Los diez toros del zen (versos y prosa de Kakuan) interpretados – 7

El toro sólo obedece la voz de un amo, y nosotros vivimos en el mundo de la dualidad. Esa es nuestra contradicción y nuestro desafío.

Verso 7. Trascendiendo al Toro.

A horcajadas sobre el toro, llego a mi hogar.

Estoy sereno.

El toro también puede reposar.

Empieza a amanecer.

En el plácido descanso, bajo el techo de mi morada, abandono el látigo y la soga.

 Prosa:

Todo sigue una ley, no dos. Únicamente nosotros hacemos del toro una realidad temporal. Es como la relación entre el conejo y la trampa, los peces y la red. Es como el oro y la merma, o la luna que aparece tras la nube. Una sucesión de viajes fugaces y arduos a través de un tiempo interminable.

Interpretación:

Cuando perdemos al toro, perdemos nuestra unidad. Cuando lo recuperamos, volvemos a ser uno en nosotros. Si queremos ser felices, debemos estar integrados en nosotros mismos. El toro no obedecerá la palabra de 2 amos; sólo uno podrá guiarlo y gozar de sus beneficios.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo meditacion, paz interior, zen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s