El autodescubrimiento y el Arteterapia – entrevista a la artista Marisol Ocón B., arteterapeuta española, febrero 2012

A Marisol Ocón Bermejo la vida la moldeó. Nació en Barcelona (España) en 1965. Hija de emigrantes de Castilla-León y La Rioja, su familia llegó a Cataluña en los años 50 buscando trabajo. Su niñez y juventud no se diferencia de otras muchas de la clase media de todo el mundo, y ese entorno de esfuerzo modeló su carácter emprendedor y al mismo tiempo artístico. Su padre trabajó en la empresa Seat donde desarrollo la mayor parte de su vida laboral, hasta que la crisis automovilística de los años 80 motivó su prejubilación. Su madre fue asistenta de hogar y se dedicó totalmente a sus labores en la casa. “Somos dos hermanas, yo soy la mayor y a pesar de ser muy diferentes en nuestros caracteres, compartimos una afición desde muy niñas, nos gusta la música. Siempre nos ha gustado cantar y toda la vida lo hemos hecho en casa de mis padres. Mi hermana siempre mostró una mayor inclinación por los instrumentos, toca la guitarra y ya mayor también se ha dedicado a prender a tocar el piano. En mi caso, me tiraba más el movimiento, el baile y di clases siendo muy niña, hasta que las circunstancias económicas hicieron que se terminaran drásticamente esos estudios”.

Mariano Merino (MM): ¿Tu preparación y tus primeros años?

Marisol Ocón (MO): En un principio mi orientación profesional fue hacia la enseñanza. Estudié Geografía e Historia en la Universidad de Barcelona y al terminar la carrera estuve dando clases en un colegio particular, pero enseguida me di cuenta de que no era eso a lo que yo me quería dedicar. Me casé y tuve dos hijos en apenas dos años. Mi intención era volver al mundo laboral después de tener a mi segundo hijo; de hecho decidimos poner un negocio en Granollers y yo acudía allí por las mañanas. Pero al poco tiempo aparecieron las primeras señales de alarma en el comportamiento de mi hijo menor y no tardamos mucho en saber que se trataba de autismo. Todo mi mundo se cayó como un castillo de naipes, mi vida se convirtió en una sombra distanciada de un cuerpo.

MM: ¿Cómo reaccionaste?

MO: Me dedique exclusivamente a tirar del carro familiar en esos momentos de caos interno y externo para todos. Me volqué a investigar sobre el autismo, para buscar alguna manera de volver a entenderme con mi hijo; eso era lo que más me importaba. Todo ese proceso, curiosamente, me condujo a rencontrarme con mi afición artística de la infancia a través de la musicoterapia. Al buscar algo que me ayudara a mejorar la comunicación y el lenguaje con mi hijo, encontré también mi vocación a través del arte: la música, la plástica, la danza…  Descubrí el Arteterapia.

Después de un periodo de unos 8 años permanentemente junto a mi familia, decidí recuperar mi propio espacio y retomé mis aficiones y estudios para dedicarme a ello de forma profesional. Hice diversos cursos y talleres artísticos de pintura, danza, canto y finalmente cursé el Máster de Arteterapia de la UVIC-AEC.

MM: ¿Y qué haces en la actualidad en tu campo de interés?

MO: En la actualidad estoy desarrollando mi trabajo en diversos ámbitos. Colaboro con la fundación APADIS en Las Franquesas del Vallés haciendo clases de Arteterapia y medición artística a muchachos con discapacidad. Desarrollo cursos de información/formación en Arteterapia para profesionales interesados en el uso de esta disciplina en el ámbito asistencial. También procuro la difusión de lo que puede aportar el Arteterapia para cualquier persona con o sin dificultades y de los beneficios que conlleva su práctica, tanto físicos como psíquicos y emocionales.

MM: ¿Caminas sola en todo esto, o te has unido a asociaciones o grupos afines?

MO: Soy miembro de la Asociación de artistas de l’Ametlla del Vallés y también desarrollo mi trabajo artístico a través de las diversas muestras que organiza la asociación. Continúo mi formación de forma activa en aspectos que me parecen complementarios al Arteterapia, enfocándome  en la expresión corporal y emocional. También agradezco al ayuntamiento de l’Ametlla del Vallés por su sensibilidad en la difusión del Arteterapia y espero que el ejemplo cunda en otros municipios vecinos.

MM: ¿Qué podrías decirnos respecto al impacto que ha tenido todo este proceso en tu vida y en tu posición ante la misma?

MO: Reflexionando sobre todo mi recorrido personal y profesional pienso que el Arteterapia consigue rescatar una de las cualidades más humanas que existen, nuestra capacidad de ser creativos. En un mundo en el que desde muy pequeños nos marcan, nos dirigen, nos controlan, el Arteterapia consigue ser un islote en donde dar tregua a nuestro YO, ofreciéndole espacio para aparecer y recrearse desde la libertad del no enjuiciar. En un taller de Arteterapia nada está bien o mal, simplemente se trata de darse el permiso para SER y expresar lo que a uno le apetece en ese instante. Sin esperar nada, sin conseguir nada, solo ser, reencuentro con lo que llevamos en nuestro interior.

MM: ¿Y cómo aportas a los demás toda esa rica experiencia vivencial que tienes?

MO: Mi experiencia como arteterapeuta es que cuando las personas prueban a darse esa libertad sin una mirada autocrítica, acogen la circunstancia desde el asombro de descubrir y observar que en su interior, hay mucho más material del que creían. Es como abrir puertas a algo que vive latente pero oculto ante la rigidez y la rutina diaria. El que lo prueba y está dispuesto a averiguar más cosas sobre si mismo a través del arte repite, y entra en el proceso del descubrimiento de su alteridad, de esos “otros” que también conviven con nosotros en la sombra y que nos completan como personas.

MM: ¿Cómo ves el futuro del Arteterapia y a quiénes puede beneficiar?

MO: Creo que TODOS nos podemos beneficiar de este tipo de terapias, no hay colectivos preferentes. Cualquier persona con una actitud abierta de autoexploración artística puede practicar esta disciplina. El futuro del Arteterapia debería ser el futuro del ser humano. Si hay algo que nos caracteriza es nuestra capacidad de ser creadores, eso nos ha acompañado siempre, desde la época de las cavernas. Conozco de primera mano lo que ofrece el Arteterapia y creo que debería ser algo que termine calando en nuestra sociedad. Ese es uno de mis principales cometidos, difundir y ofrecer la posibilidad a la gente de conocer de cerca la riqueza del autodescubrimiento que nos aporta el Arteterapia.

MM: Si alguien quisiera comunicarse contigo ¿dónde te encuentra?

MO: Participo activamente en facebook; ahí puede encontrarme, con mi nombre. Además, mi correo es:     ocones@hotmail.es   Y con gusto atenderé cualquier consulta.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo budismo, Ciencia, espiritu, meditacion, negocios, paz interior, zen

Una respuesta a “El autodescubrimiento y el Arteterapia – entrevista a la artista Marisol Ocón B., arteterapeuta española, febrero 2012

  1. Mariaje

    Mi querida amiga, quien te conoce sabe que eres generosa sensibilidad, buscadora de la creatividad en los desencuentros, y lo más difícil siempre con alegría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s