El Teatro es un laboratorio de investigación de los comportamientos y las conductas humanas – parte 1 – (Patricia Hart)

Patricia hart

Todos sabemos que los juegos de la infancia, ese famoso “como si fuese verdad”, nos han permitido muchos aprendizajes de la vida. Los humanos, desde su aparición en el planeta han desarrollado la capacidad de replicar, de imitar y de interpretar todo lo que observaban del mundo circundante; la naturaleza, las otras especies, los otros humanos y las emociones que les producían. El ser humano posee justamente un cerebro tan evolucionado que le posibilita pensarse a sí mismo, incursionar en lo que no se ve pero  que existe. Esta es una de las diferencias con respecto a los cerebros de las otras especies animales. La capacidad de pensarse, de trascender, de rememorar  y de planificar a futuro, son cualidades específicamente humanas.

Seguramente que nuestros antepasados prehistóricos, antes de pintar en las cuevas las escenas de caza de mamuts, hayan representado en acción y con movimientos y sonidos esas mismas situaciones para poder transmitirles a sus semejantes algún tipo de prevención, o manejo de las armas o manera de rodear a la presa. El imitar en acción, precede cualquier tipo de representación simbólica. Y uso la palabra acción tanto para el movimiento como para la voz.

Imaginemos la siguiente situación antes de la aparición del lenguaje. Un humano primitivo, alejado de su grupo, detecta la presencia amenazante de un depredador. Debe preservar su vida y alertar a los otros, ya que el sentido gregario le indica que también los otros le garantizan su supervivencia, entonces huye corriendo en su búsqueda. Cuando llega, se vale de sonidos y movimientos que imitan al animal, para comunicarle al grupo la inminencia del peligro. Los demás interpretan el mensaje y se ponen a salvo en una cueva, inaccesible para la fiera que amenaza. En la cueva hay otros humanos que desconocen lo que pasó. Por lo tanto los recién llegados a través de movimientos y sonidos relatan lo ocurrido.

Al día siguiente, (El uso de días consecutivos en esta pequeña historia representan en realidad miles de años de evolución), rememoran el acontecimiento y repiten las actitudes y gestos, tanto los que estuvieron involucrados en la huída como los que no la presenciaron.  Esto les produce alegría por haberse salvado y seguramente perfeccionan las acciones. Seguramente algún miembro del grupo será reconocido como el que mejor ejecuta e imita los sonidos y desplazamientos del animal y les provoque eclipsamiento. También puede provocarles risa la manifiesta torpeza del otro. Probablemente  en los días subsiguientes, agreguen ritmos y voces nuevas a la representación, que basada en sucesos cotidianos se va transformando paulatinamente en una danza o en un rito que transmiten a otros como enseñanza. Pero sobre todo porque les causa placer ejecutarlo.

Me divierte mucho pensar estas situaciones que son como la esencia del teatro. Igual que la danza y la música surgen en una primera instancia como una manera utilitaria y funcional para la subsistencia del grupo.

Esos hombres primitivos también van guardando en su memoria la experiencia, los estados emocionales que les provocan las repeticiones como un nuevo aspecto que también es necesario para la conservación de la especie.

Esas expresiones a medida que avanza la evolución del cerebro humano son las que conocemos con el nombre de, Las Artes. Y de  las artes, la que más me ocupa son las Artes Dramáticas. La palabra dramático viene del griego, de drao, que quiere decir acción. Por lo tanto las Artes Dramáticas son las Artes de la Acción. Y dentro de las Artes Dramáticas mi preferida es el Teatro. Al Teatro se lo llama Arte Mixta porque tiene concurrencia de las otras Artes, la Musical, la Plástica, la del Canto, la Arquitectura, etc. Vaya particularidad la del Arte Teatral, ya que si es acción, es inasible. Se da en un mismo tiempo y en un mismo espacio con la presencia en vivo de los participantes, espectadores y actores.

Volvamos a la secuencia imaginada, acompañemos a ese individuo del grupo, se, el que mejor imitaba al animal y que provocaba complacencia en los otros. ¿Qué estaba sucediendo en los otros cuando lo veían? Ellos revivían la situación, podían verla sin estar en peligro, podían elaborarla, podían distanciarse, descubrían que esas acciones simbolizaban lo real y les gustaba. Estaban consolidando la memoria en el cerebro y la auto observación, capacidad de los lóbulos pre frontales. Y quizás se les revelara alguna otra posibilidad de respuesta ante una situación futura similar, que antes no habían descubierto. Puede ser que mostraran incipientes manifestaciones de una planificación. Es probable. Lo que si sucedía en sus cerebros es que las neuronas encargadas de registrar las emociones y constituirlas posteriormente en estados emocionales, desarrollaban una gran actividad.

Continuando con el ejemplo propuesto, creo que en el momento en que el grupo le solicita a nuestro primitivo mejor imitador la repetición de sus acciones, es cuando nace el teatro, nace la representación. Existe un acto volitivo por parte del grupo para ver la repetición de las acciones de otro y un acto volitivo del que ejecuta las acciones.

Esta cuestión puesta en marcha consiste en la relación de los elementos constituyéndose en un proceso, y que vamos a denominar estados emocionales.  Aquí mucho tienen que ver las neuronas espejo, las que nos permiten comprender, sentir lo que al otro le sucede.

Si es que la génesis del teatro se acerca aunque sea mínimamente a nuestro ejemplo casi estaría fuera de discusión que fue una herramienta-proceso  indispensable para la evolución de nuestro cerebro.

Ahora, propongo un salto elíptico vertiginoso. Del humano primitivo aterrizamos al hombre de hoy.

En el acontecimiento teatral de una representación, los participantes que intervienen, el público por un lado y los intérpretes por otro, existen reglas culturales implícitas que se ponen en funcionamiento. Por ejemplo, una persona que ya ha tomado lugar en su butaca lo hace con una expectativa. ¿Cuál? Consciente o inconscientemente dice, – He venido aquí para verlos, para que me emocionen, para que me cuenten una historia, para que me entretengan, para que me  hagan reír  y/o llorar, por lo tanto les pido que hagan bien su trabajo- Por el otro lado, los intérpretes, recitales de música, cantantes, ballet, ópera, teatro, dicen – Estoy aquí y a través de mi personaje iré contando una historia y me comprometo a vivenciar profundamente todas las circunstancias por las que atraviesa, de la forma más clara, bella y apasionada que soy capaz, por lo tanto les pido que hagan bien su trabajo y me presten atención. Tanto espectadores como intérpretes están en vivo y comparten un mismo ámbito en el mismo momento.

Entonces… ¡Se levanta el telón! Se apaga la luz de la sala, y cuando los últimos murmullos desaparecen, la respiración cambia y la disponibilidad de mentes y cuerpos de los espectadores está en su punto justo, aparecen en el escenario los actores convertidos en personajes. Todo lo que hagan y sientan los personajes impactará en los espectadores “como si fuese verdad”

Caben varias preguntas:

¿Qué cosas hace que  los actores puedan  componer personajes y construir una realidad escénica que sin ser la realidad cotidiana, es vivida por ellos  como si fuese “verdad”?

¿Qué hace que los espectadores entren en la convención, en el juego, y padezcan o gocen con lo que les sucede a los personajes?

¿Qué pasa en nuestros cerebros en esa situación?

Pero estas cuestiones las dejaremos para la Parte 2

Fuente:

Patricia hartAutor:   Patricia Hart, actriz de teatro y pedagoga, investigadora argentina

http://patriciahartteatro.blogspot.com.ar/

patrihart2001@yahoo.com.ar

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia, meditacion, negocios, paz interior, Uncategorized, zen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s