En Bolivia: cuando se quiere, se puede

Desde hace cuatro años, Álvaro Llobet pone en práctica la idea   de hacer más asequible el costo de las cirugías de cadera y rodilla en nuestro medio. Él es un médico  especializado en traumatología ortopédica y ha encontrado la manera de bajar los costos de las operaciones que requieren las personas que sufren de artrosis.

Cuenta que observó que numerosos pacientes tenían que resignarse a continuar sufriendo tremendos dolores en las articulaciones y prácticamente quedaban inmovilizados por falta de dinero para pagar una operación que les permitiera aliviarse.

La artrosis es una enfermedad producida por el desgaste del cartílago, o sea, el tejido que hace de amortiguador al proteger los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación. Una vez que este cartílago se desgasta, especialmente en las rodillas y en las caderas, provoca un dolor insoportable pues ante cualquier movimiento los huesos se rozan. El médico detalla que esta es una enfermedad degenerativa y que la única solución es operar para introducir prótesis que remplacen a los cartílagos, así los pacientes pueden volver a moverse sin sufrir dolores.

Llobet explica que, en el mercado, una operación de este tipo tiene un costo de entre $us 7.000 y $us 4.500  y que estos montos resultan imposibles para la mayoría de los pacientes.

Para ver la forma de bajar los costos, Llobet visitó personalmente las fábricas de prótesis en Brasil y Francia y estableció que los costos de las mismas no son tan elevados como los que llegan al mercado local, es así que estableció un mecanismo de rebaja en coordinación con las importadoras; por otro lado, formó un equipo de profesionales que cobran una tarifa mínima por su trabajo; y por otro, logró que las clínicas con las que trabaja rebajen el precio de su servicio de internación y uso de quirófano. De esa manera ha luna cirugía de rodilla llega a costar hasta $us 1.500 y de cadera hasta $us 2.000.

Las cirugías con estos costos se hacen durante campañas establecidas. Hasta ahora se llevaron ocho versiones de estas campañas, la que se realiza actualmente se llama Por una Bolivia libre de artrosis y está prevista hasta el 30 de noviembre.

La primera campaña tuvo diez pacientes y duró quince días. Luego las campañas se ampliaron a dos por año, cada una de cuatro meses de duración. En esta gestión atendió 1.500 pacientes y realizó 400 cirugías. Las personas que acudieron no solo son de Santa Cruz, sino de distintas ciudades del interior.

Explica que existen pacientes que pueden pagar pero otros sencillamente no tienen dinero para hacerlo. Para ayudar a estos últimos, Llobet consigue recursos acudiendo a la ayuda de amigos; dice que estos son mucho más generosos que las instituciones o empresas privadas.

Para Llobet el fundamento principal que lo motiva a trabajar de esta manera es su criterio de renuncia y servicio, que es el que marca también sus relaciones familiares y de amistad. Esto lo aprendió hace 20 años cuando decidió ser miembro de CAFH, una comunidad que agrupa a las personas bajo un mismo criterio de vida buscando la armonía mediante el estudio, la oración y el trabajo.

El médico señala que con estos fundamentos está formando un grupo de profesionales, entre los que también se encuentra su hijo, que estudia Medicina, para que en el futuro se pueda formar una fundación destinada a curar a los enfermos de artrosis.

No niega que este proceder le ha generado algunos problemas con sus colegas, pero asegura que continuará adelante.

Cuando Llobet habla de operar, lo hace con mucha pasión, pues se trata de la actividad que más le gusta hacer; indica que con las campañas y la atención e intervención de tantos pacientes ha logrado una importante práctica que le permite resultados exitosos, por otro lado, tiene el don de poder utilizar con la misma habilidad ambas manos, la derecha y la izquierda, y esto le permite mayor facilidad y rapidez en las operaciones.

Atiende en su consultorio de la clínica Urbarí y allí se puede encontrar el testimonio de pacientes que antes de la operación estaban inmovilizados y que ahora pueden caminar sin mayores problemas.

Las mujeres son las numerosas, pues según los datos estadísticos, en Santa Cruz y en todo el mundo, son las que más sufren artrosis.

Llobet explica que tiene un archivo de imágenes de los pacientes atendidos y operados, para dar cuenta de los resultados de las operaciones e informar sobre la recuperación de los pacientes a las personas que ayudan con recursos.

Fuente:     eldeber.com.bo, reportaje de Paura Rodríguez Leytón  

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia, meditacion, negocios, paz interior, zen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s