¿Más cosas raras?: calaveras de cristal de roca imposibles de fabricar hoy.

En 1919, un aventurero británico llamado Frederick Albert Mitchell-Hedges descubrió un área arqueológica de excepcional interés. Se trataba de las ruinas de una ciudad maya a la que se bautizó como Lubaantun (Ciudad de los Pilares Caídos), situada en la actual Belice. Mitchell-Hedges se había desplazado hasta allí con la esperanza de encontrar alguna evidencia que confirmase la existencia de la Atlántida.

Durante años, su equipo excavó la zona sin resultados relevantes hasta que, en 1923, se produjo un suceso casual que alteró la rutina de los arqueólogos. Anna, la hija de Mitchell-Hedges, curioseaba entre las ruinas cuando le llamó la atención un misterioso destello. Pasaron semanas antes de que los arqueólogos lograran averiguar cuál era el origen del extraño resplandor. Finalmente, tras remover los enormes bloques de piedra, el 1 de enero de 1924, precisamente el día en que Anna cumplía 17 años, el misterio quedó desvelado. Ante la mirada atónita de los expedicionarios, apareció uno de los objetos más extraños hallados jamás; se trataba de una calavera de cristal tallada con una perfección insólita.

Tecnología imposible

Aquel descubrimiento desconcertó al grupo de arqueólogos, pero no tanto a la cercana comunidad indígena maya de los Kekchi, que celebró con algarabía el «regreso de un dios» que les había sido arrebatado en el pasado. A pesar de la naturaleza revolucionaria del hallazgo, Mitchell-Hedges optó por dejar la calavera de cristal en manos de los indígenas y volvió a Gran Bretaña. Sin embargo, regresaría a Lubaantun tres años más tarde y, en esta ocasión, fueron los Kekchi quienes obsequiaron a Mitchell-Hedges con la preciada calavera, en agradecimiento por la ayuda que el arqueólogo les había prestado en forma de medicinas y alimentos pata su pueblo. Esta es, o al menos así la relató el propio Mitchell-Hedges, la historia de este excepcional descubrimiento. A partir de ese momento, la calavera de cristal se convirtió en objeto de estudio por parte de científicos e investigadores que trataron de dar una respuesta racional a los numerosos interrogantes que suscitaba el misterioso artefacto ¿Se trataba de un objeto contemporáneo o, por el contrario, había sido fabricado en tiempos remotos? ¿Quiénes fueron sus creadores? ¿Cuál era su función?

Vayamos por partes. La Calavera de Cristal de Mitchell-Hedges, como se la conoce en la actualidad, es una copia casi exacta de una calavera humana; está tallada sobre cristal de cuarzo en dos piezas: el cráneo propiamente dicho y una mandíbula articulada. Todo en ella denota una rara perfección. Sus cortes y ángulos sugieren que los artesanos poseían una avanzadísima tecnología, ya que el cuarzo es un material difícilmente manipulable. La perfecta simetría de sus moléculas hace que, incluso al tallarlo con sofisticadas técnicas de láser, el cristal tienda a romperse. Todas estas características nos inducen a pensar que el objeto en cuestión es obra de modernos escultores; sin embargo, muchos de los investigadores que lo han estudiado aseguran que la Calavera de Cristal puede tener miles de años de antigüedad. El propio Mitchell-Hedges jamás dudó del origen maya del artefacto, tal y como reconoce en su libro autobiográfico Mi Aliado el Peligro: «Puede tener, al menos, 3.600 años de antigüedad y, según la leyenda, fue utilizada por un alto sacerdote maya para escenificar rituales esotéricos». Sin embargo, este es un punto que admite toda clase de especulaciones, ya que técnicas de datación como la del Carbono 14 son ineficaces cuando se trata de analizar materiales inorgánicos. En todo caso, existen suficientes indicios, a los que hay que sumar la opinión de numerosos expertos, que sugieren que la Calavera de Cristal es un objeto antiquísimo, quizá mucho más de lo que nadie pueda imaginar.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior, zen

2 Respuestas a “¿Más cosas raras?: calaveras de cristal de roca imposibles de fabricar hoy.

  1. patricia

    La verdad me resulta tan interesante, y tan incierto. Vivimos en un mundo en dónde todavía no sabemos infinidad de cosas de él. Nos faltan millones de cosas que aprender de él.Excelente.

  2. Es muy probable que la calavera de cristal haya sido no por los Mayas porque ellos en esos tiempos No tenían una tecnología avanzada como de rayo láser que hoy lo hay — entonces quien lo hizo — Los OVNIS extraterrestres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s