DETERMINACION + DISCIPLINA + TRABAJO FUERTE = AL CAMINO DEL ÉXITO. Entrevista al Profesor Jaime Escalante “Con ganas de Triunfar”

El 25 de Julio del 2009, se presento en el Texas Hall Auditorium, de la Universidad de Texas en Arlington, el “Profesor de matemáticas” -como el mismo se define- Jaime Escalante. Escalante ha recibido varios reconocimientos a lo largo de su vida incluyendo The Presidential Medal for Excellence (La Medalla Presidencial a la Excelencia) entregada por el presidente Ronald Reagan en 1988, fue incluido en el Salón de la Fama de Profesores en 1999 y fue la inspiración de la popular película Stand and Delivery (conocida en Latinoamérica como Con ganas de Triunfar), y el libro Jaime Escalante: The Best Teacher in America (Jaime Escalante: El mejor profesor en América).


Su inolvidable historia empieza en Bolivia, en donde fue maestro de matemáticas y física durante 10 años. En 1964 emigra a los Estados Unidos, llegando a Puerto Rico y posteriormente a la ciudad de Los Angeles, California, en donde curso estudios en el Pasadena City College, y después en la California State University, donde estudiaba por las noches, mientras trabajaba en el día para una corporación de computadoras.

En 1974 después de una década de sacrificio y esfuerzo, consigue trabajo de maestro, en una escuela del este de Los Angeles, sólo para darse cuenta que el plantel, estaba llena de alumnos considerados como difíciles, violentos, flojos, pandilleros, etc. Es en este momento cuando el profesor tiene que tomar la decisión de regresar a su trabajo anterior (en donde ganaba más dinero) o enseñar…

Y enseñar es algo que el profesor Jaime Escalante sabe hacer muy bien, como pudimos darnos cuenta los que estuvimos en la plática organizada por AHETEMS. “Las matemáticas son tan fáciles que cualquiera lo puede hacer” nos dice, mientras nos muestra mágicamente lo que tantas veces ha hecho. Son esos trucos mágicos los que logran que pongamos atención en lo que dice y en lo que muestra, nos asombramos al descubrir a la tabla del nueve de una manera que nunca antes habíamos mirado; las multiplicaciones, las divisiones, las restas, la raíz cuadrada, todo es tan fácil cuando él nos enseña, y no solo eso, sino que nos deja con la sensación de querer aprender más, y de saber que lo que nos está mostrando es solo una pequeña parte de lo mucho que él conoce.

El profesor Escalante ha logrado nuestra atención, nos hace reír al dibujar al número “siete Mexican Style” (con la rayita en medio), o al decir “órale” imitando el acento de alguno de sus ex alumnos; alumnos a los que el cuestionaba, “¿Que vas a ser cuando seas grande?” y que al recibir un “No lo sé” como respuesta, les decía “ A eso es exactamente a lo que me refiero”, preocupado por el futuro de ellos.

“Yo hacia cualquier cosa por atraer alumnos a mi clase” nos dice, al mostrarnos las chaquetas de colores y las mochilas que utilizaba para motivar a sus alumnos, aunque sus métodos fueran precisamente lo que le traía problemas con algunos alumnos, los profesores y hasta los padres de familia.

Su manera de ver a cada estudiante es muy simple, el dice: “A mí no me importan tus resultados en las demás clases, aquí tu eres igual que cualquiera de tus compañeros, tú tienes la misma capacidad, y la misma oportunidad de tener éxito, aquí tu puedes ser el número uno, solo necesitas ganas.”

Con esas ganas, en 1982, 18 de sus alumnos tomaron y aprobaron uno de los más difíciles exámenes de Calculo, lo que les pareció muy sospechoso a la compañía a cargo de los exámenes, por lo cual invalidaron los resultados argumentando que los estudiantes habían hecho trampa. Las reacciones y protestas por parte de Escalante no se hicieron esperar, logrando que unos meses después los estudiantes tomaran y aprobaran nuevamente el examen, consiguiendo que se les devolvieran sus calificaciones. Esta es la historia principal de la película Stand and Delivery protagonizada por Edward James Olmos.

El profesor Jaime Escalante hizo algo más que enseñar matemáticas, el programa que implementó logró que el porcentaje de deserción escolar bajara y que la vida de sus estudiantes cambiara al ofrecerles la universidad como una posibilidad que antes era impensable, sin embargo no solamente sus estudiantes accedían a la universidad, sino que los resultados de muchos de ellos eran suficientemente buenos para ser admitidos en las mejores escuelas como Harvard, Yale, MIT y Berkeley. El profesor se alegra al recordar el orgullo que sus alumnos sentían cuando le decían: “my mom y mis carnales van a venir a verme en mi graduación”.

Su charla es una exigencia a nuestra propia superación: “Tienes que terminar lo que empiezas” “Tu tiempo es valioso, no lo desperdicies”, “Nadie tiene autoridad sobre ti, nadie puede decirte cuál es tu destino”, “Solo tú puedes determinar qué es lo que quieres hacer con tu vida”, “Tienes que tener una buena opinión de ti mismo, y no dejes que nadie te la quite”… sus sencillas palabras nos alientan a alcanzar el éxito.

El carisma de Jaime Escalante es impresionante, tiene la facilidad de interesarte, de enseñarte, y de motivarte. “A ver necesito unos números” nos dice, a los que estamos en su clase aprendiendo, participando, riendo… las dos horas de la presentación pasan pronto, y el profesor termina, en medio de aplausos de admiración y respeto. El profesor Jaime Escalante ha dado una clase más, mostrándonos la gran diferencia que una sola persona puede hacer en nuestras vidas.
…………………………………………………………………….
Breve Entrevista con Jaime Escalante

TP.- ¿Como empezó el programa de matemáticas que usted implemento en la escuela Garfield, cual fue su motivación?

–> No fue fácil hacer frente a un programa deficiente del Distrito Escolar de Los Angeles. Busque ayuda del East Los Angeles Community College (ELACC). El presidente de ELACC, señor Avila, administradores George Madrid y Paul Powers, y el señor Villavicencio, maestro de la escuela Griffith Junior High School, fueron mis fieles colaboradores. Con respecto a la motivación, en mi concepto ‘Latino’, no podía aceptar que Garfield High School ofrezca un programa insuficiente con requisitos mínimos en la preparación para nuestra gente. Ejemplos: Solo 10 unidades en matemáticas (aritmética elemental equivalente a un tercero o cuarto grado de instrucción primaria), artes, plásticos, imprenta, cerámicas, hojalatería, y carpintería. Con este tipo de instrucción secundaria engañamos y no preparamos a nuestros alumnos para un mejor futuro.

TP.- ¿En algún momento sintió usted ganas de retirarse o no le salieron las cosas como esperaba?

–> Muchas veces estaba en la ‘lona’. Pero no se cuenta las veces que uno esta en la ‘lona’. Lo que se cuenta son las veces que uno se levanta. Para esto, aplique mi formula que dice: DETERMINACION + DISCIPLINA + TRABAJO FUERTE = AL CAMINO DEL ÉXITO

TP.- ¿Se imaginaba usted el éxito logrado por sus alumnos y por usted?

–> Nunca paso por mi mente llegar a ser consejero des tres presidentes de este gran país. Llegué a formar muchos profesionales y mandar muchos estudiantes a las mejores universidades del país. Nunca pensé ser reconocido por colegios y universidades en tantos estados de la unión y en otros países como Canadá, México y Chile.

TP.- ¿Qué les diría usted a los alumnos que están dejando la escuela?

–> Dejar la escuela es el peor error que un alumno puede cometer, especialmente hoy que vivimos en la época digital. Les digo a mis alumnos y repito, “Antes de dejar la escuela, piensa y cuenta hasta diez. ¡La educación es el pasaporte al futuro! Con una buena preparación Con una buena preparación, adquieres el boleto a éxito. Así, nunca serás un servil ignorante de patrón, ni caminarás tropezando.”

TP.- ¿Tiene algunas palabras para los padres de familia que tienen hijos en la escuela?

–> Si. Los padres de familia deben entender que la escuela sola no puede educar. Ellos deben tener presente que los hijos les pertenece. No pertenecen a la calle, al parque o a la escuela. Les pertenece al papa y a la mama, que juntos tienen que formar una barrera contra las drogas, la mala influencia de los amigos, y la deserción que inevitablemente se hace presente cuando los hijos están entre los 10 y 15 años de edad.

TP.- ¿Usted decía a sus alumnos que las matemáticas son un idioma universal que les abriría las puertas, tiene usted unas palabras para los empresarios latinos que a lo mejor no terminaron una carrera universitaria o que tal vez no hablan inglés?

–> El estudio no tiene límites raciales o de edades. Solo le impone a la mente que “debes terminar lo que empezaste”. Este es el primer principio de la responsabilidad. Así uno forma el ‘yo’ personal: YO HAGO, YO DIGO, YO TERMINO (mi carrera), Yo soy Jaime Escalante, el ‘KIMOSABE’

Autor: Tony Perez, 07/27/2009, http://www.nuestroportal.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior, zen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s