Filantropía de nuevo cuño: Peter Thiel. ¿Será esta la manera de hacerlo?

Peter Thiel cofundó el servicio de pagos electrónicos PayPal y en la actualidad es responsable del fondo de cobertura Clarium Capital y del fondo de capital de riesgo Founders Fund, que ha invertido en compañías como Facebook Inc. El empresario-inversionista también está enfocando su energía en la filantropía.

Esto no quiere decir que Thiel esté donando a causas tradicionales. En su lugar, la Fundación Thiel apoya el futurismo y la libertad a través de organizaciones como Sens Foundation, centrada en biotecnologías regenerativas, e Imitatio, que se concentra en la teoría de que la gente imita a otros y desea objetos que otros tienen, lo que estimula la competencia y la violencia. Thiel patrocinó recientemente un programa para donar US$100.000 a cada uno de 20 estudiantes para que pospongan sus estudios universitarios y dediquen su tiempo a proyectos innovadores.

La semana pasada, Thiel, de 43 años, organizó un evento llamado “Breakthrough Philantropy” (algo así como “Filantropía Innovadora”) en San Francisco para aumentar la concienciación para algunas de estas causas. Sus esfuerzos tienen lugar en momentos en que emprendedores del sector tecnológico como Mark Zuckerberg, presidente ejecutivo de Facebook, y otros anunciaron el pasado miércoles que se habían comprometido a donar la mayoría de sus fortunas a obras benéficas.

En las oficinas de Clarium en Presidio, Thiel habló sobre la filantropía en Silicon Valley, lo difícil que puede ser lograr que la gente se involucre en obras benéficas y por qué admira a Larry Ellison, presidente ejecutivo de Oracle Corp.

WSJ: ¿Cómo le va a Silicon Valley en la filantropía?

Thiel: En cierto modo, se encuentra en una etapa incipiente. Mucha gente en Silicon Valley recién acaba de amasar sus fortunas y están comenzando a pensar en temas de filantropía. Así que está en un estado muy poco formado. La gente aprende al respecto.

En conversaciones, mucha gente está bastante interesada en hacer algo relacionado con la tecnología. Suena bastante poco convencional (comparado con) la forma en que se practica gran parte de la filantropía en EE.UU., pero hay una audiencia que apoya bastante este tema en Silicon Valley.

WSJ: ¿Esto significa que es fácil lograr que la gente de Silicon Valley se involucre en la filantropía?

Thiel: No es fácil lograr que la gente se involucre, pero es fácil lograr que la gente al menos apoye la causa. Lo natural es que la gente termine financiando alguna entidad sin fines de lucro muy valiosa y más convencional, pero sin duda hay una apertura hacia la financiación de nuevas clases de cosas.

WSJ: La gente en Silicon Valley adopta enfoques transformadores hacia la tecnología. ¿Por qué no son más osados en su enfoque hacia la filantropía?

Thiel: Puedo pensar en toda clase de especulación sociológica sobre por qué. A menudo pienso que hay una tendencia a pensar en la filantropía de forma muy diferente desde el lado empresarial.

En los negocios, la gente piensa en lo que va a cambiar el mundo. En la filantropía, a menudo hay una sensación de que es sin fines de lucro y a menudo no necesita el mismo nivel de control. La gente tiene estos encasillamientos mentales para estas cosas y si pudiéramos lograr que la gente lo viera como una sola búsqueda fluida, tiene mucho sentido reconceptualizarlo de esa forma.

WSJ: ¿Qué enfoque filantrópico admira en Silicon Valley?

Thiel: La respuesta que me da vergüenza es que en realidad no sé mucho sobre los detalles de lo que ha hecho la gente, así que soy renuente a ser muy categórico. Pero si tuviera que dar una sola respuesta, Larry Ellison (presidente ejecutivo de Oracle) me ha impresionado mucho al empujar las fronteras de la investigación médica. Es uno de los mayores donantes en EE.UU. en el rubro de investigación médica de vanguardia.

Los fundadores de Google (Larry Page y Sergey Brin) hicieron un trabajo muy bueno al poner el énfasis en ideas que se centran lo tecnológico. Parte de eso es como Xerox Parc (un centro de investigación en Silicon Valley donde se inventan muchas tecnologías nuevas): quizás no son rentables pero piensan a largo plazo.

WSJ: ¿Quiénes son los retrasados en las donaciones en Silicon Valley?

Thiel: No voy a hablar de eso. No hay retrasados.

WSJ: ¿Qué reacción obtuvo cuando hace poco anunció que donaría US$100.000 a cada uno de 20 estudiantes para que no asistan a la universidad y en cambio se dediquen a otros proyectos?

Thiel: La reacción mayoritaria ha sido positiva. Hubo una división generacional donde gran parte de la reacción positiva provino de gente más joven. Luego hubo otra gente que fue a la universidad en los años 60 y 70 cuando básicamente era gratuita y no comprende lo que ha sucedido ahora que se acumula una deuda de US$250.000 (debido a las tarifas universitarias).

Para mucha gente, ya es una decisión extrema si seguir con los estudios universitarios o hacer otra cosa debido a que los costos han subido tanto. Podrían pasar los próximos 20 años pagando deudas, y eso tiene un impacto en la gente de formas muy importantes.

La meta más amplia era comenzar una conversación entre la educación y el ser emprendedor; no creemos que esa conexión sea automática.

Recibimos mucho interés hasta ahora. Hubo cientos de postulaciones de personas con altas calificaciones y una representación internacional aceptable.

WSJ: ¿Recibieron alguna llamada de padres enojados?

Thiel: Aún no.

Autor:   Pui-Wing Tam. WSJ.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo alma, budismo, espiritu, iluminacion, meditacion, paz interior, zen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s