntrate, no en el problema sino en el convencimiento de que tiene solución aunque no la veas aún. Piensa en otra cosa o recita tus mantras, tus switchwords. Vacía la mente y reemplaza las imágenes del problema por la cadencia “Tiene solución”, como si estuvieras rezando, y haz tus cosas como siempre, atento y dedicado. Vive el aquí y ahora; el problema es del futuro, así que ¿para qué te preocupas en estos momentos?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s