Se esta incubando una nueva economía?

compartir

En medio de la restricción de algunas de las mayores economías del mundo por la recesión y el colapso financiero, un nuevo movimiento surgió: la economía de compartir.

 

Esta nueva tendencia, apoyada en el desarrollo tecnológico, cambia la manera en la que compramos, comemos, nos transportamos y viajamos. ¿Estamos viendo el fin del consumismo como lo conocemos?

¿Qué es la economía de compartir?

La economía de compartir aprovecha la conectividad móvil para hacer posible que las personas renten temporalmente cosas que no necesitan tener permanentemente o que no pueden pagar.

Todo, desde automóviles y lugares para estacionarse en el centro de la ciudad hasta ropa de diseñador y alojamiento, se hace disponible a través de individuos y empresas que ganan millones por facilitar el acceso a lo que las personas necesitan en una economía dificultosa.

Pero no siempre se trata de dinero. Algunos solo quieren conservar recursos y salvar el planeta. Pueden considerar un desperdicio que todos tengan, por ejemplo, una podadora, cuando podrías rentarla por un dólar. Las transacciones pueden realizarse rápidamente a través de una aplicación para teléfonos celulares o un sitio web.

Los principales impulsores de estos esquemas de consumo son los llamados hippies digitales. Loic Le Meur, fundador de Le Web, el evento mundial de tecnología que se lleva a cabo anualmente en Europa, dijo a CNN en 2012 que los hippies digitales son: “Veganos; no beben alcohol; saben de dónde viene su comida e intentan ir lento cuando nosotros vamos rápido”.

¿Cómo funciona?

Si tienes un automóvil de lujo que rara vez manejas o un vestido de diseñador que vistes en muy pocas ocasiones, puedes ponerlo a disposición de otros para que lo vean y lo renten a través de sus teléfonos celulares, tabletas o computadoras a cambio de una pequeña fracción de su precio de venta.

Esto crea una nueva clase de comerciantes minoristas a pequeña escala y consumidores de lujo felices.

La idea es que con solo pulsar unos cuantos botones, podrías tener un atuendo espectacular, un automóvil impresionante y un penthouse para pasar la noche, todo a un precio asequible.

Las empresas también entraron al juego y ofrecen desde automóviles de uso diario con una cuota por hora, hasta chefs privados por evento en tu hogar.

Algunos clubes de automóviles y al menos una empresa importante de renta de habitaciones se han expandido a docenas de ciudades en todo el mundo.

¿Cómo cambia nuestra economía?

Se dice que este año el consumo colaborativo (como algunos lo llaman) vale 3,500 millones de dólares a nivel global.

La idea alcanza a cada vez más personas y servicios: rentan sus automóviles ordinarios, lugares de estacionamiento y recámaras (o islas) cuando no las utilizan.

Los expertos dicen que esto transformará el nivel de propiedad de automóviles y el tamaño de las propiedades que las personas compran. Los investigadores dicen que solo utilizamos nuestros automóviles un 8% del tiempo y gastamos miles de millones de dólares en espacio para almacenar cosas que casi nunca usamos, como herramientas eléctricas.

También dicen que se espera que la economía de compartir equivalga a 110,000 millones de dólares dentro de los próximos años.

¿Qué hay del futuro?

La idea de no tener propiedades se extiende a las cosas que normalmente guardaríamos durante largos periodos.

Por ejemplo, en estos días los paneles solares se rentan en lugar de comprarse.

¿Por qué no habría de ser tan simple como pulsar unos cuantos botones en tu teléfono? La facilidad de uso de las aplicaciones móviles y la tecnología de pago entre los pioneros de la Economía de Compartir llevó a que estos métodos se dirigieran a los negocios tradicionales.

Las empresas se percatan de que las relaciones de renta ofrecen una puerta de entrada hacia la lealtad de marca para los jóvenes conocedores de tecnología que correrán la voz sobre su producto.

Rentar un reloj de diseñador es una forma genial de volverse adicto a la idea de comprar uno cuando puedas pagarlo. La empresa que provea la experiencia más fácil probablemente será la que gane en el negocio. La buena tecnología móvil de comercio electrónico es clave.

Fuente:  Por Madeleine Acey, (CNN) 

Deja un comentario

Archivado bajo budismo, Ciencia, negocios, paz interior, zen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s