Las casualidades encierran un mensaje – (Eduardo Zancolli)

eduardozancolli_

Eduardo Zancolli, escritor. Tengo 50 años. Nací y vivo en Buenos Aires. Soy traumatólogo especializado en cirugía de manos y hombros. Estoy casado y tengo dos hijas. Soy partidario de la democracia participada. Creo en la paz, en la preservación del medio ambiente y en un orden superior. Publicó “El misterio de las coincidencias”, editorial RBA

– ¿Qué gobierna nuestras vidas, la casualidad o la causalidad?

– La causalidad de la casualidad, la sincronicidad.

– ¿Y eso qué es?

– Coincidencias con significado para la persona que las vive porque encajan perfectamente con su historia personal dando respuestas a dudas existenciales.

– ¿Descarta el azar?

– Las coincidencias pueden tener que ver con la oportuna llegada de cierta información especial que no sabíamos cómo conseguir, o podemos pensar de repente en alguien que hace mucho que no vemos y, al día siguiente, topamos con él. Resulta demasiado improbable matemáticamente hablando, que haya sido consecuencia del azar.

– Póngame un ejemplo ilustre.

– Ya de joven, Abraham Lincoln sentía que debía ser algo más que un granjero de Illinois. Un día tropezó con un vendedor ambulante que atravesaba una época difícil y decidió ayudarle. Le compró un viejo barril lleno de objetos sin mirar el contenido.

– ¿Y qué había?

– Quincalla y una colección de libros de derecho gracias a los cuales estudió hasta ser abogado y cumplir su célebre destino.

– ¿Cómo un médico se interesa por la sincronicidad?

– Todos nos cuestionamos qué hacemos aquí y si estamos en el camino correcto. Un día vino a verme un médico norteamericano para ofrecerme un negocio. Y gracias a una “bompa”, un recipiente tibetano para el agua bendita, que él vio en mi despacho, acabamos hablando de su colaboración con el Dalai lama y acabé en el Tíbet.

– Puede ser una simple coincidencia.

– Un día antes de este encuentro mi mujer me dijo que sacara ese objeto de casa, que, por cierto, llevaba tres años en la misma estantería y nunca lo había visto. A partir de ahí, el cúmulo de coincidencias fue tal, que decidí investigar el tema.

– ¿Y?

– A diario nos suceden coincidencias, pero a veces se da una confluencia de sucesos que nos impactan y vemos y sentimos un significado en lo fortuito: son mensajes con significado. A este tipo de coincidencias el psicólogo suizo Carl Jung lo llamó sincronicidad.

– ¿Y quién envía esos mensajes?

– Se ha podido demostrar en diferentes ámbitos de la ciencia que existe un orden superior con propósito que, por ejemplo en física cuántica, produce estados superpuestos.

– ¿Qué es eso?

– En este momento estamos compartiendo un mismo estado que nos liga para siempre. Dentro de tres años, en el otro extremo del mundo, yo podría acordarme de usted y a los dos minutos usted llamarme.

– ¿Esto es científico?

– Si dos simples partículas han compartido un estado único, luego, aunque estén alejadas la una de la otra, resulta que si medimos su velocidad, coincide. Vivimos en un universo que se comunica instantáneamente a una velocidad superior a la de la luz.

– ¿Qué demuestra eso?

– Que hay una danza subyacente a todas las partículas subatómicas, esas que constituyen la base de todo el universo, visible y no visible. Con ese descubrimiento Pauli ganó el premio Nobel de Física.

– El batir de las alas de una mariposa en Pekín…

– … Puede causar un tornado en Texas. Todo está interconectado, todo está en todos lados, hay un orden más allá del caos.

– ¿Y ese orden nos dirige?

– La ciencia reconoce el fenómeno pero nadie entiende todavía el sentido. Todos los estudiosos coinciden en que cuando ciertas cosas son atraídas repentinamente hacia nosotros de maneras muy sorprendentes comienza a operar una estructura de causantes subyacentes.

– ¿Como un conjunto de fuerzas?

– Si, como si estuviésemos rodeados por un campo magnético en el que los alinearan automáticamente respondiendo a un nivel de causalidad más sutil.

– ¿Y todo eso para qué?- La sincronicidad nos ayuda a elevar nuestra conciencia, a evolucionar.

– ¿Como la teoría del escarabajo de Jung?

– No. Había una paciente que todas las noches soñaba con escarabajos. Mientras se lo explicaba a Jung oyeron unos golpecito en la ventana, era una especie de escarabajo que no existía en esa región. Jung investigó su simbología y curó a la paciente. De la misma manera, la historia de los grandes descubrimientos está tejida a base de casualidades.

– ¿Cómo podemos atraer la sincronicidad en nuestras vidas?

– Hay que dejarle espacio para que se puedan manifestar y darle valor al pensamiento intuitivo. Suelen aparecer en períodos de transformación: muertes, enamoramientos, psicoterapia, trabajo creativo, situaciones que nos sacan de la rutina hacen replanteamos los valores. Una vez un maestro espiritual me preguntó: “¿Qué hace usted por usted?”.

– Buena pregunta.

– “Regálese una hora diaria para salir, caminar sin destino, estar abierto para lo que no tiene programado”, me aconsejó.

– ¿Y si no entiendo el mensaje?

– El significado de las sincronicidades tiene que encajar con nuestra historia personal. Si tropieza repetidas veces con un objeto, una situación, o las cosas empiezan a encajar sin esfuerzo, ponga atención, conviértase en el detective de las pistas y acabarán llevándole a algún lugar.

EL ORDEN

Observando a sus pacientes, el psicólogo Carl Jung llegó a la conclusión de que a veces en nuestra vida se dan una serie de coincidencias llenas de significado para las personas que las vivimos y que tienen la fuerza de cambiar nuestro destino. A ese fenómeno lo llamó sincronicidad. El destino llevó a su consulta a Wolfang Pauli, Premio Nobel de Física, que demostró que todas las partículas subatómicas, las que constituyen la base del universo y de nuestro cuerpo, están interrelacionadas. Son muchos los científicos que investigan sobre ese orden profundo del que parece emerger todo y que podría ser el causante de esas extrañas coincidencias que tan a menudo han llevado a la humanidad a grandes descubrimientos como la penicilina, el darwinismo.

Fuente: entrevistas lavanguardia.com La Contra – IMA SANCHIS

 

 

1 comentario

Archivado bajo budismo, Ciencia, espiritu, iluminacion, meditacion, negocios, paz interior, zen

Una respuesta a “Las casualidades encierran un mensaje – (Eduardo Zancolli)

  1. Carlos Rodriguez

    Muy buen articulo,vivir en sincronicidad es fluir sin esperar nada del todo,es sorprendente. Todo vibra todo se atrae.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s