El universo es Enso

enso11
El círculo representa en su vaciedad, la absoluta plenitudsimplicidadintegridad,infinidad, perfección de la armonía. El círculo del sumi, pintado con tinta, o Enso, es un símbolo espiritual de muy profundo significado para muchos religiosos, particularmente para los budistas Zen.

El círculo, según el entendimiento de la tradición del Zen, es una representación de nuestro verdadero ser. Es pintado / escrito en la caligrafía china o japonesa en una forma que no es matemáticamente perfecta.

El Enso es pintado por una mano humana, con un pincel, y entonces es perfecto nada más así como es. Guiado en el momento del estado de la mente del pintor – tu puedes pintar un poderoso y bien balanceado Enso solamente si tu mente es limpia y libre de pensamiento e intenciones -. Es el verdadero momento de vaciedad con plenitud. Es el reflejo de tu estado interior de armonía.

Una característica significativa del círculo del Enso es que nunca es un círculo cerrado. Existe siempre una pequeña apertura en algún lugar que indica que no es algo contenido en si mismo, sino se abre al espacio, al infinito. Es un círculo que incorpora la armonía completa.

Desarrollo

El Enso en Japón es un círculo pintado utilizando la misma técnica del Sumi-e o del Shodo. También se le conoce como círculo Zen, ya que es una expresión de la disciplina y la visión espiritual de los monjes Zen.

Para crear un círculo Enso el monje Zen toma un pincel grande lleno de tinta mientras contempla un papel en blanco, su actitud mental y corporal debe ser la misma que cuando hace meditación sentado (Zazen). En un decisivo “momento perfecto”, el monje plasma rápidamente el círculo sobre el papel, con un sólo trazo del pincel y en una fracción de segundo. El círculo creado contiene tanto la perfección del momento expresivo como las imperfecciones de la tinta, la hoja y el pincel.

La armonía en la forma de un Enso muestra claramente el nivel de profundidad espiritual que ha alcanzado el monje.

El Enso es un símbolo muy antiguo y puede ser considerado como uno de los símbolos “supremos” del Zen, un círculo de Iluminación.

El Shinjinmei, escrito en el siglo sexto, se refiere al Gran Camino del Zen de la siguiente forma: “Un círculo como un vasto espacio, al que no le falta nada y al que no le sobra nada”, y esta frase se usa frecuentemente como inscripción en las pinturas de círculos Enso.

La referencia escrita más antigua sobre un Enso, la primera pintura Zen, ocurre en elKeitokudento-roku, compuesto en el siglo octavo:

Un monje le pidió al Maestro Isan un gatha que expresara la iluminación. (Un gatha es una especie de poema profundo usado para meditar.)

 Isan se rehusó diciendo, “Está frente a tu rostro, ¿por qué debería expresarla con pincel y tinta?”.Entonces el monje le pidió a Kyozan, otro maestro, que le escribiera algo en concreto. Kyozan dibujó un círculo sobre un pedazo de papel, y dijo, “Pensar sobre lo que es esto y después entenderlo es la segunda mejor cosa; no pensar sobre eso y entenderlo es la tercera mejor cosa.” (El maestro nunca dijo cuál era la primera mejor cosa).

Después de eso, los círculos Zen se convirtieron en un tema central del arte Zen.

Los círculos Enso varían en su forma desde los perfectamente simétricos hasta los completamente asimétricos, y en sus trazos (algunas veces se usan dos trazos) desde los delgados y delicados hasta los gruesos y masivos. Algunas pinturas llevan una inscripción que las acompaña para darle al observador una idea respecto al significado fundamental de un círculo Zen en particular.
Las principales clases de Enso son:
  • (1) Enso-espejo: un círculo simple, libre de inscripciones que lo acompañen, dejando toda la interpretación al observador.
  • (2) Enso-universo: un círculo que representa el cosmos (la física moderna también afirma que el espacio es curvo).
  • (3) Enso-luna: la luna llena, clara y brillante, iluminando silenciosamente a todos los seres sin discriminación, simboliza la iluminación espiritual.
  • (4) Enso-cero: además de curvos, el tiempo y el espacio son “vacíos,” y aún así dan nacimiento a la totalidad de la existencia.
  • (5) Enso-rueda: todo está sujeto al cambio, toda la vida gira en cíirculo.
  • (6) Enso-torta dulce: los círculos Zen son profundos pero no abstractos, y cuando la iluminación y los actos de la vida diaria -“sorber té y comer pasteles de arroz”- son uno, hay verdadera conciencia.
  • (7) Enso-“¿qué es esto?”: la inscripción más frecuentemente usada en las pinturas de círculos Zen, es una manera profunda de decir: “No dejes que otros llenen tu cabeza con teorías sobre el Zen; ¡descubre el significado por tí mismo!”

Como vemos, el Enso puede ser interpretado desde muchas perspectivas, y si consideramos que el Enso es simplemente un círculo nos daremos cuenta que no es exclusivo del Japón sino que es un símbolo universal muy extendido y usado en las más variadas culturas y tradiciones, para expresar tanto el movimiento y la multiplicidad, como la inmovilidad y la unidad original (el centro).

Enso significa “fase circular” y simboliza muchas ideas Zen. En su forma tan simple están perfectamente plasmadas las más elevadas enseñanzas de sabiduría. Representa los ciclos, las repeticiones, el eterno retorno, la búsqueda del centro, el ciclo infinito de la vida y el universo. También puede representar la luna llena, la taza vacía de té, le rueda que gira, el ojo o rostro del Buda (iluminado), el dragón o serpiente que se muerde su propia cola y muchos otros símbolos visuales y poéticos.

Cuando se toma más profundamente, el círculo simboliza el vacío de la nada, el círculo de la vida y la totalidad del espíritu. Aún más profundo es la representación del círculo como el momento de iluminación (Satori en el Zen), el momento en el que la mente es lo suficientemente libre para dejar al cuerpo o al espíritu crear, el momento en que la perfección del círculo es atrapada en el vacío del papel, y el momento del caos que es creación.

El Enso es pintado (o escrito) en una forma que no es exactamente perfecta desde la perspectiva matemática. El Enso es creado por la mano humana, y por lo tanto es perfecto tal y como es. Realizado por el estado mental del pintor. Se puede pintar un poderoso y bien balanceado Enso sólo si la mente está clara y libre de pensamientos e intenciones. Es el verdadero momento del vacío dentro de la totalidad. Es el reflejo del estado de armonía interna.

Una característica importante del círculo Enso es que nunca es un círculo cerrado. Siempre hay una ligera abertura en algún lugar, indicando que no es algo contenido en sí mismo, sino que en lugar de eso se expande hacia el espacio, hacia el infinito, abarcándolo todo e incluyéndolo todo. Es un círculo que incorpora la armonía completa.

Pero el Enso también es el símbolo de lo visible y lo no visible. Representa el pensamiento no-dual, la unidad, “el Todo es igual que el Uno”. La expresión de toda la mente y la no-mente. Su vacío contiene la totalidad absoluta, la simplicidad, la completitud, la infinitud, la perfección.

Según la tradición Zen, el Enso es la representación de nuestro verdadero Yo, de nuestro real Ser. El Yo es un círculo Enso pintado en el vacío de la no-mente.

El Enso es la imagen del Cielo y de la Tierra, de los diarios ires y venires, de las estaciones, de la vida. Pintado con un ràpido trazo; seguro pero humilde; grueso pero lleno de bondad.

Es tan perfecto, que tiene el poder de liberar y transformar al que lo contempla con claridad. Y la sensación que produce es indescriptible. Por eso se le conoce como círculo de iluminación. Solamente el lenguaje poético se puede aproximar a la profunda e inexpresable verdad contenida en el Enso.

El Enso puede despertar las más diversas reacciones, veamos lo que han dicho algunos al ver este sencillo pero profundo círculo:

  • El brillo y la redondez de la luna. La realidad última. Sin más y sin menos; precisamente esto; es suficiente. El ciclo eterno de la naturaleza. Sin vida y sin muerte; sólo el espíritu”.
  • La “Luna Llena” de la mente lo incluye todo.
  • Imagina el “Círculo Completo” del sol naciente calentando tu espalda mientras flotas en una tabla de surf.
  • Frente a tí está la luna, destellante, llena y tan clara en el cielo dorado.
  • Cuando esto sucede, todas las cosas adquieren sentido en una forma que no puede expresarse con palabras.
  • Abierto, completo, ahora, sin límite, así es como todo fue siempre pero necesita la coincidencia de muchas cosas para hacernos redescubrir esta totalidad. Es un recordatorio de que en todo momento estamos sostenidos por un mundo repleto de belleza y claridad.
  • Círculo de principios, círculo de finales.
  • Todo está incluído en este círculo.
  • De hecho, el Enso niega la necesidad de adjetivos y nos conduce a un mundo de MU (vacío). Un mundo, en el que la humanidad sería capaz de encontrar la verdadera paz. Un mundo que necesitamos ahora más que nunca.
Eso es todo. No hay nada que decir. El universo es Enso.
Fuente:   http://yosamurai.blogspot.com/2010/01/el-circulo-zen-enso.html

Deja un comentario

Archivado bajo budismo, Ciencia, espiritu, iluminacion, meditacion, negocios, paz interior, zen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s