¿Nuestro futuro? La abundancia

El título del presente artículo sintetiza una conferencia que dio hace poco (marzo 2012) Peter Diamandis en EEUU con ese título: “Abundance is our future”.


Como economista soy un convencido que la escasez de recursos es la principal restricción con la que toda actividad económica se realiza en todo tiempo y lugar, por lo que la abundancia por principio no existe. Sin embargo, la citada conferencia es una interesante reflexión acerca de que el futuro será mejor que el presente que vivimos gracias al inmenso desarrollo de la tecnología, criterio que comparto, porque determina una productividad creciente.

Diamandis se pregunta ¿Por qué en los medios de comunicación predomina siempre lo negativo? Su respuesta, porque a eso la mente de la gente le pone atención. Y esto es así porque siempre estamos inseguros y temiendo el peligro. Por esta razón estamos dispuestos a escuchar las malas noticias. La consecuencia de este hecho es que la gente piensa que estamos peor que antes, cuando la realidad es que estamos mejor, mucho mejor en promedio.

No vemos el gran progreso hecho en el último siglo, lo que nos permite poseer grandes potencialidades para las próximas tres décadas. Esto no quiere decir que el mundo no tiene problemas, los tiene. Siempre hay problemas. Sin embargo durante el siglo XX se dieron grandes cambios favorables y notables como confirman los siguientes datos, en promedio y a nivel mundial: La esperanza de vida se duplicó, el ingreso per cápita real subió tres veces, la mortalidad infantil cayó diez veces, el costo real de los alimentos bajó diez veces, el costo de electricidad 20 veces, el costo del transporte 100 veces y el costo de comunicación 1.000 veces. Algo que nunca sucedió antes. ¿No es increíble? Estamos viviendo una época extraordinaria.

En EEUU la gente que está calificada como pobre, sin embargo, tiene las siguientes características: el 99% tiene electricidad, agua, servicio de alcantarillado y refrigeración. El 95% tiene televisión, el 88% tiene teléfono celular y el 70% tiene automóvil con aire acondicionado.

¿Qué es lo que explica este maravilloso comportamiento? Diamandis dice: está en el crecimiento exponencial de la tecnología que se ha producido durante el siglo XX y hasta el año 2010, proceso que no ha sido afectado por las guerras ni por las recesiones o depresiones económicas. Si se compara el comportamiento del desarrollo tecnológico de los últimos treinta y cinco años con los primeros treinta cinco años del siglo XX, se confirma el crecimiento exponencial de la tecnología.

Estas tecnologías sirven para resolver los problemas económicos y crear una vida de posibilidades. El problema no está en la escasez, está en el acceso. Lo mismo sucede con el agua. Hay abundancia. Vivimos en un planeta de agua. El 70% del planeta está cubierto de agua. Con la tecnología ya actual se puede tener acceso a la energía y al agua existente para satisfacer todas las necesidades, destaca Diamandis.

La telefonía celular se ha generalizado en los países no desarrollados, lo cual no sólo permite una comunicación que antes no era posible sino que da acceso al conocimiento antes no disponible y acumular información que se quiera. Google y Yahoo ponen a disposición inmediata el conocimiento. Esto hace que la gente sea más educada y tenga mejor salud.

El fenómeno más notable de los últimos tiempos es internet y su uso. A nivel mundial el año 2000 sólo tenía acceso un 6% de la población, para el año 2010 subió al 23% y se espera que para el año 2020 ya un 66% de la población esté conectada a internet. ¿Que significa esto?, que cada día hay más gente que está vinculada al conocimiento, lo que le permite ser gente más saludable y mejor educada. Hasta el 2020 se incorporarán 3.000 millones de personas en el mundo a internet, a la información y al conocimiento, con lo que estarán más capacitados para producir riqueza y, por tanto, para contribuir al mejoramiento del bienestar del mundo. Y esta gran contribución que harán hoy no la podemos predecir.

Por tanto, el reto para enfrentar el futuro de manera promisoria es aprendiendo la tecnología y difundiéndola. Mi conclusión es que los científicos, los ingenieros y los empresarios son los verdaderos protagonistas del desarrollo económico, de cuya actividad nos beneficiamos todos los demás.

Autor: Armando Méndez Morales es miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas. Fuente: paginasiete.bo

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo budismo, Ciencia, negocios, paz interior, zen

4 Respuestas a “¿Nuestro futuro? La abundancia

  1. gabriela

    En lo cierto en varios aspectos, sobre todo cuando afirma que el papel de los medios de comunicación es negativa, en vez de ser positiva. Totalmente de acuerdo. Además el nivel de tecnología desarrollado es excelente, la telefonía celular es algo extraordinario. En lo que no estoy de acuerdo es en que afirme categoricamente: “La esperanza de vida se duplicó, el ingreso per cápita real subió tres veces, la mortalidad infantil cayó diez veces, el costo real de los alimentos bajó diez veces, el costo de electricidad 20 veces, el costo del transporte 100 veces y el costo de comunicación 1.000 veces…” Vivo en Nicaragua, en el mero centro de América, y esas cosas no han pasado aquí, creo que se refiere a Estados Unidos. Una familia pobre aqui tiene lo básico: 80% de electricidad y 50% agua potable 50% refrigeración, 0% vehículo y de alimentación ni hablar, los costos del combustible y sus derivados son más altos que hace 10 años y los granos básicos igual. No soy pesimista ni aguafiesta, al contrario, soy una persona que siempre ve el lado bueno de las cosas, pero desafortunadamente esas aseveraciones no las puedo apoyar aunque quisiera con todo mi corazón que ese panorama pintara en mi país también. Muy buen artículo. Gracias por compartirlo.

  2. Mariano Merino

    Estimada Gabriela: creo entender que el comentario del autor es general y aplicable a todas partes. Tal como el mismo lo expresa (cito), “El problema no está en la escasez, está en el acceso”. Posiblemente esos beneficios no están difundidos en Nicaragua, tampoco en Bolivia ni en Ecuador o en países del Africa o en el sertao brasilero, pero existen. Es un problema de acceso. Si nuestros gobiernos se ocuparan de sus pueblos, las cifras mejorarían ostensiblemente porque hay el cómo hacerlo.

  3. Sí, pero el “negocio” del siglo está en generar pobreza: en el interior del individuo. Soy de México, y puedo decir que en mi país la palabra que usaría para calificarlo sería IGNORANCIA. El negocio aquí radica en la ausencia de educación a todos los niveles y en cambio nos dan condicionamiento.
    Lo que el artículo dice es cierto: hay abundancia, el problema radica en el acceso, que mas bien yo llamo “restricción gubernamental”.
    Todo país del tercer mundo o subdesarrollado será mantenido de esa forma a menos que decidan avanzar.

    • Mariano Merino

      Es una pena pero tienes razón: es ignorancia. Y no podemos achacar a los estamentos empresariales la causa porque esto atenta contra su propia existencia. A mayor ignorancia mayor pobreza, y a mayor pobreza menor demanda; y a menor demanda, que pasa? La causa esta en la mente, en esas estructuras sociales medievales que aun persisten y se niegan a morir. Uno de los soportes de Henry Ford fue pagar buenos salarios, de manera que los operarios pudieran comprar sus autos y mantenerlos… Esa es la formula.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s