Meditar: el cómo comenzar

Thay

Para aquellos que encuentran difícil aprender a meditar, les doy un consejo que viene de mi experiencia personal. Acostumbrarse a anular los pensamientos cuesta mucho, sobretodo si lo intentamos una y mil veces. Yo también comencé a sentarme en loto, cerrar los ojos y poner cara de esfinge, hasta que me di cuenta de que no lo lograba y no avanzaba. Así que opte por desarrollar la capacidad de observar.

Todo lo que miraba y veía, no lo pensaba ni cuestionaba; solamente lo observaba. Chocaban un par de vehículos, los observaba sin pensar Que brutos! Miraba una linda chica, la observaba sin pensar en Que belleza! Observar, sólo observar ralentizando la mente. Era mas fácil y mas provechoso. Al poco tiempo, me di cuenta de que esa cascada de pensamientos que a uno lo acompañan se había calmado y casi desaparecido. Mi mente se había aquietado, y el resto fue adicionarle un switch que me permitiera anularla a voluntad, incluso caminando. Entonces, recién comencé a meditar, a partir de la observación, porque mi mente ya estaba preparada. Observar sin pensar, sin cuestionar, sin juzgar. Sólo observar. Ese es el camino mas práctico; es el camino que recomienda el maestro Thich Nhat Hanh.

Mariano Merino

2 comentarios

Archivado bajo budismo, Ciencia, meditacion, negocios, paz interior, zen

2 Respuestas a “Meditar: el cómo comenzar

  1. Rocío Uribe Medina

    Gracias, esto me pasa a mí desde hace muchísimo tiempo, a veces si logro aquietar mi mente, pero sólo por unos instantes. Seguiré su consejo.

  2. Así es, de hecho el objeto de la meditación no es eliminar los pensamientos, cosa que no es posible en nuestro estado inicial, ese es un gran malentendido, sino ver que no los controlas, que no son “tú”, desidentificarte con ellos. Verlos pasar y no sentir ningún tipo de reacción emotiva frente a ellos te llevará lejos, te llevará a descubrir quien ellos. luchar contra ellos solo te llevará a enervarte. Cuando te descubras envuelto en ellos, de nuevo persiguiéndolos y soñanado, simplemente sigue con tu práctica, como si no hubiera pasado absolutamente nada, como si oyeras una moto que ya se ha ido.

    Algún dia quizá desaparezcan, pero lo harán solitos, tú no necesitarás hacer esfuerzo alguno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s