Los diez toros del zen (versos y prosa de Kakuan) interpretados – 3

Yo sabré reconocer cuando llegue. Lo buscado siempre estuvo ante mis ojos, pero no lo veía.


Verso 3. Encontrar al Toro.

Oigo la canción del ruiseñor.

El sol es cálido, la brisa suave, los sauces verdean a lo largo de la ribera,

Aquí ninguno toro puede ocultarse!

¿ Qué artista podría dibujar tan soberbia cabeza, cornamenta tan majestuosa?

 Prosa:

Al oír la voz, podemos sentir su fuente.  Tan pronto como emergen los seis sentidos, atravesamos la puerta. ¡Dondequiera que uno entre, uno ve la cabeza del toro! Esta unidad es como la sal en el agua, como el color en los tintes. Lo más sutil no esta separado de mi mismidad.

Interpretación:

Yo sabré llegar cuando llegue. Habrán mil señales de ello y solamente yo sabré reconocerlas. Lo buscado siempre estuvo allí, ante mis ojos, pero lo miraba y no lo veía. Yo sabré cuando mis ojos se acostumbren a la luz y dominen la oscuridad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo meditacion, paz interior, zen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s