¿Conexión Atlante? Los mayas y los egipcios

atlantida-mapa

La Atlántida, gran Continente y Civilización, según Platón “la isla tenía una dimensión superior a Libia (África en la actualidad) y Asia juntas” pero ¿Realmente existió? 

Platón en él (350 a. de c.) en sus Obras “Timeo y Cristias” Hacia alusión a esta gran Nación, una civilización muy rica y poderosa, acaecida hace unos 12.000 años. La situación donde estuvo ubicada, sigue siendo una incógnita, se habla del Mediterráneo, según este sabio Griego: “Estaba mas allá de las columnas de Hércules” eso quiere decir que hablaba, del otro lado del estrecho de Gibraltar, es decir, en el Océano Atlántico. Pero como dicen muchos estudiosos, si estos manuscritos, como dice el filósofo Griego, pertenecen a un sacerdote Egipcio, este continente perdido estaría en su día ubicado en el Mediterráneo, pues para los Egipcios, el mundo conocido terminaba en el mismo, no conocían más (al menos eso se dice).

“Tras años de guerra con diferentes pueblos vecinos, desapareció mediante un gran cataclismo…”. Siempre se creyó que lo que Platón describió en sus obras era simplemente una fábula, incluso Aristóteles, discípulo suyo, lo consideró un cuento del maestro.

Platón nunca se cansó de repetir que él solamente transcribió, los manuscritos de Solón, los cuales recibió de un sacerdote Egipcio, en el 600, AC. La opinión de Aristóteles, en la actualidad sigue siendo compartida por muchos (no todos) Arqueólogos, Geólogos, Historiadores y todo tipo de Investigadores.

Bueno de todos es sabido que en numerosas ocasiones, “esas” supuestas fábulas, con los años, se demuestran que algunas pueden ser reales, tomemos como ejemplo, la Troya de Homero, cuando en 1903 Heinrich Schliemann, la redescubrió en las costas de la actual Turquía, tapó muchas bocas. Recordemos que actualmente, tenemos conocimiento de nuevos descubrimientos, tanto en la desembocadura del Nilo, como en las costas de Cuba, pronto tendremos mas datos sobre esas ciudades que, ¿por qué no, pueden ser otras de las consideradas históricamente como la Fábula de algún loco visionario?….O nuevas acrópolis hasta ahora desconocidas… Esperemos acontecimientos…

 ¿Es posible que Egipcios y Mayas sean descendientes de los Atlantes ?

Esa es una pregunta que muchos nos hacemos y cuantos más conocimientos vamos adquiriendo de sus costumbres y culturas más “seguros” estamos que esa posibilidad gane enteros de poder ser cierta…

“Murieron antaño, una estrella cayó de los cielos y las llamas lo consumieron todo. Todos abrasados y solo yo salvé la vida, pero cuando vi la montaña de cuerpos apilados, creí morir también de tristeza”. Este es el misterioso mensaje jeroglífico que contiene un “papiro” de la Dinastía XII Egipcia. ¿Cuenta a su manera la desaparición de la Atlántida. Dicho “papiro” se encuentra, como muchos otros en el Museo del Ermitage en Leningrado.

Al otro lado del Océano Atlántico, a miles de kilómetros de la Orilla del Nilo, curiosamente las leyendas Incas y Mayas relatan en términos casi idénticos y “utilizando” las mismas imágenes “El gran naufragio” la “caída de las estrellas” con la consiguiente desaparición en las aguas de una gran “Nación otrora poderosa y soberana”.

Existe una tribu de Hindúes (los Parias) que viven todavía hoy en una aldea curiosamente llamada Atlan, que mantiene una tradición Oral probablemente Milenaria, en la que se cuenta que una “Gran Isla” se hundió en el Océano, tras un atróz y gigantesco cataclismo, producido por la “caída de las estrellas”… Curiosa sincronicidad, ¿verdad?

La tesis defendida por “muchos especialistas” es la siguiente: Los Egipcios, a un lado del Océano y los Mayas e Incas al otro, son los últimos supervivientes de la raza Atlante, que antaño poblaban un inmenso y poderoso continente en medio del Océano Atlántico.

Dicha tesis la están apoyando, en pruebas bastante claras, concisas y contundentes como son, los vestigios encontrados tanto arqueológicos, artísticos, rituales e incluso iniciáticos. (“Decir que en las últimas décadas, algunas investigaciones realizadas, en los fondos marinos de la zona dorsal Mesoatlántica, revelaron que ahí, nunca pudo haber desaparecido ninguna isla, ni siquiera hace millones de años…”).  Opinión, por otra parte muy discutida y no compartida por todos.

”Indios” de América y Egipto… ¿El mismo origen?

Es sólo una teoría, pero muy factible, pues… “Si no se acepta la teoría de la Atlántida, el origen de la civilización del Nuevo Mundo expresado en los vestigios Mayas e Incas, así como el de la civilización Egipcia, serian absolutamente incomprensibles”.

Las leyendas lamentablemente, solo han registrado débilmente las voces de la Raza Atlante desaparecida…

Entre las pruebas que establecieron el origen común de los “indios” de América y los egipcios está, en primer lugar las sorprendentes semejanzas de sus escrituras. Desde hace más de 80 años, los Arqueólogos han estudiado comparativamente, los jeroglíficos de la América- prehistórica y los del antiguo Egipto.

El investigador Francés, Auguste Le Plageou, ya en el siglo XIX cita trece signos Mayas que son idénticos a los empleados en Egipto, además según los datos actuales de la Egiptología, estos 13 signos Mayas una vez descifrados, tienen exactamente el mismo sentido (significan lo mismo) que los signos Egipcios. (La semejanza de lenguas, según, la parte más escéptica de los estudiosos: “no es tal y todo se debe a una mala interpretación de los signos, de la escritura Azteca”). Por otra parte Los Guaraníes, que viven en Paraguay, tienen el MISMO sistema de escritura que los Egipcios “dato curioso y a tener en cuenta”


Los Franceses, Brasseur y el mencionado Le Plogeon, estaban convencidos de que algunos habitantes de la Atlántida, tras el cataclismo hubieran conseguido llegar hasta Centroamérica.

Para muchos especialistas no cabe duda; Los antepasados de los Egipcios y Mayas, no son otros que los “Atlantes” fuertemente impregnados por las costumbres y culturas salidas de la Atlántida, que después del cataclismo emigraron unos hacia África y otros hacia América, siempre dependiendo del continente que tenían más cercano. Como explicar de otro modo las similitudes, que la mayoría de veces son sorprendentes, entre las concepciones Religiosas, Astronómicas y Arquitectónicas en general de las civilizaciones, Egipcias, Sumerias, Olmecas, Toltecas, Incas y Mayas. Conocido es, que los descendientes de los Mayas, conservan una tradición acerca de una isla llamada AZTLAN, según ellos la patria madre de todas las tribus, indígenas Centroamericanas.

Si se comprueban, todos estos datos, no es de extrañar que la Hipótesis del Origen Americano-Atlante de la civilización Egipcia sea “infinitamente Verosímil”.

Imaginemos por un momento: Estas civilizaciones tan distantes, en la distancia y tiempo, hipotéticamente, podrían comunicarse, incluso por carta, “entendiéndose”. Claro que en esas épocas no existía correo, ni otra posibilidad de comunicación que conozcamos. Pero de haberla, el entendimiento no hubiese sido un problema insalvable, pues la mayoría de sus signos son iguales y significan lo mismo…

Una pequeña reflexión: un italiano y un español, también se entienden ¿verdad? No son lenguas que se hablen ni escriban igual; pero nos entendemos…. Claro tenemos la misma lengua madre.

En los últimos años Arqueólogos de todo el Mundo han confirmado más cosas: En las Riberas del Nilo y en las atormentadas llanuras del Yucatán, cuna del antiguo Imperio Maya, se exhuman los mismos signos misteriosos, Arabescos, diseños complicados, cuadros rectangulares. Se vuelven a encontrar los mismos motivos en las pinturas murales, los mismos adornos, el mismo animal sagrado, el escarabajo, se encuentra con idéntica naturalidad y frecuencia tanto en el frontón de un templo Maya, como en un templo Egipcio. (Los más escépticos, a colación de estas similitudes en los adornos, pinturas, construcciones, etc., responden solo mirando a las pirámides, argumentando: “una forma Geométrica tan elemental, pueden darse espontáneamente, en la mente de cualquier constructor o arquitecto”).

Con perdón, sin ser un erudito en la materia, “Estas turbadoras similitudes no pueden ser de ningún modo producto del azar” no conoceremos el proceso, ni como dos civilizaciones tan alejadas, tienen esas sincronicidades. Podremos especular con mil hipótesis, es legitimo, pero no decir que todo se resume en una simple casualidad (no existen las casualidades, sino más bien las causalidades). Eso con perdón, no lo veo muy científico, bajo mi punto de vista personal claro…

Ignatius Donnelly, gran investigador y autor de una de las obras mas vendidas relacionadas con la Atlántida, llamada ATLANTIS, con mas de medio centenar de ediciones vendidas en todo el mundo, realizó varios comentarios al respecto, llegando a “insinuar” lo siguiente: “La Atlántida fue un continente situado entre Europa y América, llegando a construir un puente terrestre entre ambos”.

“Los habitantes de la Atlántida, fueron los padres de todas nuestras concepciones básicas de la vida, la muerte y el mundo, su sangre corre por nuestras venas, cualquier peculiaridad de las razas, de la sangre, cualquier iluminación del pensamiento, conduce en ultimo termino, de regreso a la ATLÁNTIDA”.

A colación de todo lo expuesto hasta ahora, me gustaría, que observáramos algunos secretos Metafísicos egipcios, utilizaré para ello, un papiro que personalmente me encanta, por su simplicidad de exposición, entendimiento y que como veremos esta escrito para “las personas del futuro”: El “Papiro de Anana”. Anana, fue jefe de los Escribas del Faraón SETI II (siglo XIV a de c) en ellos nos muestra a su manera, los secretos de la Metafísica Egipcia. Curiosamente, son exactos en todos los puntos, a las profundas creencias de los “Indios” de América…

¿Que dice este papiro?

“Ved ¿no esta escrito en este rollo? Leed, vosotros que les descubriréis en el futuro, si vuestros Dioses os han concedido el poder de leer. Leed, oh, niños del porvenir, y aprender los secretos del pasado que, aunque para vosotros esta lejos, en verdad esta muy cerca”.

“Los hombres no viven solo una vez para desaparecer para siempre; Viven varias vidas en lugares distintos, pero no siempre en este Mundo. Y entre cada vida hay un velo de tinieblas”.

“Al fin las puertas se abrirán, y contemplaremos todas las salas por las que han pasado nuestros pies desde el comienzo de los tiempos”.

“Nuestra Religión nos enseña que viviremos Eternamente, ya que la Eternidad no tiene fin, tampoco puede tener un principio, es un circulo; En consecuencia, si es cierto que vivimos Eternamente, también debe serlo que siempre hemos vivido”.

“A los ojos de los hombres, Dios tiene muchos rostros y cada uno jura que el que él ve, es el del verdadero y único Dios y, sin embargo, se engaña, pues todos esos rostros son el rostro de Dios”.

“Nuestro Kas, que es nuestro Rey espiritual, nos los muestra de diferentes modos, excavando en el pozo sin fondo de la sabiduría, que se esconde en la esencia de cada hombre, distinguiremos unas migajas de verdad que nos dan, a nosotros que somos instruidos, el poder de realizar maravillas”. “El espíritu nunca debe juzgarse por el cuerpo, ni Dios por su casa”.

Curiosas semejanzas entre mayas y egipcios

Tanto los faraones, como los reyes mayas, eran considerados seres semi-divinos: capaces de comunicarse con los dioses y, tras su muerte, podían trascender para servir como intermediarios entre su pueblo y las deidades.

Además, en estas dos civilizaciones hallamos la constante práctica de ritos, ceremonias y un sinnúmero de rituales con el propósito de influir en el viaje de los muertos hacia el más allá. Esto sin contar que en ambas regiones existía la creencia en fenómenos extrasensoriales como la telepatía.

Bien sabido es que en el Egipto antiguo existió una escuela espiritual dedicada exclusivamente al desarrollo de ciertas habilidades psíquicas, esta escuela de misterios se dio a conocer como El Ojo de Horus.

En Centroamérica tenemos que el chamán maya recibía los mensajes de los dioses telepáticamente, luego los escribía y descifraba para su pueblo.

A todo lo anterior debemos agregar la utilización de enteógenos con fines terapéuticos y espirituales, en el caso de los faraones tenemos el Loto Azul y la Mandrágora, ambas consideradas plantas sagradas por los egipcios. Los mayas usaron el peyote y los hongos psilocibios con el mismo propósito que sus lejanos vecinos.

No obstante, la mayoría de los científicos de nuestro tiempo no aceptan la tesis del origen común, pero según ciertas investigaciones de los años noventa sí es posible hablar de contacto e influencia cultural.

La historia de la coca y el tabaco en Egipto

Cuenta la historia que hace 3.000 años existió una reina egipcia llamada Henut Taui, conocida en su tiempo como “la señora de las dos tierras”. Perteneció a la dinastía 21 de los faraones, al momento de su muerte fue momificada, con el propósito de que alcanzara la inmortalidad, según las creencias de la época.

Miles de años más tarde, en el siglo XIX, unos arqueólogos encontraron su tumba y con ella el sarcófago que había preservado su cuerpo momificado por 30 siglos. Las osamentas fueron adquiridas por el rey de Bavaria –Alemania- y entregadas al museo de Munich, donde permaneció casi una centuria desaparecida.

En 1992 los científicos del museo decidieron realizar una serie de estudios a los restos de la soberana egipcia, para ello contrataron a la Dra. Svelta Balabanova, quien en aquella época ya era reconocida como una experta toxicóloga forense que, además, había ayudado a la policía a resolver muchos crímenes.

Las investigaciones de Balabanova dejaron atónitos a los científicos de la época: en los restos de Henut Taui se había detectado rastros de coca y tabaco, lo cual es sorprendente, pues se tiene la certeza de que esas plantas son originarias de América. Y solo se extendieron por el mundo después de la conquista española, a partir del siglo XV.

En consecuencia, el único modo en que pudieron haber llegado hasta Egipto es en barco, a través del océano Atlántico. Se sabe que los egipcios fueron grandes navegantes, en vista de su legado arquitectónico no es osado afirmar que hayan logrado construir embarcaciones lo suficientemente sofisticadas y resistentes para llegar hasta Mesoamérica en busca de Plantas Sagradas.

Además, también se tiene conocimiento de que la Dinastía 21 se desarrolló entre los años 1070 y 945 A.C, lo cual ubica este hipotético viaje justo al final de la época dorada de los egipcios, mucho antes del período de esplendor maya.

Si la Dra. Balabanova está en lo cierto, entonces, tendremos que sostener que la civilización maya fue influenciada por la cultura egipcia. Eso explicaría las semejanzas entre ambos pueblos y el tránsito de los mayas desde el “período formativo o preclásico” (en el que habría ocurrido el hipotético encuentro) hacia el “clásico” (zénit de su proyecto cultural), unos pocos siglos más tarde.

SUS DISTINTOS PASADOS SE REVELAN ANTE ÉL

“Entre los Egipcios, el Escarabajo no es un Dios, sino el símbolo del Creador, pues lleva rodando entre las patas una bola de tierra donde deposita sus huevos, del mismo modo que el Creador hace que el Mundo gire y les hace producir vida” “Todos los Dioses envían a esta tierra sus regalos de amor, sin los cuales dejaríamos de ser.

Quizá mi fe me enseña muchas más cosas que la vuestra, me indica que la vida no termina con la muerte, y que el amor, que es el Alma de la vida, debe existir Eternamente” “Las fuerzas del vinculo invisible atara dos almas entre sí, aún mucho después de la muerte del Mundo…” “Los espíritus, o almas, de una Encarnación, talvez se encuentren en otra Encarnación y será como si fueran atraídos por un amante, sin que pueda comprender él por que?” “El hombre revive varias veces, pero sin saber nada de sus vidas pasadas, salvo, talvez, en un sueño, cuando el pensamiento le transporta hasta una circunstancia o un acontecimiento de una Encarnación precedente, pero lo ignora, no sabe dónde ni como se produjo ese acontecimiento.

Experimenta sencillamente una sensación familiar, sin embargo, al final, todos sus distintos pasados se revelaran ante él…” Si es “imposible” que existiera ningún continente entre América y África, mucho menos que estuvieran unidos por unos puentes entre continentes, como aseguraba Donnelly y es del todo improbable por no decir imposible que las similitudes entre estas culturas sean fruto del caprichoso y no menos misterioso azar, que nos queda….. Pues sinceramente mucho, mucho que investigar, mucho que entender y comprender de esas maravillosas culturas y de los mensajes, que afortunadamente nos legaron. También “caben” otras teorías tan buenas, por lo menos como las expuestas hasta ahora?

Por ejemplo, podemos “sopesar” la posibilidad de una especie de cultura madre venida de las estrellas y que impregnaron prácticamente todo el planeta, eso explicaría por que construcciones como las pirámides se dan en cualquier continente. Que hasta en él ultimo rincón del planeta tengamos vestigios y sobretodo mensajes en cuevas, piedras, paredes, etc., y porque no las leyendas que pasaron de unas generaciones a otras, de “civilizaciones venidas de las estrellas” Como punto de inflexión les diré que en una entrevista entre el jefe de los indios Hopi de Arizona y el director de estudios y proyectos de la N.A.S.A.

El jefe Hopi, le comentó quien era y de donde procedían sus antepasados: “Nosotros procedemos de un continente ya desaparecido, que sacudido por las guerras y tras un gran cataclismo se hundió, los que consiguieron salvarse, lo hicieron gracias a los Katchinas, que los sacaron y los transportaron en sus escudos voladores” Interrogado por esos Katchinas, este también le comentó que eran: “seres algo extraños y con más peculiaridades, podían incluso engendrar hijos a las mujeres, sin tener contacto sexual con ellas…” ¿curioso verdad? Estos “pueblos” conservan sus historias y tradiciones, gracias a que “estas” pasan oralmente de padres a hijos.

Pondré “solo” un par de ejemplos más, utilizando estas dos culturas que nos ocupan en este momento: Según reza en la creencia Egipcia: “Nuestros padres eran seres extranjeros venidos de muy lejos, ellos nos trajeron un gran tesoro, el legado de la sabiduría, con la escritura, el cultivo y la construcción”… Entre otras muchas cosas… Sí cambiamos de continente, nos encontramos lo siguiente: “Oh, grandes padres, que después de haber sembrado frutos escogidos sobre un planeta árido e inculto, nos habéis abandonado, como flores sin rocío…” “Guardianes de una tierra en crecimiento, llegue hasta vosotros este canto de espera y dolor…” “Las mieses ya están maduras, los árboles han crecido y han producido en abundancia… ” “Nuestro deber ha terminado.” “Los hijos de nuestros hijos, nacidos en el surco de una tierra extranjera, olvidarán (pudiera ser) vuestra promesa…” “Pero nosotros, fruto de la sabiduría llegada del cielo, no hemos borrado de la mente el rostro de los padres.” “Y cada día y cada noche que este planeta concede, escrutamos atentos las nubes…” “Esperando veros volver sobre los carros de fuego, a recoger lo que habéis dejado.” (Ancestral canción Quechua). Bonita ¿verdad?…

El contenido de estos mensajes, a mí personalmente me abre la puerta de la posibilidad a la que antes hacia alusión, y reitero, creo que es tan legitima como cualquiera de las demás. Por lo menos hasta que algún día sepamos a ciencia cierta, como y porque estas culturas tienen tantas semejanzas. Por cierto sigo sin creer que todo sea fruto de la casualidad, pues a mi modesto entender la casualidad no existe, en todo caso sería fruto de la causalidad. La famosa, causa-efecto.

Fuente:   maestroviejo.wordpress.com

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia, meditacion, negocios, paz interior, zen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s