Siddhartha Gautamá (hacia el siglo V – siglo IV a. C.) también llamado Shakiamuni el Buda: Sutra 2 – Veloz como una carrera hípica.

Atento entre los despreocupados, despierto mientras otros duermen, veloz como una carrera hípica, deja a sus competidores atrás. (Budha).

Un iluminado vive la realidad tal como es en su esencia, los demás sueñan. Aunque duerma, está despierto, alerta, atento. La llama es eterna en su interior. A medida que vas transitando el camino, verás que va haciendo en carne en ti este precepto y mirarás la realidad tal cual es y no en lo que parece. Te convertirás en un ser más objetivo, para ti y los que te rodean. Y sacarás ventaja de esta transformación en tu vida diaria.

Mirar la realidad tal como es constituye uno de los activos más valiosos del ser humano, sobretodo en su vida social, familiar, interactual por decirlo de manera sobrada. Los condicionamientos que traemos desde la infancia nos hacen recorrer el camino apoyados en un sinnúmero de creencias que nos van distorsionando la realidad y nos hacen tomar decisiones erradas o torcer por senderos no adecuados. Crecemos imbuidos de opiniones y luego no sabemos afrontar el sufrimiento que ellas nos provocan. “Nos amábamos y de pronto todo se acabó”. “¡Es imposible que mi hijo haya hecho eso!”. “Los profesores no me quieren”. “Me tienen envidia y por eso me agreden”. “Tengo el mejor y más fiel marido del mundo”. Si analizamos cada paso que damos en este camino, incluidas nuestras decisiones,  iremos descubriendo todo tipo de malinterpretaciones cuyo motivo es uno solo: miramos la realidad a través de los lentes que nos han ido imponiendo y nosotros aceptando.

En base a esos lentes artificiales construimos nuestra realidad y la llenamos de ídolos: la amistad, el amor, la Patria, el éxito o el fracaso, la carrera profesional, la bella vida que nos merecemos, la persona que nos acompaña, nuestros padres, nuestro trabajo, un Dios o una religión. Pero la realidad es lo que es, y pronto se dará mañas de demostrarnos que no existen ni la amistad ni el amor, ni la Patria, ni el éxito ni el fracaso, ni la carrera ni esa bella vida a la que nos creemos acreedores, y que esa persona que nos acompaña no es más eso, un acompañante por un trecho del camino y nada más. Y así con todo lo demás que nos rodea y en lo que vivimos inmersos.

¿No es una visión muy lúgubre y sórdida, y hasta cínica de mirar la vida? No lo es; simplemente es la realidad tal cual es. No lo es si la comparamos con el sufrimiento que nos embarga cuando la realidad nos hace abrir los ojos y la miramos tal como es. A la vida no hay que mirarla con reservas ni desconfianzas sino reconociéndola tal cual es: ese es el secreto de la felicidad. Nadie es feliz estando dormido, sino estando despierto. Y mientras más despierto, más consciente se está, más feliz se es. Hay que vivir con intensidad, no con una venda en los ojos ni con paradigmas ni arquetipos en la mente.

¿Cuál es el efecto de vivir basándonos en las creencias? Primero, que no vivimos la vida que queremos sino la que nos han impuesto, o sugerido. Vivimos la vida que papá o mamá, o los maestros, o la sociedad o los vecinos nos dijeron que viviéramos. Vivimos vidas ajenas. Segundo, que no vivimos la vida con intensidad sino sujetos al ritmo de los demás, los verdaderos dueños de nuestra vida. Trotamos en lugar de correr una carrera hípica, y lo que es peor, trotamos al ritmo que otros nos imponen.

Mira la vida tal como es y serás feliz. Lo que es mejor, serás capaz de hacer felices a los que te acompañan en este peregrinar. En lugar de soñar con las flores serás capaz de mirarlas en todo su esplendor. ¿Te has dado cuenta de cuál es la característica en común de todos los exitosos en este mundo? Fíjate, y verás que miran la realidad tal cual es y toman sus decisiones en consecuencia. No sueñan, viven.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo budismo, meditacion, negocios, paz interior, zen

Una respuesta a “Siddhartha Gautamá (hacia el siglo V – siglo IV a. C.) también llamado Shakiamuni el Buda: Sutra 2 – Veloz como una carrera hípica.

  1. Pat

    Hemos perdido la mayoría de nuestras culturas y tradiciones. Esto es útil en el avance de la civilización, sino que nos aleja de nuestro sentido primario. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s